&#39Mi dinero no es mal habido, como el de él&#39, Aramburuzabala

Después de conceder una entrevista a Reforma en la que apunta que Joaquín López-Dóriga amenazó con destruirla a través de los medios, es ahora a Proceso a la que le cuenta más del incidente.
Después de conceder una entrevista a Reforma en la que apunta que Joaquín López-Dóriga amenazó con destruirla a través de los medios, es ahora a Proceso a la que le cuenta más del incidente.
 Después de conceder una entrevista a Reforma en la que apunta que Joaquín López-Dóriga amenazó con destruirla a través de los medios, es ahora a Proceso a la que le cuenta más del incidente.

Todo empezó a mediados de agosto cuando la inmobiliaria Abilia, propiedad de la empresaria María Asunción Aramburuzabala, denunció por extorsión a Teresa Adriana Pérez Romo, esposa del periodista Joaquín López-Dóriga, quien junto con sus vecinas Paloma Carrera Baños y Gabriela Torres Ramírez exigían 5 millones de dólares a cambio de no impedir la construcción de 122 departamentos en Rubén Darío 225, Polanco.

A Reforma, Aramburuzabala le contó: "Él me amenazó de que si yo hablaba, sabría lo que es tener el rigor de todos los medios sobre mí y me iban a destrozar, cosa que me causó un gusto infinito porque, mientras más lo publique y más lo hablen, más gente sabrá lo que ellos están haciendo".

Ahora, la heredera de Grupo Modelo cuenta a Proceso las amenazas que, afirma, le hicieron para difamarla a través del noticiero conducido por Joaquín López-Dóriga. "Nunca en 24 años (dentro del negocio inmobiliario) me había sucedido algo así", dice la empresaria.

Notas relacionadas:

`(Joaquín López-Dóriga) me amenazó´ Aramburuzabala

"Esto comenzó con la defensa de un desarrollo inmobiliario, pero se ha convertido en un tema más grande. Es un caso de cómo la corrupción puede inhibir la inversión en la Ciudad de México. Yo tengo más de mil millones de dólares de inversión en 14 desarrollos y me tratan como si fuera narcotraficante. Hay un enorme abuso del poder que le da a un locutor el tener acceso a un medio. Ese poder es utilizado para enriquecerse, para extorsionar".

Pero además de esto, Aramburuzabala dijo estar firme en lo que piensa hacer al respecto y el mensaje que le hizo llegar al conductor de Televisa: "Yo estoy litigando en tribunales, no en medios. Lo que estoy haciendo es exponer tu modus operandi, tu porquería".

Sin embargo, el artículo de la revista no terminó ahí, pues después de preguntarle sobre lo que opinaba al respecto de las columnas en las que López-Dóriga la llama ‘niña rica' que ‘desde su multimillonaria soledad envidia la felicidad ajena', la empresaria contestó: "No me da vergüenza que me diga niña rica porque soy heredera de un gran imperio fundado por mi abuelo. A mí no me dan vergüenza mis orígenes. Soy rica, pero no soy inútil y mucho menos corrupta. Mi dinero no es mal habido, como el de él".

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas