Kate y Guillermo son recibidos por 7 mil neozelandeses

El día de ayer miles de personas recibieron con cariño a los duques de Cambridge durante su cuarto día de gira real por dicho país, en donde como de costumbre brillaron con su presencia.
 El día de ayer miles de personas recibieron con cariño a los duques de Cambridge durante su cuarto día de gira real por dicho país, en donde como de costumbre brillaron con su presencia.  (Foto: Getty Images)

Kate Middelton y el príncipe Guillermo dejaron Wellington y volaron a la ciudad de Blenheim. El motivo principal de su visita fue el 100 º aniversario de la Primera Guerra Mundial, de ahí tuvieron más eventos.

Poco después de las 10:30, hora de Nueva Zelanda, los Duques fueron hacía su primer evento oficial del día. La gente que sabía que iban a estar ahí llegaron desde temprano, incluso llegaron a verlos alrededor de 7 mil personas (un tercio de la población de dicha ciudad). Al llegar a Seymour Square pudimos ver que la Duquesa utilizaba uno de sus colores favoritos, el azul.


Kate y Guillermo celebrando el aniversario 100 de la 1GM y saludando a las miles de personas que se dieron lugar.
 Kate y Guillermo celebrando el aniversario 100 de la 1GM y saludando a las miles de personas que se dieron lugar.  (Foto: Getty Images)

Para esta ocasión Kate escogió un abrigo de Alexander McQueen de la temporada primavera verano 2014, éste tenía un corte tipo peplum con cinturón a juego y lo acompaño con unos zapatos de gamuza y clutch a juego en un azul marino. Así mismo traía los aretes que le hacen juego con su anillo de compromiso, zafiro y diamantes (se cree que pertenecieron a Diana). Además sorprendió ya que para este evento decidió llevar el pelo recogido en una "ponytail". Tanto Guillermo como Kate traían unos poppy pins (flor amapola) por las personas que han muerto en las guerras y Guillermo portaba unas medallas que la Reina le dio en 2012 con motivo de el Jubileo de Diamante de la Reina.

Lo primero que hicieron fue llevar una ofrenda al Monumento a los Caídos de la ciudad que se encuentra en el centro y ahí se recordó a todos lo que han muerto en guerras. La ofrenda lleva una nota escrita a mano por Guillermo que decía: ' Nunca olvidar aquellos que han pagado el último sacrificio por nuestra libertad. El evento, como de costumbre, tenía un tono sombrío a la misma y Kate y Guillermo siempre mostraron su respeto.

Tras un momento de silencio, Kate paso a saludar y platicar con veteranos de la Segunda Guerra Mundial y algunos conflictos recientes. A pesar de un cielo gris y un poco de mal clima el Duque y la Duquesa brillaron entre las multitudes de Blenheim. Después de cumplir con lo protocolario, Kate y Guillermo pasaron a saludar y a recibir regalos de la gente que se encontraba presente. La Duquesa en especial le dedicó bastante tiempo a los niños que estaban hasta adelante y recibió varios ramos de flores y regalos para George.

Hubo un regalo que seguramente tendrá mucho significado, ya que le dieron uno de los famosos osos de Ty que se hizo en 1997 después de la muerte de Diana, incluso este oso en su etiqueta tiene la firma de la princesa y se llama "Princess". Por otro lado Guillermo recibió una pulsera de la amistad que le dieron algunos niños y bromeó con unas niñas que le comentaron que no habían ido a la escuela con tal de verlo.

Después de pasar bastante tiempo con ellos los Duques de fueron a una comida en privado en Wither Hills Winery en Marlborough y luego hicieron una visita al Centro de Patrimonio Aviación Omaka. El centro cuenta con una exposición llamada "Knights of the Sky" (caballeros del cielo) y hay varios artículos de la colección personal de Sir Peter Jackson

Este fue un evento divertido para la pareja ya que Guillermo recordó sus tiempos como piloto así mismo Sir Peter Jackson les regalo personalmente un pequeño casco de vuelo para el príncipe George. Después de recorrer la exposición salieron a ver los aviones y a pesar del mal tiempo, Guillermo y Kate disfrutaron de un recorrido por las instalaciones. A pesar de la lluvia y de los paraguas Guillermo se subió al asiento de piloto de uno de los aviones.


Los Duques de Cambridge en una exposición de aviones y artefactos de las diferentes guerras. REcibieron un regalo para George.
 Los Duques de Cambridge en una exposición de aviones y artefactos de las diferentes guerras. REcibieron un regalo para George.  (Foto: Getty Images)

Posteriormente regresaron a Wellington para una recepción en la Casa de Gobierno donde se juntaron con el líder de la oposición y el primer ministro. El evento fue organizado por el Gobernador General en el salón de baile de la Casa de Gobierno.

Para esta ocasión la Duquesa de Cambridge llevó un vestido negro de una de sus diseñadoras favoritas, Jenny Packham, que tenía el símbolo de Nueva Zelanda (un especie de helecho) bordado a mano sobre el hombro derecho. Aunque era un diseño sencillo, el vestido no ocultó la gran figura de la madre de George. Decidió acompañarlo con unos pumps negros de Jimmy Choo y un clutch que le hacía juego. Los accesorios que utilizó fueron uno de los regalos que le hizo su suegro, el príncipe Carlos, con motivo de su boda en 2011.

En el evento, Guillermo pronunció un breve discurso a los invitados a la Casa de Gobierno, incluso dio la bienvenida en maorí e hizo algunas bromas sobre su hijo, George. Posteriormente, se reveló un nuevo retrato de Su Majestad la Reina Isabel II, dicho retrato fue pintado por Nick Cuthell , un artista local de Nueva Zelanda. Con todos estos eventos en un solo día nos queda muy claro que Kate y Guillermo son el futuro de la monarquía y que las personas que viven en el extranjero disfrutan de la vista de los Duques y al parecer ellos también disfrutan de los amantes de los cuentos de hadas.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
¿Paris Hilton está lista para hablar en TEDtalks?
No te pierdas
×