Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Kim Kardashian ayuda a una viuda que estaba a punto de perder su casa

La filosofía de Kim Kardashian a la hora de manejar su inmensa fortuna personal, es que todo el dinero del mundo no vale de nada si no puede usarlo para ayudar.
domingo 03 octubre 2021
219118075_898409474074871_258081668585820246_n.jpg
Kim Kardashian

La filosofía de Kim Kardashian a la hora de manejar su inmensa fortuna personal, que le ha permitido entrar a formar parte del club de los mil millonarios desde el año pasado, es que todo el dinero del mundo no vale de nada si no puede usarlo para hacer felices a otras personas, y no solo a sus más allegados.

El pasado mes de diciembre, por ejemplo, unió fuerzas con la plataforma de pagos CashApp para regalar 500 dólares a mil personas que se habían visto afectadas por la pandemia del coronavirus y ahora hizo una donación aún más generosa a una mujer que estaba a punto de perder su casa.

Publicidad

Angelia Cantrell perdió a su marido y su empleo a consecuencia de la actual crisis sanitaria, y sus cuatro hijos y ella estaban a punto de quedarse en la calle, por lo que creó una página de GoFundMe con la esperanza de recaudar fondos. Aunque ella compartió el enlace para realizar donativos con distintas celebridades, pidiéndoles que dieran difusión a su historia, lo que probablemente no se esperaba era que Kim la enviara 3.000 dólares para ayudarla a parar el desahucio en el último momento.

"Cuando vi que ella también había donado, me caí al suelo de la sorpresa y me puse a llorar", confesó ella al portal Entertainment tonight, donde explicó que las actrices de la serie Sobrenatural Alaina Huffman y Lisa Berry también le hicieron donativos.

Publicidad

"Jamás pensé que estas estrellas fueran a prestar atención a nuestra situación, y mucho menos a darnos dinero. Durante este momento tan difícil de mi vida, he rezado cada día y he mantenido mi fe constantemente. Cuando vi su transferencia, me quedaban apenas unas horas para reunir el dinero y pagar a mi casero para evitar que nos echara. Las palabras no pueden describir lo agradecida y lo afortunada que me siento. Este es sin duda uno de los grandes milagros de Dios".

Publicidad
Publicidad
Publicidad