Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Salón Los Ángeles: una historia a punto del silencio

Miguel Nieto Applebaum, al frente del emblemático lugar de baile, cuenta en entrevista cómo buscan sobrevivir a la pandemia.
58574556_2221177431251651_130178302668177408_o.jpg
El emblemático salón de baile Los Ángeles.

En sus más de ocho décadas de historia, solo en dos ocasiones, el Salón Los Ángeles había parado la música. Un par de semanas después del terremoto de 1985 y unas cuantas más en 2009 cuando el brote de la influenza H1N1. Antes solo habían sido semanas. La crisis sanitaria provocada por la pandemia del nuevo coronavirus ha prolongado su silencio por meses. Este emblemático lugar de baile de la Ciudad de México podría no sobrevivir.

Aquí han surgido movimientos musicales, sus instalaciones de madera lo mismo han presenciado el nacimiento de grandes estrellas de la música que efímeras historias de amor surgir. Pero la pandemia ha puesto en riesgo de muerte a este lugar.

Publicidad

Miguel Nieto Applebaum, al frente de este emblemático salón de baile, cuenta en entrevista que no estaban preparados, financiera ni anímicamente para estar tanto tiempo cerrados. Por esa razón han lanzado una campaña de recaudación y rescate para sobrevivir este tiempo.

Se trata de una campaña de aportaciones que se traduce en una preventa de boletos que se harán efectivos cuando el salón vuelva a abrir sus puertas. también se ofertan algunas entradas para eventos especiales y, en el caso de donaciones mayores a los 10 mil pesos, se colocará una placa con el nombre del donante adosada a la pared del Salón Los Ángeles.

Sobre esta campaña convocada en redes sociales, su propietario aclara que se toda aportación será facturada ya que no será un proceso realizado a través de donatarias. Con la leyenda ¡Que no pare el baile! se lanzó hace algunas semanas esta cruzada de recaudación, la cual ha recibido ya algunos aportes, incluidos algunos provenientes del extrangero.

Miguel Nieto, cuenta que de forma directa en nómina son 25 familias afectadas, sin embargo calcula que podría extenderse hasta 150 personas considerando las orquestas que se presentan, un promedio de seis por semana, sin considerar a quienes tienen negocios en la cuadra en que se ubica el salón y que se ven beneficiados por el flujo de asistentes.

Publicidad

Para su propietario hay dos factores a considerar, por un lado, el Salón Los Ángeles es un lugar de carácter histórico y de importancia para la cultura popular de la capital mexicana. Ha protagonizado el inicio de movimientos de ritmos como el mambo, el cha cha cha, la cumbia mexicana, es el primer lugar donde tocó la Sonora Santanera, o Rigo Tovar, toda la salsa con la Sonora Matancera y Celia Cruz.

Pero, aclara Miguel Nieto, “lo más importante es que, siendo un lugar vivo, también participa de la economía popular del barrio, de la promoción de nuevos grupos, de promover la salud a través del baile para las personas de la tercera edad”.

Otros retos llegarán con la sobrevivencia, explica Miguel Nieto. La nueva normalidad plantea una modificación sustancial a la esencia de este salón de baile. El propietario habla de nuevos mecanismos para poder recibir a los bailarines que anteriormente podrían navegar libremente por la pista, hoy tendrán que ceñirse a un espacio delimitado, una cuadrícula para que cada pareja cuente con un perímetro seguro de baile como medida de distanciamiento social.

Cercanos a cumplir 85 años de vida, este espacio que ha estado en la familia Nieto por tres generaciones, buscará el apoyo de su público para evitar, en el último de los casos, cerrar y construir un edificio, poniendo fin al emblemático local de baile y a su lema: Quien no conoce Los Ángeles, no conoce México.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad