¿Quién es Gaby Vargas?
Tatiana Vela
Martes 15 de noviembre de 2011 a las 11:35
Casi 40 años de matrimonio, tres hijos y ocho nietos después, Gaby está tan llena de energía como siempre. Además de ser esposa y madre, encontró tiempo para fundar Diseño Facial.

SU PALABRA ES LA LEY. Todos sus libros han sido best sellers, con récord de ventas en México, y la han convertido en la autora mujer más leida en todo el país.

Casi 40 años de matrimonio, tres hijos y ocho nietos después, Gaby está tan llena de energía como siempre. Además de ser esposa y madre, encontró tiempo para fundar Diseño Facial, la primera empresa en México de cursos en maquillaje, color y modelaje, y fue la primera mexicana experta en temas de imagen y protocolo. Su nombre resonó en conferencias por todo el país. Por el lanzamiento de su libro número 13, Conéctate contigo mismo, con los demás, con el universo, platicamos con esta polifacética autora.

 

 

¿De qué habla tu nuevo libro?

 

Del poder de conectarte contigo, con el otro y con un poder superior. Es un tema de espiritualidad, no religioso. Cuando llegó la muerte prematuramente para mi hermano Adrián y  para una de mis amigas, ambas por un accidente, me di cuenta de que la muerte no es negociable y descubrí la importancia de trabajar en otra área de mi vida: el interior.

 

¿Crees en Dios?

 

Claro. No en el Dios religioso, creo en Dios como la fuerza del universo, como ese Dios que está

aquí, que lo ves en todo lo sagrado de la vida.

 

¿Cómo definirías el éxito en tu vida?

 

Cuando hice los libros de La imagen del éxito me hacían mucho esa pregunta, pero no me acuerdo qué contestaba (risas). Tras la muerte de Adrián, recuerdo que me fui a caminar un día por el Estado de México y en una escuela rural encontré una pared con la siguiente frase: "Que tu paso por el mundo lo deje mejor de como lo encontraste". Para mí, esa es la definición más clara del éxito.

 

 

"En una escuela rural encontré una pared con esta frase: ‘Que tu paso por el mundo lo deje mejor de como lo encontraste’. Para mí, esa es la definición más clara del éxito."

¿Crees en la suerte?

 

La suerte la construyes, la creas, te la ganas y la trabajas.

 

¿Qué te hubiera gustado ser en otra vida?

 

Una muy buena cantante o bailarina.

 

¿A qué le tienes miedo?

 

A perder a mis seres queridos. No le tengo miedo a morir, pero sí a no tener a los  que quiero.

 

 

¿Qué súper poder te gustaría tener?

 

Escogería poder gobernar mis pensamientos. Si pudiéramos gobernar nuestra mente seríamos más felices.

 

¿Cuál es la mejor decisión que has tomado en la vida?

 

Poner a mi familia en primer lugar, a diario la mujeres tenemos  la opción del trabajo o la casa, y muchas veces el trabajo se puede volver más glamoroso, pero en el fondo la familia es lo que más importa y sí creo que le he dado prioridad a la mía.

 

¿A quién admiras?

 

Admiré mucho a mi papá porque se levantó de la nada y sin carrera. Admiré su entrega, fue un papá y un esposo divino. Es la figura que siempre quise imitar.

 

¿Qué persona marcó tu carrera?

 

Hace 10 años me habló Carmelina Ortiz Monasterio para invitarme a ser la primera presidenta de APAC. Yo nunca había hecho nada de eso pero no pude negarme. Al día siguiente lloraba porque en ese momento estaba a punto de sacar un programa de televisión y esta llamada cambió mis planes. Sin embargo, Carmelina me enseñó el placer de hacer algo por los demás.

 

¿Le haces caso a alguna crítica?

 

Siempre hay críticas  positivas y negativas. He aprendido a separar las críticas hacia mí y hacia mi trabajo.

 

¿Cómo enfrentas las críticas?

 

Al principio me dolían muchísimo. Cuando sacamos Quiúbole toda la comunidad eclesiástica se me vino 

encima, porque hablábamos de temas como la sexualidad de una forma muy abierta, pero con el tiempo entendí que así es.

 

 

Texto tomado de la edición 252 de la revista Quién.