Los 3 vestuaristas más cool de la televisión

Transportar al público a una época, una cultura así como reflejar la personalidad de los personajes es una de las tareas más díficiles de Hollywood. Aquí los tres diseñadores que mejor lo han hecho.
Transportar al público a una época, una cultura así como reflejar la personalidad de los personajes es una de las tareas más díficiles de Hollywood. Aquí los tres diseñadores que mejor lo han hecho.
 Transportar al público a una época, una cultura así como reflejar la personalidad de los personajes es una de las tareas más díficiles de Hollywood. Aquí los tres diseñadores que mejor lo han hecho.  (Foto: Especial)

Enmarcar la escencia de una época, el carácter de un personaje y el contexto cultural de una serie puede parecer una tarea fácil pero es una de las claves para remontar al público al de cualquier programa de televisión.

Incluso hay series que han cautivado al público por su vestuario para luego involucrarlos con la trama. Y que decir de aquellas que han creado iconos de estilo y modelos de referencia para diferentes generaciones. Aquí te compartimos tres de los estilistas más cool de la televisión.

Patricia Field para Sex and The City

El excelente trabajo de la estilista de la serie, Patricia Field, colocó al programa como el referente de moda por excelencia durante cinco años a lo largo de 94 episodios donde desfilaron piezas de todo tipo de diseñadores desde Julia y Renata hasta Versace, Balenciaga, Hermés y Christian Dior. La protagonista, Sarah Jessica Parker se conviritó de inmediato en un icono de estilo, así como cada personaje reflejó las últimas tendencias de cada tipo de mujer; la tradicional, la sexy, la trabajadora y la versátil.

Mientras que Samatha Jones (Kim Catrall) mostraba atuendos sugestivos de una mujer madura, Charlotte York (Kristin David) sobresalia por femeninos vestidos en corte `A´, jerseys de punto, collares de perlas e impecables peinados, por su parte Miranda Hobbes (Cynthia Nixon), una adicta al trabajo, siempre vistió sobria y poco llamativa.

Carrie Bradshaw fue quizás la periodista que más marcó la década de los 90. Su original estilo que mezclaba prendas de diferente carácter llamó la atención de las mujeres alrededor del mundo y, aunque es cierto que también recibió muchas críticas por llevar la moda al límite y cometer algunos `faux pas´ al incorporar más de una tendencia en un atuendo, la verdad es que también nos instruyó que los tutús y las ballerinas no son exclusivamente para bailar ballet; que las satisfacción de caminar en siete centímentros de unos Manolo Blahnik valen tus horas de trabajo y que no es suficiente tener un closet lleno de prendas sino tienes que ponerte.

Eric Braman para Gossip Girl


La serie recién llegó a su fin.
 La serie recién llegó a su fin.  (Foto: Especial)

Desde su lanzamiento en 2007, la serie Gossip Girl fue gran referente de moda luego de incorporar las últimas tendencias excelentemente conjugadas en cada uno de sus personajes: el responsable, Eric Braman, un estadounidense que adjudica su capacidad de estilismo a su época como estudiante de literatura francesa en la Sorbona.

El show jugó con los estereotipos y plasmó a través de la actuación y el diseño de vestuario la personalidad de cada uno de sus protagonistas, durante seis temporadas.

Para comenzar estuvo la reina del arquetipo de la ubersofisticación estadounidense, Blair Waldorf, quien fue encarnada por Leighton Meester. Una queen bee de nuestros tiempos que derrochó feminidad y elegancia en cada uno de sus looks conformados únicamente por piezas claves como faldas, vestidos y minivestidos de estilo clásico y preppy.

Los atuendos de Waldorf capturaron la esencia del Upper East Side y se reflejaron por medio de complementos como gabardinas, capas, totes, bandas en la cabeza, delicados collares, cuellos tipo Peter Pan, medias en una amplia gama de colores y texturas, y detalles de plisados y moños, que le dan un aire delicado al personaje.

En contraste los de Serena Van der Woodsen (Blake Lively) dieron vida a una sexy bombshell de la elite de Manhattan, así una serie de prendas ceñidas y con escote profundo abrieron paso a una amplia selección de maxicollares y collares cortos con piedras semipreciosas entre los que se encuentran algunos de firmas como Alexis Bittar y Daniel Espinosa.

El estilo de la protagonista estuvo inspirado en el de la supermodelo Kate Moss por lo que un aire bohemio con toque de glam rockero se plasma en cada uno de sus looks.

Sin embargo el personaje favorito del diseñador de vestuario fue Chuck Bass, quien declaró fue su desafío más importante como estilista.

“Es un sueño vestir a un chico mujeriego hetero de una manera tan dandy”.

La frívola y conflictiva personalidad de Bass se ve reflejada en sus atuendos sartoriales que conjugan un estilo clásico de la elite estadounidense con aires británicos.

Janie Bryant para Mad Men


-
 -  (Foto: Especial)

La minuciosa selección de diferentes cortes femeninos que muestran la evolución de la moda femenina de los 50 a los 60 le han ganado dos premios “Outstanding Costume Design for Television Series – Period/Fantasy" por el Costume Designers Guild a Janie Bryant, diseñadora de vestuario de Mad Men.

Desde los ceñidos vestidos de (Christina Hendricks) inspirados en los de Sophia Loren y Marilyn Monroe, los cuales buscan mostrar a una mujer más arriesgada, hasta las consevadoras faldas y blusas de Peggy pasando por los sofisticados looks muy a la Jackie O´de Betty.

Para la creativa reflejar el guión, el carácter de los personajes y trama de la serie a través de la ropa no es tarea fácil por lo que trabaja y consulta sus estillismos con el creador del programa, Matthew Weiner para mostrar un excelente producto.

Bryant declaró apoyarse en materiales como periódicos y revistas de la época para inspirarse además que su afición por las películas viejas le han ayudado a pulir sus outfits.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Christian Bale luce irreconocible para grabar su nueva película
No te pierdas
×