Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

“Mi padre, un artista extraordinario”: Lina Botero

Platicamos con Lina Botero Zea sobre el estreno del documental que condensa la vida y obra del artista colombiano.
IMG_5827 1 copia.jpg
Lina y Fernando Botero.

Lina Botero no puede decidirse. Para ella sería imposible decantarse por una sola obra de su padre, ni siquiera se atreve a asegurar si prefiere la faceta como pintor o la de escultor. Los últimos diez años ha trabajado tras bambalinas para la obra del afamado artista colombiano, una tarea que se ve coronada con el reciente estreno del documental que busca contener la vida y obra de Fernando Botero y que llega a los cines mexicanos.

Del artista colombiano se han escrito libros se han realizado películas y videos; sin embargo Lina y sus hermanos Juan Carlos y Fernando creían que era necesario abrir las puertas de las memorias familiares. “Sentíamos que no existía el documento definitivo sobre la vida y obra de mi padre que además captará la esencia de su trabajo y la esencia de él como persona”.

Publicidad

Fue entonces que el cineasta norteamericano Don Miller tuvo la iniciativa de producir este documental de la mano de la familia, una idea que en un principio no tuvo una recepción positiva de parte del artista. “Mi padre es una persona pudorosa y prefiere expresarse a través de su obra de arte”, recuerda Lina respecto a la primera reacción de Fernando Botero y cuenta que la idea de pasar horas haciendo entrevistas y tener una cámara que lo estuviera siguiendo todo el tiempo le aburría profundamente.

IMG_5930FINAL.jpg
Lina y Fernando Botero.

Sin embargo, al final accedió y, en palabra de su hija, ha sido el más sorprendido con el resultado, tanto que envió una carta al director para agradecer la intención y disculparse por rechazar de origen esta idea.

El documental reúne anécdotas familiares de diferente registro emotivos desde la ternura de un pequeño Fernando que se emociona por vender su primera pintura hasta el relato de la trágica muerte de su hijo menor. La familia Botero no sólo recupera material de archivo de difícil acceso al público, también muestra algunos de sus pasajes íntimos.

IMG_5949 FINAL.jpg
Lina Botero.

Las primera palabras que llegan a la mente de Lina cuando escucha el nombre de Fernando Botero son generosidad, entrega, compromiso y líder. Recuerda que vivió de cerca los años de lucha y, como era muy pequeña, no lograba entender del todo. Sin embargo, no fue sino hasta 1992 con la muestra de escultura monumentales en los Campos Elíseos de París en que lograron dimensionar el tamaño de la figura de su padre.

El proceso de este documental tuvo una duración de dos años y medio, durante los cuales, dice, tuvo la oportunidad de reafirmar la persona entregada y comprometida, generosa, consecuente e íntegra; fiel a sus convicciones artísticas que siempre ha tenido en mente. “Mi padre, un artista extraordinario”, finaliza.


Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad