Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

  • 4_the_ned.jpg
  • Harry Potter
  • La que fuera la casa de Michael Jackson ahora está disponible para quien desee adquirirla. Sin embargo, no cualquiera podrá hacerse de ella.
  • square.jpg

La historia de Ai Weiwei en México, la razón por la que tienes que ir al MUAC

El artista de origen chino radicado en Berlín presenta avances de su trabajo realizado en México de la mano de familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa.
_MGL0500.JPG
Ai Weiwei en México

Con su celular, Ai Weiwei documenta cómo las cámaras de los reporteros gráficos tratan de capturarlo a él con sus lentes. Los mira desde la pantalla de su celular el cual dirige de izquierda a derecha para que ninguno quede fuera de su toma. Una cámara disparando a decenas, las de los periodistas que se han reunido en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo MUAC para ser testigos de la visita a la Ciudad de México del artista de origen chino radicado en Berlín, quien presenta la exposición Restablecer la memoria, la cual habitará en el recinto capitalino a partir del próximo sábado 13 de abril.

Esta será la primera vez que se muestren fragmentos del proyecto que Weiwei realizó con familias y amigos de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa en septiembre del año 2014. "Los familiares de los estudiantes desaparecidos son las personas más inocentes que he conocido. Ellos están convencidos de que sus hijos están vivos. Demandan justicia e información", expresó el artista respecto a su aproximación con este hecho sensible en la historia de México.

Publicidad

El creador sexagenario dice que más allá de su figura como artista es un acto de empatía humana. Es, dice, como cuando desaparece el hijo de algún vecino. "¿Qué clase de sociedad o estado permite que tras cuatro años siga siendo imposible saber dónde están?”, se cuestiona. En sus palabras, la construcción y destrucción de la memoria son los detonantes de esta muestra.

_MGL0574.JPG

Durante la conferencia de prensa, el curador de la muestra Cuauhtémoc Medina compartió que el recorrido puede dividirse en dos momentos. En el primero de ellos se encuentra el Salón ancestral de la familia Wang, una estructura de madera con más de quinientos años de antigüedad ubicada en el periodo de la dinastía Ming que pertenecía a una familia terrateniente en las provincias. Fue construida con técnicas ancestrales por lo que viajaron desde China a México expertos en dicho método que se caracteriza por la ausencia de clavos y otros materiales metálicos para la unión de las mil trescientas piezas que lo conforman.

El artista encontró esta estructura en la bodega de un comerciante de antigüedades y la compró en el año 2014 cuando se encontraba aún en una situación de exilio interno en su natal China. Weiwei documentó el estado previo a la adquisición, reemplazó algunas de las piezas faltantes y las intervino pintándolas con esmaltes de colores brillantes.

El segundo apartado del recorrido está destinado a mostrar avances exclusivos del trabajo documental que Ai Weiwei, junto a un equipo de realizadores mexicanos y la organización Centro Prodh, han trabajado a partir de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa así como la muerte confirmada de otros dos jóvenes y uno más que aún permanece en estado de coma. Esto es parte del proyecto mexicano del artista el cual se titula To be.

_MGL0522.JPG

En pantallas empotradas a las paredes de la sala, se muestran videos con los testimonios de amigos y familiares de los desaparecidos, los cuales han sido recabados a lo largo de los últimos años. Según explica el realizador, se trata de una reflexión profunda que no se limita al hecho ocurrido en septiembre de 2014 en la comunidad de Iguala, en el estado de Guerrero, sino que busca extender la reflexión a la vida después de esta pérdida.

Una de las piezas principales de la muestra es un mural a manera de memorial por los desaparecidos, en el que se muestran los retratos de cada uno de los jóvenes normalistas. La pieza se realizó de forma minuciosa con cerca de un millón de piezas LEGO, en un proceso en el que participaron una centena de estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, quienes lograron concretar los planos meticulosos que el artista envío.

Ai Weiwei dijo que anteriormente ya había utilizado esta técnica cuando en 2014 lo invitaron a intervenir la cárcel de alta seguridad de Alcatraz. En ese momento tomó las fotografías de presos políticos alrededor del mundo para crear un mural. Entonces la compañía que fabrica estas piezas intentó restringir su uso para fines de protesta política. A pesar de ello el artista regresa a esta experiencia estética para plasmar los rostros de los estudiantes.

_MGL0454.JPG

Ai Weiwei y México

Hace tres años, Ai Weiwei visitó la Ciudad de México. Entre los lugares de su visita se encontraba el MUAC. Desde entonces el artista manifestó su interés por presentar una exposición en este recinto de la Universidad Nacional Autónoma de México. Cuauhtémoc Medina, curador de la muestra, recuerda que el elementos que más sedujo al creador chino fue la lava que rodea al espacio museístico ubicado al sur de la ciudad.

Fue en una segunda visita, recuerda Ai Weiwei, cuando se encontró con familiares de los estudiantes. Cuauhtémoc Medina, cuando recuerda ese momento, habla de un punto crucial. Weiwei en su calidad de perseguido político y de haber vivido en cautiverio a manos del Estado, compartió con ellos que, cuando estaba prisionero, lo que lo mantuvo vivo fue la certeza de que afuera había gente que lo amaba y que harían hasta lo imposible por encontrarlo y sacarlo. Por eso, él sabía que si los jóvenes estaban vivos seguramente tenían la misma certeza.

Esta relación del artista con los padres de los jóvenes normalistas creó un vínculo sólido que ha permitido el desarrollo del documental To be, del cual se exhiben fragmentos en la sala del MUAC y del que se espera la edición final circule por los festivales de cine, probablemente, adelantó Medina, en Venecia.

_MGL9974.JPG

“Soy Ai Weiwei. Tengo más de 60 años. Soy un ciudadano chino. Vivo en Berlín desde hace cuatro años con mi novia y con mi hijo,” así se presentó el artista. Sin embargo de Weiwei se pueden decir muchas más cosas. Es reconocido por labor como activista en favor de los derechos humanos, la inmigración, la libertad de expresión y una de las voces críticas más críticas respecto a la globalización. Sus diferentes facetas artísticas han tenido repercusiones al grado de sufrir persecución política, cautiverio y censura.

Ai Weiwei, Restablecer la memoria, abre sus puertas el próximo 13 de abril en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo MUAC, de martes a domingo hasta el 6 de octubre. Insurgentes Sur número 3000, Ciudad de México.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad