Enrique Peña Nieto,
el `Golden Boy´ de Atlacomulco
Iván Pasillas @Iv_Moony
Lunes 02 de julio de 2012 a las 09:20
El adolescente que soñaba con convertirse en gobernador del Estado de México ahora es el Presidente de México. ¿Conoces su historia de vida y carrera?

PRIMEROS AÑOS DE SU VIDA

Un muy joven Enrique Peña Nieto
Un muy joven Enrique Peña Nieto (Foto: Archivo Quién)

 

Enrique Peña Nieto nace en Atlacomulco un 20 de julio de 1966, hijo de Enrique Peña del Mazo y María del Socorro Nieto Sánchez. Años antes de su nacimiento, su familia (por parte de su mamá y de su papá) ya se encontraba intrínsecamente ligada al mundo de la política. Por parte de María del Socorro, hija de Enrique Nieto Montiel, se encuentra enlazado a Arturo Montiel Rojas, y por parte de Peña del Mazo a Alfredo González del Mazo.

 

Peña Nieto hizo referencia a esta tierna etapa de su vida en spots que realizó durante su campaña, en los cuales recuerda a su abuela, la casa en la que creció e incluso el pan de nata que gustaba de comer cuando era pequeño. "Tengo un grato recuerdo de mi infancia aquí en Atlacomulco", expresa en ellos.

 

Recuerda también a sus hermanos Verónica, Ana Cecilia y Arturo, a los cuales les lleva algunos años (a la menor, incluso 12). Al último, su hermano menor, lo considera su "mejor amigo", y hablando de su infancia rememora aquellas épocas en las que solía jugar futbol callejero con él.

 

Pero el soccer no era su única pasión, de joven, el ahora papá de siete, podía pasar horas jugando ajedrez con sus compañeros de clase.

 

Para cuando entró a secundaria (en el colegio Argos de Metepec), Enrique Peña Nieto ya estaba convencido de que quería ser dirigente político. Maestros suyos de esta época han asegurado que desde ese entonces su respuesta a la pregunta, "¿Qué quieres ser de grande?" era "Gobernador del Estado de México." Él al respecto ha comentado: "Por aquel tiempo participé en algunos proyectos de la escuela, haciéndome pasar por político, recuerdo que ahí comenzó mi aspiración por trabajar en la política. Representé a mi grupo en la ceremonia de graduación de la secundaria y luego en la preparatoria, pero no más allá de eso. Continué mis estudios, no me distraje mientras fui estudiante."

 

Enrique Peña Nieto cariñoso con su mamá
Enrique Peña Nieto cariñoso con su mamá (Foto: Archivo Quién)

Laura Villar, amiga de su madre, asegura que desde que era estudiante solía hacerle promesas a sus compañeros y firmaba papelitos como promesa de que las cumpliría. De ahí que su lema de campaña, "Te lo firmo y te lo cumplo", nazca de tiempos en los que Peña Nieto aún no cumplía ni siquiera la mayoría de edad.

 

Una vez terminados sus estudios en preparatoria (en el Instituto Cultural Paideia de Toluca), el candidato electo de México continuó su preparación en la Universidad Panamericana, donde estudió derecho. Su tesis fue titulada, "El presidencialismo mexicano y Álvaro Obregón", muy comentada debido a que fue dedicada al polémico Arturo Montiel.

 

Fue a los 18 años, en 1984, que Enrique Peña Nieto finalmente decidió hacer algo respecto a su pasión por la política y se afilió al PRI, como tantos parientes suyos lo hicieron anteriormente. Teniendo la gobernatura del Estado de México como meta próxima. Ya con el peinado que lo caracteriza actualmente, el Golden Boy había nacido de manera oficial.

