Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

A falta de seguridad, vecinos Meghan y Harry crean protocolo para cuidarlos

Al parecer, los paparazzis provocaron que los vecinos de los Sussex se organizaran para cuidar de la pareja y su hijo Archie Harrison.
martes 03 marzo 2020
Príncipe Harry y Meghan Markle
Príncipe Harry y Meghan Markle ahora son cobijados por sus nuevos vecinos.

Uno de los principales objetivos de la mudanza de Meghan Markle y el príncipe Harry a Canadá, era alejarse del hostigamiento que los medios de comunicación les han provocado desde que anunciaron su compromiso, en noviembre de 2017.

Sin embargo, a su llegada a Canadá las cosas no fueron muy distintas a como eran en Reino Unido, de hecho, casi de inmediato, un grupo de paparazzis se instalaron afuera de su propiedad para capturar la mejor imagen de la pareja y su hijo, Archie Harrison.

Publicidad

Ante este hecho, los vecinos de la pareja se organizaron para protegerlos de las cámaras y los medios de comunicación. De acuerdo con el diario Telegraph, los vecinos de Meghan y Harry los han acogido muy bien, han hecho todo lo posible para contener la atención hacia la pareja, incluso han solicitado la ayuda de las autoridades, a pesar de que las autoridades canadienses dejaron muy claro que no pagarían el costo de su seguridad, su intención es que no van a dejar que los Sussex sufran ningún riesgo.

Una de las primeras medidas que se revelaron, es el aumento de vegetación en la zona, con la intención de impedir que las cámaras logren captar algún aspecto de la privacidad de Meghan y Harry. La iniciativa contempla la plantación considerable de rododendros, una especie de arbusto con flores estacionales, que además de dar color a la propiedad, también creará una cerca alrededor de la mansión de la pareja.

Publicidad

Otra medida que se quiere aplicar es la instalación de señales de tránsito, que limiten el tráfico a los que no son residentes de la zona. Pero no solo los vecinos quieren implementar sus propias medidas de seguridad, también Deep Cove Market -el café al que Harry va regularmente para comer sándwiches- se declaró como establecimiento libre de paparazzis. Los trabajadores tienen la encomienda de no dejar que los fotógrafos ronden el lugar.

También hicieron un grupo en Facebook en el que revelan las ubicaciones de los fotógrafos y periodistas, que estén dentro de la zona. Recientemente, un taxista se negó a llevar un grupo de turistas japoneses que querían tomarse fotos afuera de la residencia de Meghan y Harry. Según el diario inglés, cuando la exactriz se enteró de la acción de este hombre se puso en contacto con él para agradecerle, “Fue dulce, real y sincera”.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad