7 puntos para aprender a afrontar una pérdida

Una especialista en pérdidas emocionales nos habla sobre cómo podemos comenzar a afrontarlas cuando un ser querido se va.
Una especialista en pérdidas emocionales nos habla sobre cómo podemos comenzar a afrontarlas cuando un ser querido se va.
 Una especialista en pérdidas emocionales nos habla sobre cómo podemos comenzar a afrontarlas cuando un ser querido se va.  (Foto: Especial)

Nota del editor: Con motivo del mes contra la lucha del cáncer de mama, y concientes de que existe una tasa de mortandad de un 9.9 por cada cien mil mujeres que son diagnosticadas con este mal -De acuerdo al Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres)-, nos acercamos a Tania Cárdenas, terapeuta emocional, quien nos comparte que el primer paso para afrontar un perdida es sentir.

7 puntos para aprender a afrontar un perdida

¿Cuántas veces has escuchado la frase "No te sientas mal" hacia una persona que acaba de sufrir una pérdida? Aunque parece correcto desde una percepción cerebral este comentario es intelectual y normalmente es dicho con buena intención. Pero esto no ayuda emocionalmente en lo más mínimo, porque el duelo es un proceso emocional y no intelectual

Sin embargo, llevar a cabo esta premisa hará que te sientas confundido y frustrado; sentimientos que pueden llevarte al aislamiento emocional.

Se vale sentir pena o dolor, pues son respuestas emocionales normales y naturales ante cualquier perdida. Así que te comparto estos puntos para que los tomes en cuenta y te permitas aceptar estos sentimientos

1) Sufrir está relacionado con el corazón y no con el cerebro

Sentir pena o dolor es la respuesta emocional normal y natural a una perdida de cualquier tipo. La pena es con frecuencia la experiencia humana más descuidada y malentendida tanto para quienes la sufren como para quienes le rodean. Debes tener en cuenta que la pena emocional es el resultado de las sensaciones contradictorias que experimentamos cuando sucede un cambio en lo que era un patrón normal de comportamiento o cuando éste termina. Así que es normal sentirte así.

2) El mito de "El tiempo todo lo cura"

Es cierto que hablar sobre nuestras perdidas es positivo, pero también es un hecho que no será suficiente para ayudar a recuperarnos, ya que al platicarlas surgirán sentimientos dolorosos que necesitamos identificar, pero sobre todo resolver tomando determinadas acciones para la recuperación. Si te cortas la mano con un cuchillo y te estas desangrando ¿Qué haces? ¿Te sientas a esperar a que sane? No, tomas acciones que te llevan a recuperarte: Llamar a una ambulancia, ir al hospital, coser la herida, cuidarla para que finalmente sane.

3) Acepta que hay un dolor

Nunca es demasiado temprano o tarde para aceptar el dolor que tienes. Las penas emocionales son reales y existen.

4) Permite sentirte mal

A la frase "No te sientas mal" debería seguir la respuesta "¿Por qué no?" Piensa por un momento e imagina que te has golpeado muy fuerte ¿Verdad que si alguien te dice "no te sientas mal por el golpe" no te va a ayudar? El comentario no reduce el dolor, incluso no evitará que tengas un hinchazón. "No te sientas mal" lo vas a acabar traduciendo en "No sientas".

Ten presente que cualquier intento por evitar tristeza o dolor pueden traer consecuencias desastrosas en tus emociones. ¿No me crees? Siempre pongo este ejemplo: Un padre le dice amorosamente a su hijo que no se sienta mal ante una experiencia dolorosa, ningún padre quiere ver sufrir a su hijo, entonces el niño entra en conflicto con su propia naturaleza. Se siente mal y al tratar de encontrar una orientación emocional termina siendo víctima del gran error que es: Aprender a ignorar sus sentimientos y dejarlos a un lado suponiendo que eso traerá resultados positivos. Nada más alejado de la verdad, ya que se convertirá en un adulto que es incapaz de llorar y por tanto no se permite sentir.


