Soltería ¿La lepra del siglo XXI o el estilo de vida del nuevo milenio?

¿Acabas de cortar? ¿Aún no superas a tu ex? ¿Pensar en estar solo te deja sin pegar ojo? Nuestra experta en soltería te recuerda que no todo está perdido
 ¿Acabas de cortar? ¿Aún no superas a tu ex? ¿Pensar en estar solo te deja sin pegar ojo? Nuestra experta en soltería te recuerda que no todo está perdido  (Foto: Especial)

(Lucía la Tapatía es una colaboradora de Quién.com. Puedes leer todos sus tópicos en blog dentro del sitio.)

Listo, ya vivimos nuestro sweetheart, ese amor inocente en el que entregamos el corazón, pero ya pasó. ¿Qué sigue ahora? Nos encontramos solteros, sin nadie que nos hable y peor aún, con el corazón hecho polvo (y no se diga del autoestima).

Y sumándole a nuestra desgracia, la decepción del fracaso que nos hunde más y no nos permite ver la luz en el camino, nos bolqueamos y no logramos apreciar el maravilloso momento en el que podemos ser lo más egoístas posible y descubrir el mundo con nuestros propios ojos... y lo más importante, a nuestro ritmo.

A ese estado yo llamo con gran orgullo: la soltería. La oportunidad para descubrir que, a pesar del nombre, solteros, jamás estaremos solos si nos consideramos nuestros mejores amigos. La etapa a la que muchos sólo ven como un período de transición de pareja en vez de tener la capacidad de darse cuenta que poseen el poder de hacer y deshacer cuanto les venga en gana. En pocas palabras, la magia de gritar como lo hizo un día el buen Mel Gibson: "¡Freeeedom!"

Pero no cualquiera puede con esta profesión, ¡No señor! Ser soltero significa hacerte responsable de ti mismo y de tu felicidad y decidir que sólo cambiarás ese estilo de vida si es que encuentras una vida en pareja que supere la gran alegría y felicidad que ahonda en la capacidad de poder estar completo cuando se está solo. (Que media naranja ni que ocho cuartos).

Y todo esto no lo estoy diciendo "por decir", porque me encargaron este artículo... ¡No señor! Si mi mente pone estas palabras en mi cerebro para que pasen directo al teclado es porque mi experiencia como soltera me avala de tal manera en la que sin modestia alguna me llamo una soltera profesional.

Todo comenzó cuando corté. (Obviamente). Mi mundo se desmoronaba y el amor de mi vida era el único celular al que ahora tenía prohibido marcar. ¿Qué es esto? Me preguntó mi inocente y tiernito corazón que no tenía ni idea de qué hacer. En esos momentos no tuve respuesta para ese musculito que sufre tanto. Sólo sabía que el curso de mi existencia había cambiado drástica y dramáticamente y que no había nada que pudiera hacer al respecto.

Pero es justo cuando no tienes nada y no hay salida que tu persona "saca la casta" - como decía mi abuela - y la vida se pinta del color que tú quieras: negro como los recuerdos, gris como la amargura o blanco como una hoja donde puedes escribir lo que sea. Yo escogí la hoja en blanco. (Las otras dos me parecían demasiado patéticas, mi autoestima definitivamente no estaba tan baja).

(Si te está gustando el blog, puedes leer más de Lucía Orozco aquí.)

¡Un viaje! Pensé y mi corazón latió más rápido; a diferencia de los días anteriores en los que sólo latía al ritmo de los recuerdos del ser amado. Y es que verdaderamente es impresionante cómo actuamos con impulsividad y aventura cuando nos damos cuenta de que estamos solteros. Esa es la primera ventaja: La actitud aventurera comienza a correr por tus venas. ¡No hay espíritu más dispuesto que el de la comunidad "single"! Cualquier opción es válida. Pero ojo, también están las decisiones erróneas, hay que filtrar. (Calmantes montes).

Nueva York fue la cuna donde decidí depositar mis amarguras, pero una ciudad tan imponente me gritó que no podía vivir del pasado, y su grito fue tan fuerte que me olvidé del ayer y me concentré en el regalo más impactante que tiene la vida: el presente.

Porque un soltero no deja de lado eso nunca, vive el día a día y disfruta de sus 24 horas completitas. La simpleza de dejar que el mundo te sorprenda (ojo, no dejar que te "lleve la corriente"), porque corrientes nunca fuimos y nunca seremos.

Comienza la función, nuestros sentidos se agudizan, nos adentramos en nuevas emociones y aunque no tenemos a quien "darle un codazo" para que vea lo que estamos presenciando, solos nos reímos del chiste o del hermoso paisaje que no tenemos con quien disfrutar. Pero nos damos cuenta que de todas formas lo disfrutamos. ¡No pasa nada!

Aquí viene la sensación de libertad. Captamos que no necesariamente tenemos que tener un "ente" al lado para admirar una puesta de sol, una buena canción en la radio o una noticia que queríamos escuchar. Abrimos los libros que antes nos estorbaban y le hablamos a aquellos amigos que habíamos desatendido, y aquí otra bella enseñanza: nos damos cuenta que una llamada basta para que notemos que los amigos nunca realmente se fueron de nuestro lado, nos fuimos nosotros. Pusimos "todos los huevos en la misma canasta", diría mi mamá. Pero con ellos, una disculpa basta y volvemos a "las andadas".

OK recuperaste tu asombro por la vida, tus amigos, tu tiempo. ¿Y ahora qué? Yo sé, entra una desesperación por volver a las canchas. ¡Pero espérate! Todavía queda más por aprender.

Que quede muy claro que esto no es un brote, no implica que estamos listos para conocer a alguien nuevo. Son a penas los primeros pasos hacia la independencia emocional. ¡Que rico! Ustedes pensarán que es patético pero yo lo disfruto como amo asolearme en la playa con michelada en mano. ¡Estoy sola y está bien! Uff, no hay placer más grande que la paz interior. En este paso del proceso ya deberías de estarla sintiendo, si no, regresa y vuelve a leer los párrafos anteriores. Los que ya están listos, continúen con el siguiente renglón y permítanme felicitarlos.

Ready? Somos menos integrantes los que han llegado a leer hasta aquí, pero como dije antes, la soltería no es para todos, es una profesión, no una vocación, puesto que aunque nuestro destino es estar con alguien, tenemos que dominar primero el arte de la soltería. Si queremos reunirnos con alguien para toda la vida -por los siglos de los siglos-, tenemos que experimentar primero lo que se siente estar solos o no sabremos lo que queremos, o peor aún, nos reuniremos con nuestro "peor es nada" con tal de no quedarnos bailando solos. ¡Ewwwww! ¡Qué asco me daría tener que llegar a este nivel de bajeza! Qué fuerte. En fin, continuamos.

Solteros, sin rumbo, viendo como se casan los amigos. Lo sé, es terrible verlos bailar el vals. ¿Cuándo me tocará pasar al pizarrón? Nos preguntamos una y otra vez. "Diosito ¿qué onda?" diremos algunas. Pero paciencia mis reinas que esto, como dije, apenas empieza.

¡Focus! Mientras encontramos al prince charming o a la niña de la mochila azul tenemos que pasarla bien, incluso, cometer algunos deslices como parte del snack del soltero moderno, así que ¡Que empiece la diversión!

Revisa "Solteros en la Mira" para la Parte 2 de este reportaje: La Constitución del soltero moderno, de acuerdo a los preceptos de Lucía la tapatía.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: ¿Quién decoraba mejor La Casa Blanca?
No te pierdas
×