Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Estas fiestas, el brindis amerita un vino de altura de Terrazas de los Andes

Con técnica francesa y naturaleza argentina, el vino de Terrazas de los Andes es un placer elevado ideal para compartir con quienes más amas.
martes 28 diciembre 2022

En estas fechas lo que más queremos es apapachar a nuestros seres queridos con algo que refleje nuestro gran amor por ellos. Si tú estás buscando una opción versátil que acompañe todos los brindis de esta temporada, necesitas conocer más sobre Terrazas de los Andes, un vino que llega directo de lo más alto para complementar desde las ocasiones más casuales, hasta los encuentros más sofisticados.

Publicidad

Esta casa vinícola nació de un atrevido sueño que tuvieron dos productores franceses, que se dieron a la tarea de introducir las técnicas de vinificación a una Argentina que aún no se descubría como nación vinícola. Fue en los linderos de la cordillera de los Andes, a altitudes de 800 a 1,800 metros, justo donde la tierra y el cielo se encuentran, donde la técnica francesa y la naturaleza se abrazaron para dar origen a un vino de altura.

El par francés, sin más herramienta que un antiguo altímetro militar, identificó el potencial de las terrazas de los Andes y plantaron viñedos a una altura totalmente inexplorada en este sentido, bajo la lógica de que el clima frío resultaría en una maduración más lenta de las uvas, llevándolas a su máxima expresión frutal. Atreviéndose a lo que nadie había hecho, sembraron terruños a gran altitud en la región de Mendoza, convirtiéndose en los revolucionarios que pusieron al vino argentino ante los ojos del mundo.

Publicidad

Con más de 30 años de experiencia y bajo la firme creencia de que los mejores vinos no se producen, sino que se cultivan, hoy Terrazas de los Andes produce vinos de Reserva y superiores, siendo los únicos en cultivar varietales en una colección de diez viñedos diferentes a gran altitud, con clima frío. Sus viñedos están divididos en más de 200 parcelas, a las cuales se les da un manejo específico en cada una de sus etapas. Y es justo en esa atención al detalle, donde está el secreto de la complejidad y consistencia de sus vinos: en la autenticidad del pie de vid a la botella.

Publicidad

El espíritu puro y prístino de la tierra de los Andes moldea el carácter de Terrazas de los Andes, produciendo uvas con características de sabor incomparables, que se transforman en vinos equilibrados y elegantes. Estas magníficas bebidas vienen de viñedos que se irrigan con agua pura, proveniente del deshielo de los glaciares andinos. Este es solo uno de los muchos detalles que hacen de ellos algo refrescantemente mágico.

Un elemento importantísimo en la creación de los vinos es la consciencia social y ambiental. Estos vinos no solo saben bien sino que hacen bien, pues la casa trabaja en armonía con la naturaleza y con las comunidades, reduciendo su impacto climático e involucrando a las comunidades locales y empoderándolas. Es por eso que el 100% de sus viñedos están certificados como sustentables.

De esta forma, con los valores más consolidados y los criterios más altos, esta temporada Terrazas de los Andes tiene toda una variedad de vinos para que tú y los tuyos celebren las nuevas cimas que están por alcanzar: Reserva Malbec 2019 y su mezcla de seis varietales, marida muy bien con carnes rojas, mientras que el denso y untuoso a la boca Grand Malbec 2018, va a la perfección con estofados de cordero.

Por su parte, Reserva Torrontés 2020, elaborada a partir de uvas provenientes de viñedos de 40 años, será tu primera elección para acompañar las entradas. En cuanto a la imponente Reserva Cabernet Sauvignon 2018, fruto de una de las mejores cosechas en los últimos 10 años, complementa de una manera espectacular guisos y salsas tipo demi glace. ¿Qué más necesitas para despedir el año agradeciendo y para recibir el que llega con toda la alegría del mundo?

Tags

Publicidad
Publicidad