La historia Malala, la joven de 17 años que recibió Premio Nobel de la Paz

El Comité Noruego del Nobel concedió a Malala Yousafzai este reconocimiento por su activismo a favor de los derechos de los niños. Aquí te contamos su historia.
El Comité Noruego del Nobel concedió a Malala Yousafzai este reconocimiento por su activismo a favor de los derechos de los niños. Aquí te contamos su historia.
 El Comité Noruego del Nobel concedió a Malala Yousafzai este reconocimiento por su activismo a favor de los derechos de los niños. Aquí te contamos su historia.  (Foto: AFP)

"Los extremistas tienen temor de libros y plumas; tienen temor de las mujeres. Vamos a levantar nuestros libros y plumas: Son nuestras armas más poderosas", pronunció Malala el 12 de julio de 2013 en la Asamblea de la Juventud de las Naciones Unidas, casi un año después de haber recibido un disparo en la cabeza por parte de un Talibán.


Malala Yousafzai.
 Malala Yousafzai.  (Foto: AFP)

A los 10 años, Malala Yousafzai, originaria de Paquistán, leía la saga de "Twilight" con su mejor amiga Moniba y deseaban ser vampiras, su clase favorita era la de química y soñaba con ser médico. Pero al mismo tiempo escribía un blog para el Servicio Urdu de la BBC, firmaba con un seudónimo y en el primer post se leía: "En mi camino a casa desde la escuela escuché a un hombre gritando: ¡Te mataré! Apresuré el paso... pero para mi gran alivio vi que estaba hablando por su móvil y que debía de estar amenazando a otra persona". Para entonces los Talibanes ya habían llegado al Valle Swat, donde ella vivía.


Malala apareció en la revista Time como una de 100 personalidades más influyentes del mundo.
 Malala apareció en la revista Time como una de 100 personalidades más influyentes del mundo.  (Foto: Especial)

Para cuando Malala tenía 13 años era fan de la serie "Ugly Betty", la veía en DVD. En el libro "Yo soy Malala" afirma sobre la producción de Salma Hayek que Betty: "era una chica con una ortodoncia enorme y un corazón también enorme. Me encantó y soñaba con la posibilidad de ir algún día a Nueva York y trabajar en una revista como ella".

Y aunque añoraba esos estereotipos, como cualquier niña de su edad, también estaba más que conciente de la realidad, así lo dijo para el diario El País en 2013: "Me gustaba ver la serie, me gustaba pensar en otro mundo en donde el mayor problema era la moda, quien viste qué ropa, qué sandalias, qué color de lápiz de labios usa tal chica... Mientras por otro lado las mujeres se mueren de hambre y los niños también y azotan a las mujeres y aparecen cuerpos decapitados...".

Como muchas adolescentes, Malala gusta de ver a los jugadores de cricket, en especial de Shahid Afridi: "siempre sale eliminado sin anotar, pero sin embargo todos lo queremos mucho", dijo para El País y agregó: "Está también Roger Federer. Hay muchos (que le gustan), ¡pero eso no significa que me case con ellos!". Y sobre contraer matrimonio, ella respondió con un "Tal vez".

OTRA REALIDAD, SU REALIDAD

Su vida no era como la de otras niñas de su edad, en el valle donde vivía había masacres, así lo contó en entrevista para El País: "Los talibanes se levantaron y empezó el terrorismo, azotaron a las mujeres, asesinaron a las personas, los cuerpos aparecían decapitados en las plazas de Míngora, nuestra ciudad. Destruyeron muchas escuelas, destruyeron las peluquerías, quemaron los televisores, prohibieron que las niñas fueran a la escuela", y sólo algunos se oponían ante los hechos, entre ellos el padre de Malala, Ziauddin Yousafzai, maestro de profesión.

El 9 de octubre de 2012 vivió un cambio radical. Cuando iba de camino al colegio, Malala subió al autobús escolar, como se lo había indicado su madre, ya que para entonces la joven de 15 años ya era conocida dado sus pronunciamientos públicos sobre el derecho de las mujeres a la educación, incluso había hablado del tema en un programa de televisión, por lo tanto era más seguro ir en coche que caminar hasta al instituto.

De pronto dos hombres, con aspecto de universitarios, según recuerda Moniba, detuvieron el vehículo y preguntaron al chofer quién era Malala, acto seguido comenzaron a disparar sobre ella, las niñas que estaban sentadas cerca resultaron heridas, mientras que a Malala la bala le perforó el lado izquierdo del cráneo, mientras que la onda expansiva le destrozó el tímpano, aseguró la agencia AFP.

Malala fue trasladada a un hospital en Peshawar para recibir los primeros auxilios, después fue trasladada a Islamabad, para finalmente ser llevada al hospital Queen Elizabeth, de Birmingham en Inglaterra, donde la indujeron al coma y fue sometida a operaciones de reconstrucción de cráneo y rostro, según informó el doctor David Rosser en rueda de prensa en enero de 2013.


Malala durante su discurso en la ONU en 2013.
 Malala durante su discurso en la ONU en 2013.  (Foto: AFP)

Malala sobrevivió al atentado y, un año después de los hechos, ya con una rehabilitación avanzada dio un conmovedor discurso en la ONU, donde dejó en claro que su lucha por los derechos de los niños continuaría.

La joven paquistaní dijo a la BBC sobre el ataque del Talibán: "Creo que estarán arrepentidos de haberle disparado a Malala. Ahora a ella la escuchan en cada rincón del mundo", y no se equivocó pues esta mañana el mundo se despertó con la noticia de que Malala recibiría el Premio Nobel del la Paz 2014 por su incansable lucha, siendo el personaje más joven y la décimo sexta mujer en recibir esta distinción.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
¿Qué fue lo más desafiante para 'El Fantasma en el Espejo'?
No te pierdas
×