Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Mickey Rourke es Luchador

Veinte años después de estar en la cima de su carrera, "The Ram" Robinson apenas sobrevive actuando en centros comunitarios.
Veinte años después de estar en la cima de su carrera, "The Ram" Robinson apenas sobrevive actuando en centros comunitarios.
LUCHADOR Veinte años después de estar en la cima de su carrera, "The Ram" Robinson apenas sobrevive actuando en centros comunitarios. (Foto: Cortesía)

"¿A quién le hubiera importado ver Luchador si no lo interpretara Mickey Rourke?", dijo Ben Kensley en la ceremonia de los Óscar. Nada más atinado, simplemente porque Luchador es Mickey Rourke.

El regreso de Rourke a las grandes ligas es avasallador. Logra crear un retrato conmovedor y lleno de matices como Randy "The Ram" Robinson, un luchador profesional que veinte años después de estar en la cima de su carrera, apenas sobrevive actuando en centros comunitarios.

Adicto a los esteroides, el alcohol, los recuerdos; pero sobre todo a la adrenalina y la emoción del espectáculo de la lucha libre, a los gritos de los fans y a su propia leyenda, Randy es una caricatura de sí mismo. Y lo sabe, pero no puede hacer otra cosa.

Un ataque cardiaco lo obliga a retirarse de la lucha y le ofrece una segunda oportunidad de reencontrarse con el mundo exterior, ese que sucede lejos del cuadrilátero, un lugar extraño y hostil, en el que pese a su fortaleza física se mueve incómodo, casi en el desamparo.

Publicidad

Randy intenta poner orden en su vida, busca a la hija que abandonó y también se juega su última carta como seductor con Cassidy (Marisa Tomei), una stripper que también envejece.

He aquí el arte y la entraña de Mickey Rourke que crea un personaje para la memoria del cine: devastador, crudo, terrible y al mismo tiempo divertido, dulce, frágil.

El director, Darren Aronofsky visita una vez más los abismos del dolor y el abandono con la misma maestría con que dirigió Requiem por un sueño, sólo que en este caso el tema de la película queda rebasado por la elección del personaje y Mickey Rourke y Randy The Ram llevan al film a otras ligas.

En algunos momentos es difícil mantener la vista en la pantalla y horas después de que se encienden las luces de la sala, la resonancia de la película se repite y regresan a la mente las imágenes, la tristeza y palabras que Randy le dice a su hija en el único momento de intimidad con ella: "Soy un pedazo de carne molido y estoy absolutamente solo". ¿Es Randy o Mickey Rourke el que habla? Es difícil distinguirlo.

Aunque no haya ganado el Óscar, Mickey Rourke es un ganador con esta película.

Publicidad

Actúan: Mickey Rourke, Marisa Tomei y Evan Rachel Wood

Dirige: Darren Aronofsky

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad