Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Piel sensible? Te decimos cómo cuidarla del sol

La piel sensible tiene necesidades especiales en todas las épocas, pero en verano se multiplican; por eso la elección de un buen protector solar no es una decisión que debas tomar a la ligera.
Foto vía Instagram

La piel sensible es muy común tanto en mujeres como en hombres alrededor de todo el mundo, y si te encuentras dentro de este grupo, debes de tener en mente que es muy posible que no todas las cremas ni protectores solares sean para ti. ¿El motivo? En muchas ocasiones pueden provocar enrojecimiento, salpullido, comezón o ardor.

Si te ha pasado, no te preocupes, solamente ten en cuenta que de ahora en adelante deberás aprender a leer los empaques de los productos para asegurarte de tener el indicado para ti.

Publicidad

Los días más calurosos del año siempre traen diferentes retos para el cuidado de la piel, principalmente porque se trata de la temporada más húmeda. Además hay que protegerla de los rayos UVA y UVB que emite la luz del sol. Por eso tu mejor aliado siempre va a ser un buen protector solar, sobre todo si tiene una cobertura mayor a SPF 50 , como el CETAPHIL SUN gel ligero FPS 50+ para piel mixta a grasa. Toma en cuenta que para que su función sea realmente eficaz hay que re-aplicarlo cada cuatro horas.

¿Cómo elegir el adecuado para ti? Ya que tengas la certeza de que tu piel es sensible, entonces es momento de decidir si quieres usar uno que sea químico o físico. Nosotros te recomendamos optar por un protector físico ya que no penetra la piel (por lo que no produce irritación) y únicamente crea un tipo escudo por encima de tu rostro. El PHOTODERM MAX LECHE FAMILIAR PIEL SENSIBLE SPF50+ de Bioderma es un infalible.

Publicidad

En un clima cálido y húmedo, las glándulas sebáceas tienden a producir grasa de forma excesiva, lo que provoca que la piel se sienta extra grasosa. Aparte de esto, cuando el sudor se mezcla con las bacterias y aceites en la piel, puede tapar los poros y conducir a brotes, sobre todo en aquellas con tendencia a sufrir acné.

Algo que puedes hacer para evitar esto es retirar el sudor de la piel con una toalla o pañuelo limpio –dando toques, no frotes, ya que eso puede causar irritación–. Al final del día usa un limpiador suave en espuma que ayude a balancear y controle la producción natural de grasa, sin resecar la piel. Opta por maquillaje en versiones oil-free o ligera, no comedogénico para que no obstruya los poros.

¡Hidratación ante todo! Sí, es algo básico, y puedes lograrlo a través de una rutina completa de auto-cuidado con ngredientes como ácido hialurónico, vitamina C y antioxidantes, y un limpiador sin alcohol que se adecue a las necesidades de tu piel.

Recuerda que cada quien tiene necesidades diferentes en la piel por lo que no todos los productos nos funcionan igual, así que para estar completamente segura de que utilizas el adecuado, corre con un dermatólogo experto en el tema.

Publicidad
Publicidad

Visita Nuestras Galerías

Publicidad