Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El ABC para cuidar tu piel de las bajas temperaturas

No dejes que tu piel se vea sin vida. Apuesta por los productos necesarios y regrésale luminosidad.
miércoles 15 enero 2020
Foto Anylú Hinojosa

Enero y finales de febrero son casi siempre los meses más fríos del año, por eso cuidar la piel en estos días será más importante; de lo contrario podría haber descamación y resequedad intensa.

Usar los productos adecuados es más importante de lo que crees, sobre todo si quieres darle un shot de hidratación a la piel en esos días bajo cero.

Publicidad

Ser mucho más conscientes con nuestra rutina de belleza y aplicar sueros y cremas son el secreto para que el órgano más grande de nuestro cuerpo no sufra estragos como la aparición de arrugas. ¿El motivo? La piel demasiado seca hace más notables las líneas de expresión.

“Los baños cortos (no más de diez minutos) con agua tibia serán clave en tu rutina para cuidar la piel durante esta época; al terminar, aplica cremas hidratantes de manera abundante en todo el cuerpo, poniendo mucha atención en zonas como las manos”, asegura la doctora Teresa Alonso. Además, afirma que la ropa que utilizas también tiene un papel importante, por lo que recomienda que sea de materiales naturales como el algodón, ya que las fibras sintéticas también pueden ocasionar irritación. Para la experta en piel, las mejores cremas serán las que más componentes humectantes tengan, ya que favorecen un adecuado almacenamiento de agua epidérmica.

pielbajocero.png
Foto Anylú Hinojosa

Publicidad

Otro punto a tomar en cuenta es el protector solar. Muchas veces, cuando hace frío, nos olvidamos de este gran aliado, y olvidamos que 90% de los rayos UV atraviesan las nubes; de hecho, no importa que no salgas de tu casa, sí o sí debes aplicar una capa al iniciar tu día y reaplicar cada cuatro horas. Los productos con SPF son un must, sobre todo si te vas de vacaciones o si vives en lugares en donde hay superficies como arena, agua o nieve, ya que éstas reflejan mucho más los rayos del sol.

En muchas ocasiones ponemos atención solamente a áreas como la cara, los brazos y las piernas, pero no podemos olvidar que otras zonas del cuerpo, como las manos y los labios, también se ven afectadas y merecen el mismo cuidado. Opta por bálsamos que tengan ingredientes no irritantes como ceramidas, aceites minerales y petrolato.

No se trata de cambiar drásticamente tu rutina de cuidado de piel, simplemente de hacer todo lo posible para que ésta siempre se vea y se sienta suave, perfecta e hidratada.

Publicidad
Publicidad