Gloria Trevi
nos abre la puerta de su casa
Ixchel Cisneros/ Fotos: Greg Allen
Domingo 28 de agosto de 2011 a las 17:00
La cantante nos abrió las puertas de Rosa Blu, su escondite en Acapulco, donde pasa los veranos con su esposo Armando y sus dos hijos, Ángel Gabriel y Armando Miguel.

gloria
SABE LO QUE TIENE. A sus 43 años, Gloria asegura: Me siento más bonita que cuando tenía 20. (Foto: Greg Allen)

El sol está en su punto más alto. A las 12 del mediodía, el calor se sufre en la costa. Es domingo, se respira absoluta tranquilidad en uno de los fraccionamientos más exclusivos y mejor ubicados de Acapulco.

 

Tocamos a la puerta y enseguida nos abre el equipo de seguridad. Metemos el coche en el garage y alcanzamos a ver unos cuantos escalones blancos, además de un singular elevador. Más abajo, en una larga pared, se lee en letras grandes el nombre "Casa Rosa Blu". Estamos en la casa de verano de Gloria Trevi.

 

EL NOMBRE DEL ÉXITO

 

Al entrar en esta residencia, todo llama la atención. Está pintada toda de blanco, con un inmejorable estilo Santa Fe. Una pequeña cascada en medio de la sala con un arcángel y una Virgen de Guadalupe da la bienvenida. A la derecha, un desayunador con vista al mar luce irresistible y más al fondo sobresale un comedor ideal para las ocasiones más formales.

 

"Bienvenidos a Rosa Blu", nos dice Gloria. Los que han seguido la carrera de la cantante saben que el álbum Una Rosa Blu ha sido uno de los más importantes para ella -logró disco de oro hace tres años-, de la importancia de este nombre. "Ese disco ayudó a comprar y arreglar este lugar. Además, es como una rosa blu, porque estaba abandonada como alguna vez yo estuve, pero igual que yo, con buenos cimientos, poco a poco fue reconstruyéndose".

 

 

gloria
La cantante nos presumió Rosa Blu, como ella le llama a su casa en Acapulco. (Foto: Greg Allen)

PLAYA INSPIRACIÓN

 

Al descender por las escaleras principales se llega a uno de los sitios más especiales del hogar playero: la alberca y el jacuzzi. Por su perspectiva, parece que se funden con la bahía de Acapulco, en el hermoso Pacífico mexicano. "Es imposible no relajarse aquí. Es un lugar en el que uno fácilmente se puede inspirar", asegura la artista de 43 años, quien por cierto no tiene una sola arruga en el rostro. "Esta casa me ha servido para crear, aquí surgieron varias canciones de mi último disco, Gloria".

 

El recorrido por la casa continúa. El jardín está ocupado por un asador y una palapa utilizada para fiestas familiares. El pasto luce un verde sólido que descansa la vista y el panorama está rodeado de árboles frutales de mango, durazno, limón y aguacate.

 

LAS PREGUNTAS ATREVIDAS

 

Queremos conocer las recámaras. La Trevi nos explica que hay del lado derecho e izquierdo, pues son 10 en total que son utilizadas por ella y su familia cuando necesitan un break. Mientras se queda pensativa, le pregunto sobre un tema delicado. ¿Mientras estabas en la cárcel, imaginabas tener una casa así? "Soy soñadora y soy acuariana, por lo que siempre imagino muchas cosas bonitas. También soy súper optimista, aunque te confieso que en ese momento no soñaba tanto en cosas materiales".

 

 

gloria
UNA SOÑADORA. Dice que le gustaría tener más hijos, ir con ellos a Disneylandia y volver a vivir fantasías. (Foto: Greg Allen)

La curiosidad nos mató. ¿Qué pensabas entonces? "Mi cabeza estaba llena de otros pensamientos: en volver a cantar, en que la gente no me olvidara, en que no creyera las cosas horribles que decían de mí, en encontrar el amor verdadero y en tener hijos".

 

Ahora, Gloria agradece por tener un "nido tan bonito y bendecido por la naturaleza" para disfrutar de su libertad, acompañada de sus hijos Ángel Gabriel, de nueve años, y Armando, de cinco. Nos asegura que cuando ve el mar y los atardeceres en este lugar, piensa en Dios y le agradece tantas bendiciones.

 

RUMBO A LA GLORIA

 

Han pasado un par de horas y Gloria luce más relajada. Nos confiesa que la mejor manera de conocerla es con su música, pues ahí es donde ha sido un libro abierto. "Soy lo que vas escuchando, comenzando por la loca del ‘Dr. Siquiatra' y la rebelde de ‘Pelo suelto' luego está la Trevi dolorosa, a la que le rompieron el corazón en el ‘Recuento de los daños' después me convierto en ‘Cómo nace el universo' o ‘En medio de la tempestad' más tarde empiezo a levantarme y soy la de ‘Todos me miran' y ahorita, puedo decir que me refleja ‘Me río de ti'", nos platica con un tono de voz agridulce.

 

 

gloria
Su casa destila armonía y tranquilidad. (Foto: Greg Allen)

El momento por el que está pasando, lleno de éxitos en ventas de discos y conciertos agotados, lo describe como "maravilloso". Pero ella no olvida: en cada oportunidad resalta el apoyo de sus fans, que nunca la dejaron caer.

 

Tampoco esconde que la maternidad es lo que ha llenado todos los huecos en su vida.  "Antes salía al escenario con mi hambre de triunfo, ahora salgo con mi hambre y la de mis hijos, como las leonas que salen a cazar", platica.

 

Gloria es una gran madre a pesar de sus ajetreados horarios. Le dedica a sus pequeños el mayor tiempo posible, pero también es clara con ellos: "Cuando me acompañan a algún show y no entienden por qué me ausento, les explico que no soy la primera ni la última mujer que trabaja, muchas lo hacen y aquí no hay víctimas. Por el contrario, somos luchadores".

 

En el amor, la historia no es distinta. La Trevi se declara total y absolutamente enamorada de su "chaparrito", el empresario Armando Gómez, quien es su más ferviente admirador. "Tiene cinco años menos que yo, pero la verdad es que lo traigo muerto (risas). Soy una cougar... lo quiero mucho, nos llevamos súper bien. De repente discutimos como todos y él se pone tenso, pero cuando me erizo se calma", asegura la cantante con una sonrisa.

 

Según nos contó Trevi, el único "problemita" con Armando son los celos: "Es muy celoso, el pobre sufre una cantidad cuando salgo al escenario, pero así es esto. Ya le ha ido bajando".

 

 

gloria
La cantante se relaja del estrés en este rincón. (Foto: Greg Allen)

SENTIMIENTOS A FLOR DE PIEL

 

A pesar del éxito que ha tenido, todavía no ha llegado al punto donde se visualizó algún día. "Me falta conquistar nuevos públicos, siento que estoy en la puerta, pero todavía no alcanzo el momento para el que nací... el momento de gloria".

 

Para finalizar le pregunto si será madre otra vez, y si le "falta la niña". Gloria hace una pausa, respira, con voz entrecortada y ojos llorosos me contesta que no, pues tiene una que la cuida desde el cielo, su pequeña Ana Dalay, quien lamentablemente murió muy pequeña: "No me falta porque la tengo, está conmigo, desde allá arriba nos echa a todos un ojo", finaliza. 

 

gloria
SIEMPRE ATENTA. Los hijos de Gloria son felices en el jardín. Su mamá y su suegra le ayudan a cuidarlos. (Foto: Greg Allen)