Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

  • landscape_hair_mitos.jpg
  • 4_the_ned.jpg
  • Harry Potter

El royal baby es descendiente de Drácula y Mahoma

Según estudios genealógicos, el primogénito de Meghan y Harry tiene lazos sanguíneos con importantes figuras de la historia.
The Duke & Duchess Of Sussex Pose With Their Newborn Son
Los Duques de Sussex presentando a Archie Harrison Mountbatten-Windsor el pasado 6 de mayo.

La tradición dinástica de la casa real Sajonia-Coburgo-Gotha —que subió al trono del Reino Unido, los dominios de la Mancomunidad Británica y el Imperio de la India en 1901, con Eduardo VII— dota al royal baby Archie Harrison, por el lado paterno, de un linaje que lo emparenta incluso con quienes fueron emperadores de México, Carlota y Maximiliano.

Así como sus primos George, Charlotte y Louis, Archie Harrison también podrá “presumir” de que su origen familiar lo emparenta con un rey musulmán de Sevilla, descendiente directo de Mahoma; con los príncipes Drácula, y hasta celebridades como Ellen DeGeneres y el director de cine británico Guy Ritchie, ex marido de Madonna.

Publicidad

A través de la línea sanguínea de Su Alteza Real Harry, duque de Sussex, el royal baby tiene a los ancestros más distinguidos de Europa y allí se encuentran, junto con los monarcas ingleses, los de Grecia, Dinamarca, Suecia, Rusia, Austria, España y numerosos soberanos alemanes.

Un estudio de Jean-Louis Beaucarnot confirmó que a través de la reina de Francia, María de Médicis, el árbol genealógico del bisnieto de Isabel II lo emparenta con un rey de Sevilla, descendiente directo del profeta Mahoma; esto gracias a la ascendencia de Zaida, princesa musulmana convertida al catolicismo, casada con Alfonso VI de Castilla, padres de la monarca gala.

La parentela incluye además a la reina María, esposa del rey Jorge V, a través de quien el bebé real es parte de la estirpe de los príncipes de Transilvania y de Valaquia, que conducen directamente al siglo XV, a los príncipes Drácula. Entre ellos, el más famoso: el vaivoda rumano Vlad III, apodado El Empalador (inspiración de Bram Stoker para su célebre vampiro).

Entre su herencia más moderna y gracias a una noble protestante nacida en 1639 en Poitou, la criatura congenia incluso con el difunto presidente francés François Mitterrand. Mientras que por el lado de su abuela Lady Di, se llega a la familia Churchill y a Lord Marlborough.

Por su lado materno, Meghan Markle también aportó gotas de sangre real a las venas del más reciente integrante de los royals británicos, al ser descendiente de la 24ª generación del rey Eduardo III (1312 -1377), pero también su herencia genética incluye a la realeza de Hollywood y uno de sus ancestros es James Dean.

De acuerdo con la New England Historic Genealogical Society la herencia materna incluye, además de la parte royal —gracias a William Skipper, ancestro del padre de la Duquesa de Sussex, Thomas Wayne Markle—, a ocho presidentes estadounidenses y tres primeras damas.

Con la “realeza” mexicana

En el supuesto de que el Segundo Imperio Mexicano (1863-1867) hubiese prosperado, Archie Harrison también tendría entre su linaje a los descendientes de los emperadores Carlota y Maximiliano.

El parentesco se da precisamente a través de la casa Sajonia-Coburgo-Gotha. Leopoldo, quien se convirtió en rey de los Belgas en 1831, fue tío de la tatarabuela de Isabel II, Victoria, y del esposo de ésta, Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha.

Leopoldo I tuvo una única hija, a quien bautizó como María Carlota Amalia Augusta Victoria Clementina Leopoldina de Sajonia Coburgo y Orléans Borbón Dos Sicilias y de Habsburgo Lorena, prima hermana tanto de Victoria del Reino Unido como de su marido.

El 27 de julio de 1857, Carlota contrajo matrimonio con el archiduque de Austria, Fernando Maximiliano de Habsburgo. En 1860, Napoleón III de Francia inició la Intervención francesa en México, por lo que los Archiduques de Austria navegaron para el Nuevo Mundo.

Fueron coronados en la ahora Catedral Metropolitana el 10 de abril de 1864 y escogieron como Residencia Imperial el Castillo de Chapultepec, en la ciudad de México. La princesa de Bélgica, Charlotte, archiduquesa de Austria, tomó el nombre español de Carlota Amalia de México al convertirse en emperatriz.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad