Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Lucky Move, la mágica colección de Messika

La maison francesa se inspiró en los medallones que actúan como amuletos y talismanes para crear su nueva línea.
miércoles 04 noviembre 2020
Messika
Messika se inspira en los medallones para su nueva colección.

Los anillos y collares para muchos guardan recuerdos y sentimientos, para otros representan un amuleto que aleja la mala vibra y energías negativas. Estos sirvieron de inspiración para crear Lucky Move, la nueva colección de Messika, la casa que desde 2005 crea joyas inesperadas y novedosas.

Esta nueva línea está integrada por anillos, aretes, collares y cadenas de diferentes tamaños. Su inspiración se nota a simple vista, pues en casi todas las piezas predomina una forma redonda con micropavé que pareciera ser un talismán.

Publicidad

El atractivo de esta colección también se basa en el contraste entre los delicados medallones y el fuerte diseño geométrico del motivo Move, su línea emblemática. Esto brinda una gran opción para combinarlas pues se puede crear un layering de collares,e incluso agregar a este la emblemática cadena mosquetón que la casa reinventa para esta línea.

Publicidad

Los aretes también son un elemento memorable, pues los medallones parecen estar suspendidos de una línea delgada de diamantes que contornea su silueta. Si prefieres los pendientes cortos, un talismán enmarcado por una línea de diamantes y con tres protagonistas en medio, son perfectos para agregar un destello a tu look.

Messika
Aretes Messika en oro amarillo.

Publicidad

Las piezas están hechas por artesanos que se dedican a la joyería desde hace varias generaciones, cuidando cada detalle desde la montura, hasta el pulido. Están disponibles en oro banco, amarillo y rosa, perfectos para ocasiones diferentes.

Eso no es todo, si quieres que sea un talismán casi auténtico, Messika te da la opción de grabar en las piezas nombres, fechas e incluso algunos mensajes cortos.

Tags

Publicidad