Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Historias

Explota Explota, un divertido musical con las canciones de Raffaella Carrà

Este fin de semana disfruta de una historia de amor diferente y muy colorida, con el plus de tener como soundtrack las canciones más emblemáticas de la recién fallecida Raffaela Carrà
miércoles 08 septiembre 2021
9195 EXPLOTA EXPLOTA ©JulioVergne.jpg
Fernando Guallar e Ingrid García-Jonsson en el detrás de cámaras de Explota, Explota.

Este fin de semana hay una muy divertida y emotiva opción para quedarte en casa: la película Explota, Explota, disponible en Hla BO Max, con la que revivirás las mejores canciones de la recién fallecida Raffaella Carrá.

La peli sigue la historia de María (Ingrid García-Jonsson), una bailarina joven y divertida, que a principios de los años 70 escapa de su boda en Italia y vuelve a España para ser ella misma.

Publicidad

En una época en la que España estuvo marcada por la rigidez y la censura, especialmente en televisión. Pero eso no detiene a María quien hace hasta lo imposible por cumplir sus sueños.

9493 EXPLOTA EXPLOTA ©JulioVergne.jpg
La historia se sitúa en la España de los años 70.

Platicamos con Pedro Casablanc y Fernando Guallar (papá e hijo en la historia) quienes nos contaron de esta producción dirigida por el uruguayo Nacho Álvarez.

“Quien vea esta película puede esperar un espectáculo luminoso, colorido, donde contamos una historia de amor y una historia de represión también, por la época en la que ocurre la película, que vivimos una dictadura tremenda. Es una película llena de alegría, canciones y un musical que nos va a venir muy bien estos tiempos de pandemia que estamos viviendo”, aseguró Pedro Casablan, a quien seguro has visto en series como Mar de Plástico y Cuéntame cómo pasó.

Fernando Guallar, quien nos enamoró como Mauricio Ambrosi en Luis Miguel, la serie agregó: “Es una buena manera de pasar un buen rato y de conocer un poquito más de la historia de España a través de un musical”.

Ni Fernando o Pedro tenían mucha experiencia en proyectos musicales, así que formar parte de esta producción fue un reto.

“Es la primera vez que hacía un musical y me apetecía probar el género aunque no canto en la película ni hago ningún número de baile que valga la pena, pero estar en ese proyecto para mí fue un privilegio”, aseguró Pedro.

“Yo creo que también fue una suerte porque lamentablemente se hacen muy pocos musicales aquí en España. Y ser parte de uno está bien. Tanto Pedro como yo tenemos muy poquita participación en los números musicales, pero estar en una película así contagia mucha alegría”.

 

Modestia aparte, Fernando asegura que baila mucho mejor que Pablo, su personaje. “Bastante mejor. Me encanta bailar, soy muy bailongo en mi vida, pero el personaje viene de un lugar muy hermético, tiene que salir del cascarón, tiene que despertar porque en ciertas cosas la educación que le ha dado Celedonio, es una actitud que habían tenido muchos hombres en la vida en la que no se atrevían a salir a bailar y a sacar esa alegría”.

Fernando interpreta a Pablo, el hijo de Celedonio, un censor de Televisión española. “Yo soy su aprendiz, tengo que encargarme y aprender de mi padre para sucederlo en el puesto más adelante. Pablo es un hombre muy conservador, nunca ha hecho lo que en realidad le gustaría hacer en la vida hasta que un día conoce a María y mediante un enamoramiento se da cuenta de que a lo mejor todo lo que pensaba hasta ahora no era tan así y que hay que dejarse llevar. En toda la película está entre dos aguas: lo que representa su niñez, su educación, su trabajo y valores a lo que representa María, que es lo que él verdaderamente quiere hacer. Intenta casar los dos mundos sin darse cuenta que es imposible”.

pedro-fernando.JPG
Pedro Casablanc y Fernando Guallar.

Para Pedro, Celedonio es un personaje muy habitual en la época de la dictadura de Francisco Franco,
"sobre todo en gente que ocupa cargos de poder, que no ve más allá de lo que alcanza su nariz y de su ideario político y moral. Es tan cerrado que no puede alcanzar a ver que su hijo pueda enamorarse. Simplemente quiere, como buen conservador, que la dinastía se perpetúe, o que su herencia se pase a su hijo sin ningún tipo de cuestionamiento”.

 
Publicidad