`Brinqué la prueba´:
Alejandra Guzmán
Redacción Quién.com @quien
Miércoles 25 de abril de 2012 a las 16:55
Con lagrimas en los ojos, la rockera agradeció el apoyo de su familia, médicos y sus seguidores, sin el cual, dijo, no hubiera salido adelante.

Alejandra se mantuvo ocupada, lo mismo armando rompecabezas que contando los minutos para su salida del hospital. (Foto: Clasos.com)
Alejandra Guzmán finalmente abandonó el hospital. Visiblemente conmovida, la cantante, quien contaba los minutos a través de su Twitter para "ver la luz", se reunió con la prensa, e informó que a pesar de su alta, deberá esperar al menos tres meses para reanudar sus actividades.

 

"Quiero decirles que estoy muy contenta de que pude brincar esta prueba, esto fue un trabajo en equipo y sin mis médicos, el amor de mi familia y de la gente, no lo hubiera podido lograr", expresó Alejandra entre lagrimas.

 

Guzmán indicó que este "es el segundo round que nos aventamos y la verdad es que fue más difícil que el primero (...) Hoy aprendí a cuidarme más, a ser una mejor persona, a cuidar mi cuerpo, a escucharlo, pero sobre todo a tener paciencia, ahora entiendo por qué se les dice pacientes".

 

Muy conmovida, la intérprete de "Día de Suerte" aceptó: "Pelear contra esto no es fácil, duele, se extiende por mi cuerpo, es algo que no puedo explicar, la gente que sufre lo mismo sabe de lo que estoy hablando".

 

Alejandra constantemente se refirió a sus seres queridos como los motivadores para su recuperación: "Mi hermano es mi sangre y mi cuate, siempre hemos estados juntos, al igual que mi hija Frida, me doy cuenta del cambio en mí de hace tres años a la fecha, ahora tengo mas paciencia y tolerancia, debo llevármela en paz".

 

El proceso de curación será lento, ya que el médico de cabecera de la estrella, Raúl López Infante, indicó que Guzmán tendrá que someterse a curaciones diarias y visitas periódicas al hospital, esto con la finalidad de evitar una nueva acumulación de la sustancia, que le inyectara Valentina de Albornoz y que la llevó al hospital por primera vez en 2009 y ahora desde el 27 de marzo, en su organismo.

 

"Treinta días aquí no son fáciles, gracias a Dios hoy veo la luz", dijo la estrella, al tiempo que aseguró que no le teme a la muerte.

 

"Nunca he tenido miedo de ella (la muerte), de hecho tengo tatuadas dos calaveritas y pues ya la he superado en muchas ocasiones, entonces nunca pensé en ello. Lo más complicado para mí fue mantenerme sin hacer nada y estar a la expectativa", concluyó Alejandra.