¿Cómo ama una mujer? Una investigación

Nuestra colaboradora, Lucía, nos ayudó a desenterrar el milenario, ¿cuál es la diferencia entre el amor de un hombre y el de una mujer? Y estas son sus conclusiones.
 Nuestra colaboradora, Lucía, nos ayudó a desenterrar el milenario, ¿cuál es la diferencia entre el amor de un hombre y el de una mujer? Y estas son sus conclusiones.  (Foto: Especial)
¿Cómo aman las mujeres?
 ¿Cómo aman las mujeres?  (Foto: Especial)

Esta es la gran historia de esas pequeñas criaturas llenas de amor, delicadeza y una humilde fortaleza que las hace ser más feroces que cualquier animal salvaje a la hora de defender lo que aman. Cada renglón describe sus va y ven, y esa explosión tan curva de sentimientos que se refleja en su cuerpo. No soy ninguna experta en el tema, me atrevo a decir que nadie ha sabido responder a esta pregunta, "¿Cómo ama una mujer?" Sin embargo mi corazón palpita con toda la fuerza de los cromosomas XX y mi condición de reportera me invita a exaltarlos, no para hacer al hombre menos, eso jamás, sino para que ellos sepan de qué forma han sido y serán amados siempre.

La confundida narradora, oséase yo, se vio en un problema tamaño peinado de Amy Winehouse a la hora de escribir este texto, repitiendo las palabras "¡Vas a ver Iván Pasillas!" quien me asignó esta interminable tarea. Pregunté en Facebook, Twitter (síganme: @lucialadeflor), encuesté a todo un Starbucks, continué en un bar, hice llamadas nacionales y cuando me di cuenta que seguía sin respuestas, recopilé todas estas opiniones que forman parte del pensamiento colectivo de "nuestros tiempos" para analizar las palabras que encontré repetidas y las determinantes afirmaciones. Por lo que, a final de cuentas, aseguro que este texto no es mío. Es de los hombres y las mujeres que quisieron ayudar a la noble causa.

Tal y como una canción puede dominar nuestro estado de ánimo, así la cultura nos dicta lo que queremos. Inlcuso lo que tenemos que amar. El pensamiento colectivo se implanta como chip en el cerebro y una vez programados - generalmente por nuestros propios padres porque afirman hacerlo por nuestro "bien"- salimos como robots en busca del amor, sin siquiera tener un concepto verdadero de lo que es, ¿qué cosa? ¡El amor, el amor! (Primer error).

Roles. ¿De dónde salieron? ¿De la canela? (broma) Todo comenzó con las personas primitivas: los hombres se iban de caza y las mujeres se quedaban. ¿Quién les dijo que así tenía que ser? Mi conclusión fue que la mujer tiene al bebé e independientemente de si uno u otro puede cuidarlo (que creo que cualquiera de los dos lo haría de maravilla) la mujer tiene la leche. Lo que me hace adivinar la razón por la que acordaron,"tú quédate y yo voy por la comida".

"Los roles surgen por los genes, por cultura..."

- Los del bar.

A lo que voy es que desde el período Neolítico comenzaron a generarse las actividades específicas de la mujer y las del hombre. ¿Mis presentimientos? Que el hombre se iba a cazar por ahí... y de pronto se encontraba con otra mujer y zázcales. La mujer se quedaba con otras mujeres. (Estudios cero profundos y subjetivos afirman que ahí fue cuando se inventó la infidelidad).

En fin, el hombre quiere mostrar su hombría y la mujer su condición femenina. En pocas palabras, el hombre busca ser el eterno héroe y la mujer demanda belleza eterna. *con voz de Laura Bozo* ¡Que pase Walt Disney!

"La mujer tiene que jugar el rol de la belleza eterna a la que tienen que rescatar y el hombre está destinado a ser el eterno héroe que siempre es admirado por la princesa..." - Ezequiel Mercado. (Bar).

Sí, los medios de comunicación cumplen la tarea de reafirmar día con día esos roles de "robots". O sea el mío, o sea el tuyo, y dentro de esos roles es que se encuentra el dilema: no es que amemos diferente, sino que amamos a nuestro modo. Y aquí pasé a una fase de enojo durante mi research, me quité los audífonos con frenesí y dije:

"¡Qué cruel sería afirmar que las mujeres amamos más y mejor mientras los hombres no tienen la misma capacidad! ¡Eso sería decir que son menos increíbles en el departamento del amor y se me hace de lo más ridículo decir que es cierto! ¡No lo haré! ¡Es más! ¡No puedo escribir este artículo porque los dos amamos igual! ¡Es más! ¡Los voy a defender de mí misma..!"

Me levanté, separé el cargador de la laptop, me la llevé y me senté en la primera mesa que vi con tres hombres -"Sí amigos, ya les cargó el payaso".

- ¿Les puedo robar 5 minutos? - Les expliqué el caso. - ¡Ayúdenme a defenderlos! - Les pedí.

- ¿Cómo puedes defender lo indefendible? Mientras una mujer tiene amor incondicional, nosotros siempre nos tendremos más amor a nosotros mismos...

¡Pum! Se reían. Creí que estaban jugando su papel de " hombres no sentimentales" y decidí llamar a un amigo que sé que no teme mostrar sus sentimientos.

- ¿Maic?

- Márcame en 5 min. - Colgué.

5 minutos después...

- ¿Maic?

- ¿Sí? - Le expliqué el caso.

Él díjo: "La mujer usa el amor para muchas excusas. Tiene un objetivo desde chica y es el casarse, por lo que busca un hombre bueno, lindo y caballeroso pero ¡para cumplir su objetivo! Así es que se programa para estar enamorada y buscar su final feliz...

El hombre ama cuando lo desprecian, usa el amor para sufrir, idealiza a la mujer hasta el punto de convertirla en su musa, siente placer al sentirse miserable al observar su perfección y su "amor"; así que a veces se muere cuando esa mujer se cae de su irreal pedestal. Por eso las mujeres viven necesitadas de preservar su belleza como arma letal para que eso no suceda..."


¿Cómo aman ellos?
 ¿Cómo aman ellos?  (Foto: Especial)

Anoté todo. Colgué más confundida que nadie y busqué rápidamente el poema de Sor Juana Inés de la Cruz que Maic me sugirió.

Constante adoro a quien mi amor maltrata; maltrato a quien mi amor busca constante.

Si a este pago, padece mi deseo; si ruego a aquél, mi pundonor enojo: de entrambos modos infeliz me veo.

- Sor Juana Inés de la Cruz

Vaya, sí que tengo tarea. El teenager de Starbucks comenzó a barrer y recoger los sillones. Son las once. Son las once y no tengo nada.

"Una mujer tiende a enamorarse del amor y un hombre tiende a enamorarse de la idea de la mujer..."

- Maic

- ¿Me llevas al Pony (un bar)? Ahí está Ezequiel. - Me dijo mi prima. Yo estaba cansada. En mi cerebro habían más de un millón de sentimientos encontrados y dije, voy a manejar, la dejo, llego a mi cuarto y me concentro. Mentira podrida, al llegar al bar y ver que había más gente que podía encuestar, bajé mi laptop, me tomé una cerveza y les planteé el problema... ¿es un problema? Bueno, la situación.

"La mujer cae más fácil y el hombre es más terco, no le gusta enamorarse."

-Maic

Era un hecho, estaba más confundida que una mujer buscando vestido de novia. ¿Por qué me había metido en el tema de roles? ¿Cómo era que nunca me metí a contestar la pregunta de cómo ama una mujer sin sacar del tópico a los hombres? ¿Quién había pagado mi cerveza?

Sabía que podía "jugar seguro" y ponerle adjetivos al amor de una mujer y terminaba el texto exitosamente... algo así como:

"Una mujer ama con intensidad, con todos sus sentidos, incondicionalmente y sin medida, por instinto, aunque no sea correspondida... ama más prontamente, ama por necesidad, porque su corazón tiene la función primaria de dar amor y como modo secundario llevar sangre a todo su cuerpo."

¿Y ya? ¿Terminé mi tarea? ¡No! Algo no estaba cuadrando. En mi sentirts quería demostrar que:

No se trata del sexo que seas. Sí hay factores determinantes en un hombre y una mujer, pero depende de las personas como seres humanos y no como condición de género que se ame a unos diferente que a otros...

- ¡O también de edad! - Me interrumpe Mónica Estrada (niña del bar).

- Excuse me? - Volteé a verla con cara de a ver si dices algo bueno -me dejó sorprendida con su increíble respuesta.

- Creo que los hombres aman más de adolescentes, cuando idealizan a su novia y bla bla. En ese momento la mujer no está preparada para amar y tiene a su novio y luego lo corta y no le importa. En cambio, a las mujeres más grandes les llega su hora de asentarse y buscar al verdadero amor (ahora sí) y es cuando vuelven a los brazos de aquel hermoso adolescente herido. Y ¡Bam! El herido busca curar su dolor con otra chica más joven.

- ¡Claro! - Anoté.

- Oye Lucía. - Me interrumple Ezequiel.

- Mientras nosotros nos íbamos de caza las mujeres se quedaban desgranando elotes; entonces por eso es que ellas hablan tres veces más que nosotros, platicaban chismes mientras nosotros estábamos calladitos para cazar un jabalí o algo. Por eso a ellas se les sale más fácil un "te amo" y esas cosas que a nosotros nos cuestan más trabajo. ¡Todo el día hablan!

¡Gracias Eze! Siguiente tema: Hablididades y maneras de demsotrar amor.

Mujeres: No le pidan a un hombre que se pongan a hacer las manualidades que nosotras hacemos mejor (la mayoría de las veces, no quiero quitarle el crédito a unos cuantos creativos que ahorita están exaltándose y a punto de dejarme de leer).

Hombres: No nos pidan que les demostremos todo el tiempo que los queremos con sexo salvaje, a veces sólo queremos estar abrazadas. (Lo dijeron las mujeres que entrevisté, no me volteen a ver).

Mujeres: No vean al hombre como una lista de requisitos que tiene que cumplir para llegar a recibir el premio mayor: la boda. Conózcanlos como amigos, sin estar pensando, cuando se les quedan viendo, si los bebés van a tener sus ojos o si se van a llevar el apellido de quién. ¡Vean lo que tienen enfrente! Es una grosería no dedicarles el tiempo para saber lo que realmente son, lo que realmente quieren hacer por ti y no programarlos para que cumplan todo lo que necesitamos. ¡Déjenlos ser y van a ver que son maravillosamente mejor!

Hombres: Bájenos de ese pedestal. A veces estamos en nuestros días, a veces nos sale un grano, podemos tener alguna cana o grasita en la panza. Y ¿saben algo? Zoey Deschanel también, Adriana Lima también, y seguramente también lo tendrá su esposa después de tener un bebé, si no es que antes. Así que bájenle tres rayitas a su exigencia que ustedes tampoco han de ser Brad Pitt, ¿no? (Esto me lo dijeron también en la encuesta y no tengo vergüenza de decir que opino lo mismo ¡Bien ahí mujeres!)

Ambos: Lo que aprendí en el camino que me tomó hacer este escrito es que el pensamiento colectivo y la cultura están muy cañones. Ejercen un poder inconciente en nosotros y lo más aconsejable es que debemos aprender a desaprender (Como la canción de Foo Fighters "Learning to walk again").

Podemos empezar por generar de nuevo el concepto de amor que ni creo que haya sido definido pero bueno, no está mal redefinirlo. Crea tu propio concepto de amor y conviértelo en acciones. ¡Sí ya! (Bueno cuando leas hasta el último renglón).

Y en cuanto a cómo ama una mujer... ama con lo que ella es, con esa delicadeza y fuerza que posee, con todo lo que puede dar hasta que su ser explota de felicidad como un orgasmo sentimental -¡Ja! Qué comparación. En fin, lo hace tal y cual lo haría un hombre, ni mejor ni peor, tal y como lo haría un hombrezote con sus propios talentos y cualidades únicas de su género.

Algunos dicen que el hombre cubre las necesidades amorosas de la mayoría de las mujeres, que es la protección y esa sensación de seguridad que sólo en sus brazos se consigue, sin dejar de ser los modelos independientes que ahora el mundo exige que seamos y que nos abre la puerta hacia una libertad que obviamente exige más responsabilidades, pero que yo encuentro fascinante. Y la mujer cubre las necesidades amorosas de la mayoría de los hombres que es esa ternura y cariño constante que los impulsa a quererlas proteger siempre y así sucesivamente hasta que el amor se acabe. Porque si algo concluyeron todos de forma unánime es que el amor muere. Yo lo dudo.

Así que la conclusión del tema, que fue una pregunta,

lo concluyo con otra... ¿Cómo amas tú?

¿Mi consejo? Conviértete en escritor o escritora y redacta tus propios cuentos de hadas, ésos que se adaptan a ti y sólo a ti. Ésos en los que amas a quién tú quieres y no a quien te rescata... o a la más bella del palacio. Ésos en los que tú eres el principal y ella o él tu coprotagonista y no tu antagonista. Ésos que los escribes porque están pasando, porque son reales y no ficción.

Gracias por leerme, de verdad, gracias a los que llegaron a este renglón.

Si te gustó la investigación, no te pierdas otros blogs de Lucía la de la Flor aquí.

PRINCIPALES COLABORADORES

Andrea Thistle - Comunicóloga en busca de la redención masculina.

Maic - Un contador de historias.

Ezequiel Mercado - Psicólogo que necesita que este mundo se de cuenta que el amor si es la fuerza que lo mueve

Iván Sahagún - Licenciado en informática a quien le parecen enigmáticas las mujeres en trailers.

Mónica Estrada - Psicóloga que ama lo que puede analizar.

Mario Cárdenas junior - Ingeniero en sistema de audio que escucha con gusto el arte de la vibración de los objetos.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
Influencers en centro Tudor dan inicio a la temporada navideña
No te pierdas
×