Sarah, la mujer que gasta miles de dólares para parecer princesa Disney

Sarah Ingle ha invertido más de 14 mil dólares para verse como sus princesas favoritas, entre ellas Bella, Cenicienta, Ariel y Elsa. Son impresionantes sus transformaciónes y ya lo hizo un negocio.
Sarah Ingle ha invertido más de 14 mil dólares para verse como sus princesas favoritas, entre ellas Bella, Cenicienta, Ariel y Elsa. Son impresionantes sus transformaciónes y ya lo hizo un negocio.
 Sarah Ingle ha invertido más de 14 mil dólares para verse como sus princesas favoritas, entre ellas Bella, Cenicienta, Ariel y Elsa. Son impresionantes sus transformaciónes y ya lo hizo un negocio.

[image=1088489]

Convertirse en una princesa de Disney es el sueño de muchas niñas… y de Sarah Ingle, que lo volvió realidad. Ha gastado más de 14 mil dólares en ropa, pelucas y maquillaje para parecerse a Bella, Cenicienta, Ariel, Elsa y otras princesas. Sarah vive en Denver, Colorado, en donde trabaja como manager de marketing. La mujer, de 25 años, posee 17 outfits diferentes por los que ha gastado más de 12 mil dólares, así como 16 pelucas, en las que ha invertido hasta 2 mil dólares, sin contar las tres horas que tarda en transformarse.


Algunos de los personajes en los que se transforma son Elsa, Ariel y Blanca Nieves.
 Algunos de los personajes en los que se transforma son Elsa, Ariel y Blanca Nieves.  (Foto: Hotspot Media)

"La caracterización toma mucho tiempo porque la ropa tiene muchas capas que se tienen que ajustar a la espalda (…) Además tengo que usar el método del contouring cuando interpreto a Aurora, de la Bella Durmiente, porque mi cara es más redonda que la suya", comentó Sarah a HotSpot Media.

Notas relacionadas:


La mujer de 25 años desea convertirse en una princesa de verdad algún día.
 La mujer de 25 años desea convertirse en una princesa de verdad algún día.  (Foto: Hotspot Media)

Gracias a su parecido con estos personajes, Sarah impulsó a su novio a disfrazarse de príncipe también, para luego crear su pequeño negocio Princess Ever After, en el que la gente puede contratarla para sus eventos con un costo de 145 dólares.

Sin embargo, Sarah afirma que el dinero no es lo que la motiva día a día, sino su amor por convertirse en princesa algún día.

"Nada me hace más feliz que ver las caras de los niños cuando ven a su princesa favorita en su fiesta. Es mágico (...) Ciertamente es un sueño ser una princesa Disney de verdad. Me encantaría ser Ariel. Tal vez algún día vaya a un casting y me den mi trabajo ideal", agregó.

GE

Newsletter
Ahora ve
No te pierdas