 

LA DEBILIDAD DE PEÑA: LAS MUJERES

 

La esposa

Enrique Peña Nieto con Mónica Pretelini
Enrique Peña Nieto con Mónica Pretelini (Foto: Archivo Quién)

 

Fue en 1993 que Enrique Peña Nieto se presentó con su primer esposa, Mónica Pretelini, a quien conoció en el Mesón del Caballo Bayo, en plena campaña de Emilio Chuayffet. Ella era presidenta de la Asociación de Colonos de Tecamachalco y él trabajaba como tesorero del Comité de Financiamiento del C.D.E. del P.R.I.

 

Apenas ocho meses después de haber iniciado su noviazgo, Peña y Pretelini se unieron en matrimonio el 12 de febrero de 1994. La misa tomó lugar en la iglesia de Santa Teresita en las Lomas de Chapultepec y la recepción en el hotel Nikko.

 

Desde el primer instante en que se conocieron, Mónica se convirtió en el pilar de Peña Nieto y se dedicó a apoyar ciegamente la carrera del candidato; pese a las infidelidades que tiempo después fueron hechas públicas y que Pretelini calló durante los casi 13 años que se mantuvo a su lado. De esta unión nacieron los tres hijos presidenciables: Paulina, Alejandro y la pequeña Nicole.

Nunca le faltó el apoyo de su mujer
Nunca le faltó el apoyo de su mujer (Foto: Archivo Quién)

 

La tragedia golpeó a la familia Peña-Pretelini cuando en enero de 2007, Mónica falleciera de un paro respiratorio. Sobre este  inesperado luto, el futuro Presidente de México comentó a la revista Quién: "Hablé con ella cuando iba del DF hacia la casa de gobierno (el miércoles 10 de enero de 2007). Le dije que llegaba en media hora. Yo estaba en Santa Fe. En cuanto llegué, subí a nuestro cuarto. Entré al baño, preparé la ropa del día siguiente y cuando me acerqué a la cama, Mónica estaba en completo paro respiratorio. Salí como loco pidiendo auxilio, llegó la ambulancia y nos fuimos de emergencia al Centro Médico de Toluca. Los doctores lograron que recuperara sus signos vitales, pero al momento de hacer la tomografía encontraron que tenía muerte cerebral. La trasladaron al Hospital ABC de Santa Fe, donde el doctor Paul Shkurovich confirmó que ya no había ninguna esperanza."

 

Cuando sucedió la lamentable muerte de Mónica, a sus 44 años de edad,  Paulina, Alejandro y Nicole quedaron con las edades de 11 años, 9 y siete, respectivamente, y Peña, dijo en entrevista con Quién pocos meses después del suceso que no lograba adaptarse a ser papá soltero, sin embargo agradecía contar con la ayuda de sus suegros, Olga Sáenz Jiménez y  Hugo Pretelini Hernández, quienes se habían mudado a la casa de gobierno del Estado de México.

 

La amante enojada

Maritza Díaz, la amante incómoda
Maritza Díaz, la amante incómoda (Foto: Archivo Quién)

 

Pese a haber mantenido la imagen del matrimonio perfecto con Mónica Pretelini, Enrique Peña Nieto escondió un par de amores extra-maritales, entre ellos uno que vivió con Maritza Díaz Hernández durante el gobierno de su tío Arturo Montiel. De este idilio nació el cuarto hijo del Presidente, Diego, quien en 2005 fue registrado en Estados Unidos por petición del mismo Peña, que prefirió ver a su hijo nacer lejos del país con tal de no afectar su campaña por la gobernatura del estado.

 

Los problemas de paternidad con el hijo de Maritza Díaz han perseguido a Peña Nieto desde entonces. El priísta aceptó registrarlo como hijo suyo en el año 2010, pero su ex amante no se ha quedado callada sobre el distanciamiento de éste con el pequeño Diego y ha reclamado constantemente en su red social la falta de reconocimiento y seguridad que vive el niño. "EPN se reunió con Joe Biden (vicepresidente de Estados Unidos). Ojalá le hayas comentado el asunto de tu hijo menor que tienes pendiente en USA. Es una responsabilidad que no has asumido", anunció apenas en marzo pasado.

 

A pesar del claro rencor que guarda Díaz Hernández hacia el próximo Presidente de la República, la ex amante ha rechazado dar entrevistas a los medios que la han buscado, incluso en televisión, alegando que duda "mucho que Televisa ponga por encima de @EPN los derechos de niño de una mujer, de una madre."

 

Su amor fugaz

Yessica de Lamadrid
Yessica de Lamadrid (Foto: Archivo Quién)

 

Por esas mismas fechas (2005), Enrique Peña Nieto conoció a Yessica de Lamadrid Téllez, quien trabajaba en la campaña del candidato por la gobernatura del Edomex, por parte de una agencia de marketing contratada de manera externa para idear la estrategia del candidato. El "Golden Boy" inició una nueva relación extra-marital con dicha empleada suya, con quien procreó un niño quien falleciera de cáncer en el año 2007.

 

Aunque la relación con Yessica de Lamadrid no perduró, el nombre de su ex amante reapareció recientemente ante los medios, cuando el periódico The Guardian publicó evidencia de unos documentos, firmados por la misma Yessica en los que se hace evidente la manipulación de Televisa dentro de su programación contra el ex candidato del PRD, Andrés Manuel López Obrador.

 

 

Amor a distancia

Rebecca Solano y Enrique Peña Nieto
Rebecca Solano y Enrique Peña Nieto (Foto: Archivo Quién)

 

Luego de la muerte de su primera esposa, Enrique Peña Nieto se dio una nueva oportunidad en el amor con Rebecca Solano, de 40 años de edad, a quien conoció en 2008. La madre divorciada de dos niños (una de 14 y uno de 7) trabajaba como conductora para la televisora Transforma T de Televisa Monterrey y rápidamente inició un noviazgo con el  -ya para ese entonces- gobernador del Estado de México.

 

La relación amorosa duró un año, durante el cual la pareja se vio obligada a abrirse espacio en una muy ocupada agenda que los llevaba desde Toluca hasta Nuevo León y, de acuerdo, al libro "Las mujeres de Peña Nieto" de Beto Tavira, el gobernador dejó a su novia por problemas de celos que surgieron a raíz de que él conociera a su actual esposa, Angélica Rivera.

 

¿Noviazgo?

La relación más corta que vivió Peña Nieto lo hizo con Nora Sotocampa González. A ella la conoció poco después de haber terminado su noviazgo con Rebecca Solano y, de acuerdo a "Peña Nieto y sus mujeres", la pareja no logró prosperar debido a que ella jamás se sintió del todo cómoda con el mundo al que la introdujo EPN. De cualquier manera, el 28 de junio de 2008, el candidato electo asistió a la boda de Pablo Escudero y Sylvana Beltrones (Hija de Manlio Fabio) de la mano de Nora.

 

Su actual amor

Enrique Peña Nieto y su Primera Dama, Angélica Rivera
Enrique Peña Nieto y su Primera Dama, Angélica Rivera (Foto: Archivo Quién)

 

El mismo año, grabando spots para promocionar al Estado de México, Enrique Peña Nieto y la futura Primera Dama, Angélica Rivera, se conocen y empiezan a salir (incluso cuando EPN no había cerrado ciclo con Rebecca Solano). Fue el 3 de octubre de 2008 que la revista Quién confirmó el noviazgo del Gobernador con la actriz y a partir de ese momento se convierten en personajes favoritos de la prensa rosa.

 

En exclusiva para la revista Quién, Angélica Rivera comentó lo siguiente sobre su primera cita con el priísta: "La cita fue a las 9 de la noche y yo estaba muy nerviosa porque después de haber tenido una relación de 16 años con mi exmarido, José Alberto Castro, con el que me fui a vivir a los 20 años, en la vida había salido con alguien (...) Nos quedamos desde las 9 de la noche hasta la una de la mañana platicando. La verdad la pasamos muy bien y cuando nos despedimos quedamos en volver a vernos pronto."

 

Los rumores de boda comenzaron una vez que la actriz inició trámite para anular su matrimonio religioso con el Güero Castro, y luego de anunciarle sus futuras nupcias al Papa Benedicto XVI, durante una audiencia en el Vaticano, el ahora padre de seis (siete, contando a Diego) hizo oficial el compromiso en septiembre del 2010.

Angélica Rivera con sus hijas aún niñas
Angélica Rivera con sus hijas aún niñas (Foto: Archivo Quién)

 

Para finales de ese mismo año, el 27 de noviembre, "La Gaviota" y el "Golden Boy" caminaron mano a mano hacia el altar en la catedral de Toluca. La ceremonia se convierte en el evento del año, al que asisten puntualmente los seis hijos de la pareja (tres de él, tres de ella). Paulina Peña Pretelini, hija mayor del candidato electo, entregó a su padre, mientras que Alejandro (también hijo de Enrique) hizo lo propio con Angélica Rivera.

 

La nota se la llevó la cantante Lucero al dedicar un tema a los novios. Desde el momento de jurarse amor eterno, "La Gaviota" ha permanecido al lado de Enrique Peña Nieto en todo tipo de evento y, a pesar de haber combatido contra varios rumores que acusaban el matrimonio de "falso y arreglado"; y el escándalo provocado por Laura Zapata en Twitter luego de que asegurara que el Licenciado Peña había golpeado a su mujer, este primero de diciembre, Rivera se parará a un lado de su esposo como Primera Dama del país.

 

 

SU CARRERA POLÍTICA

 

Fue su padre, Enrique Peña del Mazo, quien primero impulsó la pasión de Peña Nieto por la política, llevándolo a las giras de Jorge Jiménez Cantú (amigo de la familia) por el Edomex. Posteriormente, a sus quince años de edad, el actual esposo de Angélica Rivera se inició en el juego de campañas al convertirse en repartidor de propaganda proselitista a favor de su pariente, Arturo Montiel (predecesor de Peña en el cargo de gobernador.)

 

Fue en 1990 -mismo año en que recibe su título de posgrado en Administración de Empresas por parte del TEC de Monterrey- que comienza a desempeñarse como secretario del Movimiento Ciudadano de la Zona I del Comité Directivo Estatal de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares; pero fue su relación con Emilio Chuayffet la que verdaderamente sirvió como escalón de ascenso en su carrera política.

 

En 1993 se convierte en tesorero del Comité de Financiamiento del Comité Directivo Estatal del PRI en la campaña del entonces candidato a gobernador. Y es durante la gestión de Chuayfett que Peña Nieto representa importantes papeles como secretario particular del secretario de Desarrollo Económico del gobierno del Estado de México, Juan José Guerra Abud, y subsecretario de Gobierno del Estado de México. Es su cercana relación con el ex Secretario de Gobernación la que le sirve como escalafón al inicio de su carrera (de hecho, en Julio de 2009 es elegido por la hija de Emilio Chuayffet, Carolina, como testigo en su boda).

 

Carlos Salinas, Beatriz Paredes, Enrique Peña Nieto y Emilio Chuayffet
Carlos Salinas, Beatriz Paredes, Enrique Peña Nieto y Emilio Chuayffet, anfitrión de esa noche por la boda de su hija. (Foto: Archivo Quién)

 

Posteriormente es Arturo Montiel Rojas quién le extiende el brazo nombrándolo secretario de Administración. Para el año 2003, el virtual Presidente de México había encontrado un lugar en las curules, como diputado local por el distrito de Atlacomulco de la LV Legislatura, y un año después preside la Junta de Coordinación Política del Congreso Local.

 

A pesar de haber sido elegido precandidato por parte del PRI para la gobernatura del Edomex al lado de gente como Carlos Hank Rhon e Isidro Pastor Medrano, es finalmente Peña Nieto el único en registrarse y protestar en febrero del 2005 (y posteriormente en abril por parte del Partido Verde) y lanzarse en campaña contra los candidatos del PAN, Rubén Mendoza Ayala y PRD, Yeidckol Polevnsky.

 

El 3 de julio de ese mismo año triunfa en las elecciones con el 49% de los votos a su favor y rinde protesta como Gobernador del Estado de México el 15 de septiembre.

 

Durante su gestión, el entonces Gobernador se dedicó a cumplir los 608 compromisos que había firmado durante su campaña, pero en el año 2006 el escándalo tocó a su puerta bajo el nombre de San Salvador Atenco. Luego del conflicto en la localidad, las autoridades y el gobierno de Peña Nieto fueron acusados de abusos por parte de las fuerzas municipales y estatales; cuestión que llevó a EPN a buscar defensa ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Este mismo evento fue cuestión de polémica una vez iniciada su candidatura por la Presidencia de la República en el 2012, especialmente con grupos como #YoSoy132.

 

La controversia no resultó del todo ajena al ex Gobernador del Edomex, pues también durante su gestión sufrió un encontronazo con líderes sindicales del INAH al intentar montar un show de luces y sonido en las pirámides de Teotihuacán, y el 22 de marzo del 2010, la desaparición de la pequeña Paulette pone en duda el procedimiento ministerial y levanta enojos entre la población.

 

 

RUMBO A LOS PINOS

Enrique Peña Nieto, futuro Presidente de México
Enrique Peña Nieto, futuro Presidente de México (Foto: Archivo Quién)

 

Una vez terminado su tiempo al frente del Estado de México, Peña Nieto busca inmediatamente la precandidatura como candidato a la presidencia de la República en noviembre de 2011. No existiendo ningún otro rival por parte del Partido Revolucionario Institucional, el 12 de marzo de 2012 protesta como el candidato oficial de partido en alianza con el PVEM.

 

Su campaña inicia el 30 de marzo con un evento masivo organizado en Jalisco bajo el lema "Te lo firmo y te lo cumplo", pero se ve rápidamente empañada por una serie de tropezones que lo llevan a convertirse en la parodia de moda en diversas redes sociales. La primera de estas "eventualidades" sucede en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, cuando confunde al autor Carlos Fuentes con Enrique Krauze y posteriormente se ve completamente incapaz de recordar el nombre de ningún libro que hubiera leído de manera reciente.

 

Siendo el anteriormente mencionado uno de los escándalos más grandes durante su campaña, Peña Nieto se vio obligado a librar otros tropezones (el precio de la tortilla, un video de él hablando en inglés y la crítica a un tweet de su hija Paulina en la que la palabra "prole" es usada como insulto) para poder mantener su lugar en las encuestas. Pero es el movimiento #YoSoy132 contra su candidatura su mayor obstáculo los meses de mayo y junio previo a las elecciones. Movimiento que inicia luego de la visita del candidato a la Universidad Iberoamericana y que va tomando fuerza a través de Twitter y Facebook especialmente entre los jóvenes.

 

A pesar de dichas dificultades, la noche del primero de julio de 2012, el consejero presidente del Instituto Federal Electoral, Leonardo Valdez, anunció lo que todas las encuestadoras anticiparon hace meses y los sondeos de salida horas antes: el candidato del PRI y del Partido Verde virtualmente ganó la elección presidencial según el conteo rápido del árbitro electoral, que le dio entre 37.93 y 38.55% de las preferencias.

 

OFICIAL GANADOR

Finalmente fue la noche del 30 de agosto de 2012, dos meses después de las elecciones, que Enrique Peña Nieto fue declarado Presidente electo de México por unanimidad de los siete integrantes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que consideraron infundada la apelación que el Movimiento Progresista -formado por el PRD, PT y Movimiento Ciudadano- presentó para anular la elección.

El 1 de diciembre de 2012 el presidente Felipe Calderón Hinojosa entregó el mando de la fuerza pública al presidente electo Enrique Peña Nieto, en el marco de la ceremonia “Entrega de Mando”, en el Patio de Honor de Palacio Nacional.