Juan Gabriel, el niño "estorbo" de mamá que se convirtió en ídolo

El propio Alberto Aguilera narró su triste infancia y confesó que vivió para obtener el cariño y la aceptación de su madre, Victoria Valadez.
El propio Alberto Aguilera narró su triste infancia y confesó que vivió para obtener el cariño y la aceptación de su madre, Victoria Valadez.
 El propio Alberto Aguilera narró su triste infancia y confesó que vivió para obtener el cariño y la aceptación de su madre, Victoria Valadez.

Poca gente sabía del poco cariño que Victoria Valadez le tuvo a su hijo Alberto Aguilera. Hoy, después que se transmitió el final de la serie Hasta que te conocí, en donde el propio Juan Gabriel habló sobre el "estorbo" en que él se había convertido para su familia, su infeliz infancia se hizo pública.

Durante la entrevista que le realizaron para escribir la serie, Alberto describe así su nacimiento: "Y en medio de dolores, gritos y llanto llegué a este mundo como todos, sólo que con su servidor llegaron los problemas y las tristezas. Cosas que pasan y nadie sabe por qué, pero que lo marcan a uno para siempre...".

Y efectivamente, su infancia lo marcó. Su madre tenía que trabajar para mantener a sus ocho hijos, por lo cual le encomendó a Virginia que cuidara de su hermano. Entre Virginia y Alberto surgió una complicidad, un cariño que incluso confundió al mismo Juan Gabriel, quien en algún momento llegó a pensar que Virginia era su madre.

Pensamiento que desechó, cuando fue internado en un reformatorio en Ciudad Juárez, México, en donde lo abandonaron y sólo una ocasión Victoria lo visitó. Esa etapa, Juan Gabriel la recordó en su última entrevista con una conmovedora frase: "No sabían qué hacer conmigo, pero después no sabían qué hacer sin mi". Y llevaba razón, pues cada mes, Alberto hacía que su madre y sus hermanos fueran a su casa por la ayuda económica que les proporcionaba mensualmente.


Juan Gabriel reveló que su infancia fue dura por la indiferencia de su madre.
 Juan Gabriel reveló que su infancia fue dura por la indiferencia de su madre.  (Foto: Dypress)

Alberto Aguilera el hombre, el cantante, el compositor, el artista vivió para conseguir el cariño y aprobación de su madre, pero jamás lo logró, ni siquiera cuando le compró la casa donde ella trabajó de sirvienta en Ciudad Juárez y se la regaló.

De ahí que un día, cuando llegó a su casa en las Lomas de Chapultepec, después que Joaquín Muñoz, uno de sus amigos, le ayudó a remodelarla, Juan Gabriel al ver la fotografía de Victoria adornando su chimenea, molesto le preguntó: "¿Qué hace ahí esa señora?". Joaquín respondió: "Es tu madre, Alberto". Juan Gabriel inmediatamente le ordenó: "Quítala de ahí, no la quiero ver". Así Alberto Aguilera dio por terminada una relación de indiferencia con su madre.

Con un nudo en la garganta y con los ojos visiblemente humedecidos, Juan Gabriel dijo en su última entrevista que había aceptado que llevaran a la pantalla Hasta que te conocí, porque quería que su vida sirviera de ejemplo para que las madres amen y respeten a sus hijos. "Abrácense", fue el último consejo que dio Juan Gabriel desde su corazón ante las cámaras.

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas