Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Michelle Obama impone moda sin mangas

Los vestidos sin mangas de la primera dama marcan tendencia y devuelven el protagonismo a una parte del cuerpo olvidada.
Los vestidos sin mangas de la primera dama marcan tendencia y devuelven el protagonismo a una parte del cuerpo olvidada.
MICHELLE OBAMA Los vestidos sin mangas de la primera dama marcan tendencia y devuelven el protagonismo a una parte del cuerpo olvidada. (Foto: EFE)

La elegancia de Jacqueline Kennedy, el carisma de Hillary Clinton... y los brazos de Michelle Obama. Los vestidos sin mangas de la primera dama marcan tendencia incluso en invierno, y devuelven el protagonismo a una parte del cuerpo olvidada. En pleno invierno, las chaquetas parecen haber desaparecido del armario de la primera dama, e incluso los diarios más prestigiosos se apuntan a comentar las prendas con las que resalta la firmeza de sus brazos. El vaporoso vestido blanco que Michelle vistió en su primera noche en la Casa Blanca fue sólo el principio del reinado de los tirantes. La primera dama exhibió sus brazos en la portada del número de "Vogue" de febrero y en el de "People" de marzo, y remató su declaración de intenciones en su primera foto oficial en la Casa Blanca, con un elegante vestido negro que dejaba los hombros al descubierto. La polémica surgió cuando volvió a renunciar a las mangas en el primer discurso sobre el estado de la Unión ante el Congreso de su marido, el pasado 25 de febrero, a pesar del frío reinante.

“TIENE UNOS BRAZOS DE DIOSA".

Los bloggeros han sido más benéficos en los comentarios hacia la tendencia sin mangas de Michelle.
Los bloggeros han sido más benéficos en los comentarios hacia la tendencia sin mangas de Michelle.
Publicidad


El traje de seda morado de uno de sus diseñadores de cabecera, Narciso Rodríguez, no disminuyó la admiración por su estilo personal, pero sí agitó discusiones sobre si prescindir de mangas en invierno es apropiado, o si se ajusta al protocolo de la mansión ejecutiva. Así, las páginas de diarios como el Chicago Tribune y el Boston Herald cuestionaron al día siguiente que el vestido de Michelle encajara en el ambiente solemne del Capitolio. "Con todos mis respetos, no llevar mangas con el termómetro bajo cero es puro exhibicionismo", sentenció Lauren Beckham Falcone en su columna del Herald. Las reacciones fueron mucho más cálidas en la blogósfera. "Si yo tuviera esos brazos, siempre iría sin mangas", escribió Mary Tomer en su blog "Mrs. O", consagrado al estilo de la primera dama. Esa es también la clave del vestuario de Michelle según Matt Johnson, entrenador personal del gimnasio Washington Sports Club, situado a dos manzanas de la Casa Blanca. "Tiene unos brazos de diosa, perfectamente esculpidos. Si invierte tanto trabajo en tener esos brazos, ¿por qué no va a poder enseñarlos? Es lógico que se vista para realzar su figura".

Publicidad
Los torneados brazos de Michelle no son casualidad: hace ejercicios especiales para mantenerlos en forma.
Los torneados brazos de Michelle no son casualidad: hace ejercicios especiales para mantenerlos en forma.


La rutina de ejercicio de Obama consiste en 90 minutos de gimnasia tres veces a la semana, siempre con un entrenador personal y normalmente a primera hora de la mañana, según sus propias declaraciones a la revista People. Aunque las mujeres estadounidenses trabajan "sobre todo la zona abdominal, que es donde se acumula la grasa", cada vez hay "más clientas que se preocupan por tonificar los brazos", inspiradas por iconos como Madonna, explicó Johnson. Para el entrenador personal, la primera dama cumple todos los requisitos para transformarse en un nuevo modelo físico a seguir. "Puede que no tenga el típico cuerpo de diez, pero es una mujer real que se mantiene en forma. Y eso inspira a muchísimas mujeres", aseguró a Efe. COMPARACIONES CON EL ESTILO "JACKIE".

Publicidad
El estilo único de Michelle es comparado con el de otras primeras damas, como la mítica Jackie Kennedy.
El estilo único de Michelle es comparado con el de otras primeras damas, como la mítica Jackie Kennedy.


Publicidad

Pero, ¿pueden los bíceps de Michelle convertir los tirantes en un clásico también en invierno?. Según Cormac O'Brien, autor del libro "Las vidas secretas de las primeras damas", no es demasiado difícil. "Cuando dos periodistas de Washington inventaron que la mujer de Grover Cleveland (1885-1889 y 1893-1897) había dejado de llevar miriñaque (prenda que da vuelo a las faldas), un básico femenino en la época, miles de mujeres desecharon el suyo", recuerda. Obama tampoco es la primera mujer de un presidente estadounidense que deja la chaqueta en la Casa Blanca. Los vestidos sin mangas de Nancy Reagan se convirtieron en una señal de sofisticación, y los de Jacqueline Kennedy introdujeron a la mujer estadounidense en la despreocupada década de los 60. 'Jackie' despertó una admiración sin precedentes en las mujeres a lo largo y ancho del país. Se convirtió en el paradigma de la elegancia presidencial, y, a los ojos de la opinión pública, ninguna de las que vinieron después fue capaz de igualarla. Sin embargo, cada uno de los modelos de Michelle Obama cosecha comparaciones con el estilo Kennedy en la prensa estadounidense. Y, aunque el encumbramiento pueda ser prematuro, los medios tienen claro que existe el estilo Obama, y que los vestidos sin mangas son sólo la punta del iceberg.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad