Una Navidad con los Windsor

Conoce todo lo que sucede en esta época en el castillo de Sandringham, donde celebra la familia real británica, y qué le espera al Príncipe George en su primera Navidad.
Conoce todo lo que sucede en esta época en el castillo de Sandringham, donde celebra la familia real británica, y qué le espera al Príncipe George en su primera Navidad.
 Conoce todo lo que sucede en esta época en el castillo de Sandringham, donde celebra la familia real británica, y qué le espera al Príncipe George en su primera Navidad.  (Foto: Getty Images)
La familia real hace sus celebraciones en Sandrinham, donde son muy bien recibidos por la gente.
 La familia real hace sus celebraciones en Sandrinham, donde son muy bien recibidos por la gente.  (Foto: Getty Images)

Este año los Duques de Cambridge decidieron asistir a la Navidad con los Windsor, contrario al año pasado que acordaron pasarla con la familia Middleton debido a la delicada salud de la entonces recién embarazada Kate.

¿Pero qué es lo que le espera por primera vez al bebé de 5 meses, George? Para comenzar, como cada año la familia real se muda unos días antes de Navidad al castillo de Sandringham de 8 mil hectáreas en Norfolk. Esta ha sido una costumbre de su abuelo y de su padre Jorge VI pero hubo una ocasión en 1964 en que había tantos niños que se requería de mayor espacio así que se cambio a Windsor. Pero fue en 1998 cuandó se regreso a pasar la Navidad a Sandringham.

A estas fiestas asisten alrededor de 30 miembros de la familia real, entre los familiares que se unen a la reina este año para el día de Navidad son: el príncipe Felipe, Carlos y Camilla, Guillermo, Kate y George, Enrique, la princesa Anne y su esposo Tim Laurence, príncipe Andrés y sus hijas Beatriz y Eugenia, Peter Phillips y Autumn con sus hijas Savannah e Isla, Zara y Mike Tindall, Eduardo y Sophie con sus hijos Louise y James, el sobrino de la Reina el Vizconde Linley con su esposa y sus hijos Serena Carlos y Margarita, y su sobrina Lady Sarah Chatto con su esposo Daniel y sus hijos Samuel y Arturo.

Aunque la nieta favorita de la Reina, Zara Phillips, posiblemente en esa ocasión no asista debido a su adelantado embarazo y puede puede optar por quedarse cerca de su casa en Gloucestershire. Como la familia real esta creciendo cada vez más se esta considerando que se pueda regresar a Windsor pero por el momento sigue todo como se lleva a cabo desde hace 25 años ya que la Reina es una mujer que disfruta de las tradiciones.

Todo empieza en lo que nosotros conocemos como Nochebuena. Los invitados se reúnen en el Salón Blanco de dibujo para el té y se les da un calendario. Además se invita a los nietos y bisnietos de la Reina a dar los toques finales al árbol de Navidad. En general toda la familia ayuda a decorar el abeto de 20 pies. El príncipe Felipe siempre coloca la estrella de oro en la parte superior.

Los royals abren sus regalos, que se encuentran en la sala de estar en unos caballetes cubiertos con lino, después de tomar el té y de comer los famosos ‘scones’. Por lo tanto a las 18:00 horas se reúnen alrededor del árbol de Navidad en espera de la señal de la Reina para poder empezar a abrir los regalos. Ya que es una familia que casi tienen todo, acostumbran a hacer regalos de broma.

No sería sorpresa si baby George lleva la delantera en regalos ya que todos están emocionados por el nuevo miembro en la familia. ¿Qué recibirá George? Otra moto, una caña de pescar, un rifle de caza o un pony...

Después de servir algunas bebidas, alrededor de las 20:00 horas la familia se sienta para una gran cena de "black tie". El menú consiste normalmente en unos camarones de Norfolk, seguido de cordero crecido en la finca y marinados con vino de lazo negro, por lo general los camarones Norfolk seguido por el cordero o champán. A dicha cena las mujeres llevan vestidos largos y joyas y casi todas usan tiaras, los hombres por lo general un traje o esmoquin.

El duque de Edimburgo es el que se encarga de ofrecer los licores después de la comida, él presta mucha atención al vino, si a él le gusta una botella, escribirá en la etiqueta "bueno" o "muy bueno". Después, los miembros de la realeza comen sus propias galletas hechas a la medida por hechos por Dorset Crackers, con coronas de oro o plata.

A la Reina le gusta leer chistes malos, todo el mundo lleva sombreros de papel, excepto la reina, y llevan a cabo juegos de mesa. Ella tiende a retirarse a su habitación poco antes de la medianoche, mientras que los miembros de la realeza más jóvenes se quedan bebiendo una de sus cosas favoritas: la sidra de Sandringham.

En la mañana de Navidad, el desayuno se sirve en el comedor, la mermelada ‘Tiptree’ es una de las favoritas junto con las salchichas elección de la Reina. Después la familia, guida por el duque de Edimburgo, camina a la Iglesia de Santa María Magdalena para el servicio de las 11:00 horas. La Reina por su parte es llevada en coche al servicio que dura alrededor de 45 minutos, así mismo la reina acostumbra a recibir la comunión en privado por la mañana.


La Reina manda cada año un mensaje que se transmite por televisión y radio.
 La Reina manda cada año un mensaje que se transmite por televisión y radio.  (Foto: Getty Images)

Después, se hace una comida que dura alrededor de hora y media justo para que a las 15:00 horas de Londres puedan ver el discurso de la Reina. El discurso se ve en familia en una sala de estar de estilo jacobino, hoy en día el discurso de la Reina es pregrabado y se emite en radio, la televisión e Internet, el año pasado, por primera vez se transmitió en HD y 3D.

Por la noche se hace una cena formal al cual otra vez los asistentes deben de portar prendas adecuadas para la celebración. Habitualmente la Reina no se sienta en la cabecera y cada lugar es asignado con una tarjetita que tienen el nombre de quien se sentará ahí. Normalmente la familia real cena pavo, éste es dado por uno de los mejores agricultores de Sandringham y es preparado por el chef de la reina. También hay una selección de carnes frías e incluso la cabeza de un jabalí podría estar en la mesa.

En el famoso “Boxing Ball”, al día siguiente de Navidad, el príncipe Felipe organiza una sesión de para cazar faisanes al cual asisten la mayoría de los hombres de la familia y algunas mujeres. Además si hay un buen clima probablemente la Reina saque a pasear a sus perros y la Duquesa de Cambridge la acompañe empujando a George en su carriola como acostumbra en los jardines de Kensington.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Estas son las canciones más escuchadas del verano 2017
No te pierdas
×