Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Entre gritos y abucheos Meghan y Harry roban la atención en misa de Isabel II

Es la primera aparición oficial en el Reino Unido de los duques de Sussex desde el Megxit en 2020.
viernes 03 junio 2022
Mi proyecto.jpg
Los duques de Sussex generaron reacciones encontradas entre el público al exterior de la catedral de San Pablo.

La familia real británica se reunió el viernes para una misa de acción de gracias por los 70 años de reinado de Isabel II, sin la monarca, cansada por el primer día de festejos, sin embargo, Harry y Meghan centraron todas las miradas.

Publicidad

La reina de 96 años, con crecientes problemas de movilidad, experimentó "un cierto malestar" tras aparecer dos veces de pie en el balcón del Palacio de Buckingham para lanzar los cuatro días de celebraciones por su Jubileo de Platino.

Jefa de la Iglesia de Inglaterra y muy religiosa, la monarca decidió no acudir al acto debido al largo trayecto desde el castillo de Windsor, donde reside, hasta la catedral de San Pablo en Londres y "la actividad necesaria para participar en la misa", explicó la casa real.

My project.jpg
Meghan usó un abrigo Dior color blanco perla y zapatos a juego.

Tampoco acudió, por haber contraído covid-19, el príncipe Andrés, de 62 años, considerado "hijo predilecto" de la monarca pero alejado de la vida pública a raíz de acusaciones de agresión sexual a una menor en Estados Unidos.

Los que sí aparecieron, por primera vez en público desde hace dos años en el Reino Unido, fueron el príncipe Harry y su esposa Meghan.

Entre gritos de júbilo y algún abucheo de la multitud, el nieto de la monarca, de 37 años, llegó vestido de chaqué y corbata gris, luciendo todas sus condecoraciones, que conserva pese a que desde que en 2020 dejó la monarquía no puede llevar uniforme militar.

 

Sonriente pero visiblemente tensa, la exactriz estadounidense, de 40, vestía con un abrigo de solapas blanco hueso, color que algunos medios británicos interpretaron como un intento de mostrar "inocencia", y un sombrero gris perla.

My project(2).jpg
Los duques de Sussex convivieron con Peter Phillips y Zara Tindall, primos mayores de Harry.

La pareja sacudió a la monarquía cuando hace dos años decidió irse a vivir a California, desde donde criticaron a la familia real, llegando a acusar de racismo a uno de sus miembros, que no nombraron.

Desde entonces han visto a la reina poco y en privado y su hija menor, Lilibet, que el sábado cumple un año, no conocía hasta ahora a su célebre bisabuela.

Viajaron a Londres para las fiestas del Jubileo, pero el jueves se habían mantenido alejados de la prensa, por cuya presión afirmaron haber abandonado el Reino Unido.

My project(1).jpg
Por momentos, los duques de Sussex se mostraron tensos.

"Creo que deberían quedar en un segundo plano, pueden hacer lo que quieran con sus vidas pero probablemente no deberían decir algunas cosas", afirmaba entre los curisos Roger Nagy, cirujano estadounidense de 51 años que voló expresamente desde Colorado.

Esta celebración "es sobre la reina, no sobre ellos", agregó.

 
Publicidad