Desde pequeños comenzamos a tener perdidas emocionales, por ello es importante a no tener miedo de expresar lo que sentimos.
 Desde pequeños comenzamos a tener perdidas emocionales, por ello es importante a no tener miedo de expresar lo que sentimos.  (Foto: Especial)

5) No confundas a tus emociones

Es posible que la frase "No te sientas bien" por algo bueno que te ha sucedido no la hayas escuchado nunca. Imagina que le cuentas a alguien que estás enamorado y la persona te responde: "No te sientas bien, recuerda que el índice de divorcio es del 50%". Otro ejemplo: Le cuentas a alguien que todo te va muy bien en la vida y te responde "No te sientas bien, las cosas van a empeorar". Absurdo ¿no?

¿Por qué es correcto sentirnos bien cuando nos pasa algo bueno, y no está permitido sentirnos tristes cuando nos pasa algo triste? A las cosas hay que llamarlas por su nombre y a los sentimientos debemos acomodarlos donde van.

6) Olvídate de sufrir a solas

La mayor parte de las personas nunca se cuestionan las ideas y creencias básicas que adquirieron sobre cómo hacer frente a las perdidas. Si les digo: Completen la frase "Ríe y el mundo entero reirá contigo, llora y llorarás..." Normalmente la respuesta es "solo". Lo que demuestra que casi nadie cuestiona este tipo de ideas.

Aplicamos esta idea equivocada a nosotros mismos, a los demás y tristemente a los hijos o a los niños.

La perdida es inevitable. Lo que no tiene que ser inevitable es el problema de pasar información incorrecta de una generación a otra. Cuando un bebé llora está comunicando con toda la fuerza de sus pulmones que necesita ayuda, los padres amorosos responden y procuran dársela. La esencia de esta respuesta es la idea de que el niño no está solo. Y luego, ese niño cumple 6 años y le dicen: " Si vas a llorar, vete a tu habitación" En otras palabras "Sufre solo" O un comentario mas fuerte como " Deja de llorar o te voy a hacer llorar por algo". Es fácil entender que esto puede afectar la confianza del niño para expresar una emoción normal y natural si su figura de autoridad es la que la invalida. Los niños tienen que sentir que no hay problema para expresar toda su gama de emociones.

Preferimos esconder nuestras emociones por que tenemos miedo de ser juzgados o criticados por los sentimientos que experimentamos. De la misma manera socializamos, por ejemplo cuando un amigo sufre una perdida con frecuencia decimos: " Déjalo solo" o "Necesita estar solo". Es cierto que las personas que sufren tienden a aislarse. La soledad no es mala, nos permite repasar los sentimientos y pensamientos; es normal y natural. No expresarlos es en lo que debemos de trabajar.

7) #911 es momento de afrontar

Ya te has permitido sentir ante una perdida, ahora es momento de acomodar esas emociones y aceptar que solo será más difícil superar lo ocurrido. Buscar ayuda profesional que te de confianza para afrontar las perdidas es un gran paso para comenzar a conectar con tus sentimientos.

También te recomiendo que busques a un amigo de confianza o algún familiar que, de preferencia, que no esté pasando la misma situación emocional que tú para que sea tu red de soporte; alguien a quien le digas "vas a ser tu mi red, cuando necesite hablar solo sé un corazón que escucha, es lo que necesito". Que puedas contar con él 24/7, y como las perdidas emocionales son la segunda cosa segura en la vida le podrás haber enseñado algo valioso a esa persona.

Contacto

Tania Cárdenas

Especialista en superación de perdidas emocionales, crecimiento humano, sanación emociones, liberación del potencial (niños y adultos) con certificación internacional.

Mail: tania@edeluz.com

contacto@edeluz.com

Cel para citas: (55)35 551229

www.about.me/tania.cardenas

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Los hermosos looks de las pequeñas estrellas en los Emmy 2017
No te pierdas
×