Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así es como las celebridades eligen qué vestido llevar a los Oscar

La decisión de elegir el vestido que una celebridad llevará a la alfombra de los premios Oscar no depende de ella, sino de su estilista.
viernes 22 febrero 2019
Eiza look
Eiza usó un vestido firmado por Ralph Lauren y joyería Chopard para la entrega del Oscar.

El vestido que una celebridad lleve a la alfombra roja puede determinar muchas cosas; que sea aplaudido como el mejor vestido de la noche, abucheado por ser el peor o convertirse en un meme que dure por lo menos varios días después de la premiación . Así que elegir el atuendo perfecto no es tarea fácil. A continuación te contamos el proceso por el que las actrices y sus estilistas deben pasar antes de saber qué van a llevar.

El proceso es más tardado de lo que crees
Publicidad

Por si no lo sabías, la celebridad no elige exactamente lo que llevará; para eso tiene a un estilista de confianza que está en contacto con todas las firmas de moda más lujosas del mundo, quien se encarga de recolectar cientos de vestidos para mostrarle una amplia variedad a la celebridad, y al final, entra las dos deciden cuál es la mejor opción, pero para esto se tienen que tomar en cuenta muchos puntos.

La estilista comienzan a escribirle a las marcas un poco antes y después de que sale la lista de nominadas al premio Oscar para pedir prestados vestidos y mostrárselos a su lista de clientes. Pero la marca tiene la última palabra: ellos deciden si lo hace o no, dependiendo de quién sea la actriz y si está nominada a los premios o si solo asistirá como invitada.

Jennifer Lawrence se postula como una de las reinas de los osos en Hollywood.
Jennifer Lawrence se postula como una de las reinas de los osos en Hollywood.

Una vez que la celebridad sabe que está dentro de la lista de candidatas al premio Oscar, las opciones de marcas de lujo crecen, por lo tanto tiene una mayor variedad y la opción de elegir primero. Pero las famosas que solamente son invitadas, deben entender que existe una jerarquía, por lo tanto ellas van por debajo de las que sí están nominadas. La estilista Tara Swennen, quien dio una entrevista a Teen Vogue, contó que es doloroso que te nieguen una pieza que tenías pensada para alguien específico por no estar incluida en la premiación y que se la den a alguien que sí podrá recibir un premio.

Tienen que atenerse a las marcas que tienen embajadoras

Otra desventaja, o ventaja para las que sí están nominadas, es que las marcas de lujo más importantes como Dior o Chanel tienen embajadoras, por lo tanto ellas son las únicas o las primeras que pueden elegir algo de la marca, incluso un momento después de que los ven en la pasarela.

“Kristen normalmente está en la primera fila del desfile de Chanel y yo estoy sentada a lado de ella escuchando cuando dice: ¡quiero ese!, ¡ese también!, ¡ese! para después decirle a la firma francesa cuáles me tienen que reservar para ella”, explicó la estilista.

Kristen Steward Oscar/ Getty Images

Algo similar pasa con Jennifer Lawrence y Dior, nada más que a ella a veces le hacen las piezas a la medida, pero a pesar de esto, las famosas otras famosas que también asistirán.

Pueden tener de 50 a 75 opciones. Según la estilista Tara Swennen, “todo lo que quepa en dos racks de ropa”, es mostrado a las personas. “Normalmente para los premios, les enseño mínimo 10 looks para que se prueben”.

Pero eso no quiere decir que por que lo lleven, sea suyo

Normalmente las piezas son prestadas, no regaladas, así que como en Cenicienta, tienen unas horas para usarlo y después regresarlo.

Aunque la estilista sí los tiene por más tiempo para mostrárselos a sus clientes. De hecho, las pruebas pueden ser divertidas ya que reúnen a varias celebridades a quienes les muestran las opciones, es como una mini fiesta. El problema viene cuando tiene que dar su opinión de cómo se ven: “ellos deben saber por mi expresión si lo dio”, comenta Tara, quien asegura que no puede mentirles y debe ser franca con ellas para saber si deben o no usarlo. Ella no quiere que sus clientas terminen siendo criticadas por los medios, o peor aún, que se conviertan en un meme.

Publicidad
Publicidad