Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

31 mujeres que amamos full
31 mujeres que amamos full

Carta abierta a Elena Reygadas, una de las 31 mujeres que amamos

Una vivencia y encuentros que quedaron para la posteridad.
jueves 09 marzo 2017
Elena Reygadas, 31 mujeres que amamos
Elena Reygadas, 31 mujeres que amamos Elena Reygadas (Foto: Marco Marcovich)

Conocí a Elena en Monterrey, en la inauguración del restaurante Romero & Azahar en 2013. Estaba muy emocionado porque, por fin, podría presentarme con ella. Nos habíamos visto en un par de ocasiones pero no lo suficiente como para que ella me recordara. Caminamos por la calle de un restaurante a otro bajo el sol de San Pedro. Platicamos de muchas cosas y, en uniforme de fan, le conté lo mucho que me gustaba su granizado de tuna roja con pitahaya y espuma de pulque que le había probado años atrás en Oaxaca. No supe si lo había registrado, pues Elena, como toda mente creativa, tiene la capacidad de escucharte a pesar de tener la cabeza fija en otro asunto.

Para mí fue ese postre, pero todos hemos tenido una razón para amarla. ¿Quién se atrevería a hablar mal de su pan de cada día? ¿Del punto de cocción de sus pastas? ¿De la pizza de nduja de Lardo? ¿De su forma de voltearnos la cabeza con sus postre con cara de ensalada? ¿De su sonrisa?

Publicidad

Elena se puso en plan celebridad –por más que ella lo aborrezca– cuando la lista The World’s 50 Best Restaurants, en su versión latinoamericana, la colocó como la mejor chef de Latinoamérica. Seguro nosotros le dimos más importancia. Y ese es un costal de orgullo mexicano que siempre estaremos dispuestos a cargar por ella. De últimas no hemos tenido tanto de Elena como quisiéramos. Seguramente es una decisión personal. Si hay algo que respeta, como me dijo alguna vez en la Kurimanzutto, son sus espacios. Ahí estaremos cuando decida volver.

La última vez que la vi fue en Rosetta. Me regañó por pedir lo mismo de siempre –me es difícil no sucumbir ante el tagliatelle de salchicha italiana y chile de árbol– y, aun así, sin pedirlo, me mandó de postre un granizado de tuna roja con pitahaya y espuma de pulque. “Yo sé que ese te gusta”.

Yo también amo a Elena Reygadas.

Publicidad