Los malos más malos del cine

Hay actores que dominan el arte de hacer sufrir a sus antagonistas en las películas. Estos son los que hacen que los odiemos pero a la vez los amemos por lo bien que interpretan sus papeles.
 Hay actores que dominan el arte de hacer sufrir a sus antagonistas en las películas. Estos son los que hacen que los odiemos pero a la vez los amemos por lo bien que interpretan sus papeles.  (Foto: Getty Images)

Christoph Waltz


Christoph Waltz
 Christoph Waltz  (Foto: Getty Images)

Es un actor que le debe su fama internacional a Quentin Tarantino pues fue su papel en Inglorious Basterds el que lo puso en la mira del mundo y de las Academias, pues le valió un Oscar, un Golden Globe, un BAFTA, un SAG Award y un premio en el Festival de Cannes.

Y no era para menos pues la interpretación que le da al maquiavélico Hans Landa es magistral, un personaje que no tiene piedad ni remordimiento, cínico pero carismático a la vez; hace que lo repudiemos pero que no podamos evitar amar a Christoph por la cátedra de actuación que da.

Es un personaje tan complejo y aterrador que Tarantino temió que pudo "haber escrito un papel que era imposible de interpretar". Bueno Quentin, ya viste que imposible no era, sólo tenías que encontrar a un monstruo de la actuación como .

Robert De Niro


Resource Not Found: (image) http://static.quien.com/media/2014/01/16/de niro.jpg

En Meet the Parents nos hizo ver que puede ser un malo odioso pero adorable a la vez. No podíamos evitar el que nos cayera bien con todas las fechorías que le hacía al pobre Gaylord Focker que si bien eran actos bastante hostiles también daban consecuencias muy graciosas.

Donde no es tan gracioso ni tan carismático es en This Boy's Life, película en la que literalmente le hace la vida imposible a un puberto Leonardo Di Caprio. En esta historia nos hace sentir rabia, impotencia y lástima por su hijastro interpretado por Leonardo, pero nos hace cuestionarnos ¿De dónde saca un actor la inspiración para actuar tan infame? Eso no lo sabemos, es un secreto que sólo los grandes como conocen.

Jack Nicholson


Jack Nicholson
 Jack Nicholson  (Foto: Getty Images)

Uno de los malos por excelencia y tradición en el cine de Hollywood es y la culpa de todo esto la tiene una adaptación de novela que hizo temblar a los espectadores de los años 80: The Shining.

¿Qué puede ser más aterrador que el hecho de ver que tu propio padre está buscándote para acabar con tu vida? Y es que la actuación de Jack es tan convincente que hace la historia mucho más creíble y espeluznante, su mirada psicópata lo dice todo.

Y cómo olvidar a ese personaje que con una sonrisa podía ponernos la piel de gallina, el Guasón. Dio las pautas de cómo debe interpretarse ese personaje para su sucesor Heath Ledger y tuvo el poder de hacer que una película de superhéroes realmente diera miedo.

Anjelica Huston


Anjelica Huston
 Anjelica Huston  (Foto: Getty Images)

No vamos a ocultarlo, tiene un físico que la ayuda pero sin talento, no sirve de nada, y eso es algo que le sobra a Anjelica. Está en esta lista porque todos vimos Las Brujas, una película noventera que aunque era familiar a todos nos puso los pelos de punta porque éramos niños, es decir, el blanco de ataque de estas terribles brujas.

Anjelica como la Reina Bruja, ayudada de un maquillaje espectacular, da una muestra perfecta de cómo se le hace sentir miedo a un niño, sobre todo si se le tiene fobia a los ratones. Una interpretación simplemente inolvidable de un personaje icónico en la historia del cine.

David Carradine

Tienes que ser muy pero muy malo para que dos películas enteras llenas de venganza, sadismo y peleas mortales tengan como único propósito llegar a matarte. Y sí, en su papel de Bill lo era.

En Kill Bill y su secuela, Umma Thurman lo buscó hasta el cansancio, pues era su novio y su victimario, intentó matarla el día de su boda mientras estaba embarazada. Hablando de malos.

Anthony Hopkins


Anthony Hopkins
 Anthony Hopkins  (Foto: Getty Images)

Hablar de villanos en la historia del cine es innimaginable sin el Dr. Hannibal Lecter de El Silencio de los Inocentes, y cómo no si se trata de un asesino en serie, un psiquiatra forense caníbal que prepara a sus víctimas en los platillos más elaborados y, por si fuera poco, los da a degustar a otros. Un personaje realmente carismático, un hombre refinado e inteligente que logra arrebatar el protagonismo de Jodie Foster a través de la psicología de su personaje y su extraordinaria interpretación. Además de ganarse al público al grado de no querer que sea atrapado y hacerlo parte de su forma de ver la vida hasta cierto punto.

Siguiendo con el tipo de personalidad que Hopkins ama interpretar, se encuentra Ted Crawford. Un hombre que con total planeación, alevosía y ventaja asesina a su esposa y convierte la investigación del caso en un juego con Ryan Gosling, el fiscal más exitoso, quien no logra una condena para Crawford. ¿Cómo no amar a un villano que es capaz de hablar por teléfono a su acusador para darle pistas de su captura?

Gru


Gru
 Gru  (Foto: Getty Images)

Un villano en decadencia, pero con un corazón de algodón de azúcar. En Despicable Me quiere robarse la luna para ganar el respeto de los villanos mundiales para lo que adopta a tres niñas huérfanas. Alguien pensaría que es cruel, sin embargo termina convirtiéndose en el mejor papá del mundo para ellas. ¿Qué niña no querría a un papá que es capaz de sacar un arma mortal para ganar un unicornio de peluche en la feria o que la lleve a sus clases de Ballet en su nave superpoderosa? Además, tiene un miniejército de minions... Hablemos de niñas consentidas.

Meryl Streep


Meryl Streep
 Meryl Streep  (Foto: Getty Images)

La villana mejor vestida de la historia del cine, Miranda Priestley, inspirada en una de las figuras más importantes del mundo de la moda: Anna Wintour, es una mujer poderosa que con un sólo gesto es capaz de cambiar las tendencias y colecciones de moda de la temporada. Se sabe importante, se sabe poderosa y se sabe adorada, por lo que no le importa tratar pésimo a su asistente, a quien más allá de verla como una víctima, la vemos como una mujer fuera de lugar, alguien que no comprende a Miranda y su mundo y que mejor debería huir.

Lo mejor de Miranda es su final, ya que normalmente vemos a este tipo de personajes obtener su merecido o tener un dramático cambio de personalidad y convertirse en la nueva Madre Teresa de Calcuta, pero en este caso la Sra. Priestley no cambia un gramo, demuestra que una mujer empoderada con éxito profesional es muy superior a todos esos estándares cursis que tienen todas las protagonistas. Aplausos de pie al personaje con el mejor look de .

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: La Reina Letizia y sus secretos para transformar sus brazos
No te pierdas
×