Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Sylvana Beltrones: comprometida a ayudar

La vicepresidenta de la fundación Beatriz Beltrones habla en exclusiva para Quién.com sobre la labor que realiza dentro de la institución.
La vicepresidenta de la fundación Beatriz Beltrones habla en exclusiva para Quién.com sobre la labor que realiza dentro de la institución.
Sylvana Beltrones La vicepresidenta de la fundación Beatriz Beltrones habla en exclusiva para Quién.com sobre la labor que realiza dentro de la institución. (Foto: Cortesía)
Sylvana Beltrones tiene 29 años, trabaja en el PRi, es vicepresidenta de la fundación, es madre de una niña y está en espera de su segudo bebé.
Sylvana Beltrones tiene 29 años, trabaja en el PRi, es vicepresidenta de la fundación, es madre de una niña y está en espera de su segudo bebé.

Publicidad

Sylvana Beltrones tiene 29 años de edad y es vicepresidenta de la fundación Beatriz Beltrones, fundada a raíz de la muerte de su abuela paterna a causa del cáncer de mama.

La fundación está encargada de proporcionar información y servicios de calidad en materia de prevención y detección oportuna del cáncer cérvico uterino y mamario, con el fin de favorecer la salud de la mujer.

En entrevista nos platica sobre el funcionamiento de la fundación, sobre su experiencia personal con un familiar con cáncer y algunos consejos para todas las mujeres.

¿A qué te dedicas además de trabajar en la Fundación?

Soy licenciada en Derecho y trabajo en el PRI en la Secretaría de Estrategía y Difusión .

¿Hace cuánto se fundó la fundación?, y ¿Por qué?

Se fundó hace aproximadamente seis años a raíz de la muerte de mi abuelita paterna que murió precisamente por no detectarse a tiempo el cáncer de mama.

Estoy segura que si se lo hubiera detectado a tiempo, quizá seguiría con nosotros.

Abrir la fundación fue un tema familiar, mi abuelo materno murió de cáncer hace muchos años, entonces ya estábamos un poco involucrados con el tema.

¿Quién está a cargo de la fundación?

Mi papá Manlio Fabio Beltrones es el presidente y yo la vicepresidenta.

¿A qué sector va dirigida la fundación?, y ¿Cómo es el funcionamiento de la misma?

La Fundación Beatriz Beltrones va enfocada para gente de bajos recursos. Tenemos tres clínicas en Sonora, una en el Norte, una en el Centro y una en el Sur y vamos a las zonas rurales a realizar los exámenes y tenemos convenios con radiodifusoras para que avisen los días en que va a ir la clínica a su zona y van para hacerse su examen ahí.

A finales de este mes, con motivo al mes del cáncer de mama, vamos a hacer un evento en el que irán testimonios de mujeres que se han hecho el tratamiento, se les detectó a tiempo y siguen con nosotros gracias a los estudios de la Fundación.

Además tenemos convenio con los hospitales públicos para que lleguen con su diagnóstico de la Fundación y puedan empezar un tratamiento.

En Sonora hemos atendido a más de 135 mil mujeres, ya vamos por nuestro estudio 200 mil y si tuviéramos recursos extras lo usaríamos justo en cerrar el círculo, ayudarlos con albergue y transporte.

Entregando pelucas a mujeres con cáncer.
Entregando pelucas a mujeres con cáncer.


¿Cómo ha sido tu experiencia dentro de la Fundación?

Es una experiencia que me llena mucho y me ha dejado mucho aprendizaje.

Hay veces que desde las 6 A.M. hay mujeres formadas para después irse a trabajar y te das cuenta cómo puedes cambiar la vida de una madre de familia, de una hija, de una abuela, gracias a esto.

Desgraciadamente muchas mujeres jóvenes han padecido cáncer de mama, muchas se salvan y muchas no...como mujer joven y representante de la fundación, ¿Qué consejo das a las mujeres jóvenes?

Yo estoy muy chica para hacerme una mastografía pero también entregamos folletos que promueven la autoexploración.

En el sector salud la mamografía estaba a los 50 años y me junté con otras fundaciones y asociaciones hermanas e hicimos trabajo en la Secretaría de Salud para que a partir del año pasado se cambió la ley y es a partir de los 40 años.

Es muy importante también el papanicolau cada año. Es importante tener la disciplina porque esta enfermedad no discrimina ni edades ni sexo ni nada.

¿Cómo detectaron la enfermedad de tu abuela?

Fue horrible, ella vivía en Cuernavaca, la llegamos a visitar y le vimos una bola enorme y no se había ido a revisar recientemente porque el año pasado se había hecho los chequeos rutinarios y no creyó que era algo grave, cuando fuimos al doctor, era un cáncer de etapa avanzada.

A raíz de eso nos empezamos a informar y todo mundo decía que cuando se detecta a tiempo se cura y ahí fue cuando quisimos hacer la institución para informar a la gente y que se pueda salvar.

¿Cómo fue vivir de cerca la enfermedad de tu abuela?, ¿Cómo te cambió la vida?

Es una experiencia terrible, muy desgastante. Es una enfermedad que no solo la come a ella, si no que a toda la familia. Y el solo hecho de saber que te lo pudiste haber ahorrado con una detección a tiempo, además del gasto económico que representa para las familias.

Sylvana y Manlio Fabio con las mujeres a las que donaron pelucas.
Sylvana y Manlio Fabio con las mujeres a las que donaron pelucas.


¿Qué consejo das para los familiares que tienen algún ser querido enfermo?

Cada experiencia es diferente pero mucha fuerza y optimismo para salir adelante. Tiene cura y hay que ser pacientes y sobre todo transmitirle mucho apoyo y solidaridad al familiar.

¿Con tu experiencia dentro de la fundación, qué porcentaje de mujeres padece esta enfermedad a una edad temprana?

La mayoría de la gente que nos llega es mayor a los 40 años, los porcentajes antes eran mayores en papanicolau y ahora están resultando mayores en cáncer de mama.

¿Cuáles son los chequeos rutinarios que aconsejas para las mujeres y cada cuánto?

La autoexploración yo creo que una vez al mes es bueno.

¿Cómo funciona el programa para donar pelucas?

Estamos en jornadas de recaudación de pelo para hacer pelucas, nosotros donamos la de mi abuela, las donamos directo a las personas y también las pelucas se pueden donar a los hospitales y lo que hacen ahí es que te la prestan, entonces la usas y cuando la dejas de usar la regresas al hospital y va para otro paciente ya que es tanta la demanda que dicen que es muy egoísta dársela a una sola persona cuando la pueden usar más.

Para hacer una peluca son necesarios 25 cm de pelo.

¿Cuáles son sus metas dentro de la Fundación?

Cumplir nuestra meta en estudios realizados y mujeres atendidas cada año, tener una mayor recaudación de fondos para poder dar a las mujeres albergue, transporte y alimento a las personas que salen positivas para que vayan a realizarse sus estudios.

Manlio Fabio Beltornes, presidente de la fundación, en una clínica móvil.
Manlio Fabio Beltornes, presidente de la fundación, en una clínica móvil.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad