Publicidad
REVISTA DIGITAL

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"Yo soy la hija de Marcelo Ebrard", entrevista EXCLUSIVA con Francesca Stafford

La actriz habla del poder, de la traición, de sus sueños de infancia y, no menos importante, de la faceta de papá del próximo secretario de Relaciones Exteriores en el gobierno de AMLO.
miércoles 01 agosto 2018
Francesca Stafford
Francesca Stafford

Nunca lo había visto comportarse así. Prácticamente no lo reconocía. Marcelo Ebrard Casaubon realizaba movimientos involuntarios con los músculos del rostro los cuales delataban que estaba sintiendo una o varias emociones. Alternaba esas microexpresiones con una sonrisa obligada. Y luego sostenía la mirada en un punto fijo al que el lugar común se ha empeñado en nombrarlo como la nada. Volvía. Suspiraba. Se asomaba a la carátula de su reloj. Se llevaba las uñas de los dedos a la boca sin encontrar qué cortar pues desde hace décadas sus manos se mantienen al ras debido a su onicofagia: costumbre de comerse las uñas. Y luego nuevamente Marcelo y la nada. Su hija Francesca estaba a un costado y lo observaba de frente con ese ojo que la psicología tatúa en la retina de sus estudiantes. La primogénita de Ebrard advertía lo que ya había leído en la obra del escritor y divulgador científico español Eduardo Punset: la felicidad verdadera se encuentra antes de alcanzar la felicidad plena.

Francesca Sophie Ebrard Ramos envió un mensaje de texto a su papá el día que el otrora Jefe de Gobierno recibió el récord máximo de mensajes en su dispositivo móvil: el 1º de julio de 2018. La mayor de los cinco hijos de Ebrard Casaubon –quien durante la campaña electoral estuvo al frente de la primera circunscripción, la que corresponde al norte del país– le escribió a su padre para solicitarle a primera hora del día que la invitara al lugar donde se agruparía el primer cuadro del equipo de Andrés Manuel López Obrador, previo a darse a conocer los resultados de la Elección Presidencial por parte del Instituto Nacional Electoral (INE). Francesca y su hermana menor Anne Dominique llegaron alrededor de las 20:00 horas al Hotel Hilton Mexico City Reforma. La primera de las Ebrard Morgan, de profesión psicóloga y actriz, llegó enfundada en un traje de saco con pantalón, perfectamente ceñidos al cuerpo desde el tobillo hasta el cuello, estampado con flores en donde predominaba el color rosa. Ese mismo modelo (salvo los zapatos y el bolso) Francesca lo había utilizado en mayo pasado sobre la alfombra roja del estreno de la película “Eres mi pasión” (2018) del director Anwar ‘Pato’ Safa.

Publicidad

Si bien es cierto que Francesca quería vivir junto a su padre los momentos preliminares a la gloria de la alianza “Juntos haremos historia” (Morena, PES y PT), también lo es el hecho de que la joven tenía el objetivo de tomarse una foto con, según las encuestas de salida, el nuevo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

¿Por qué no incursionaste en la política?

No es necesario. Ya traigo la experiencia como carrera. Mi mamá [Francesca Ramos Morgan] y mi papá han sido mis mejores maestros. Saben mucho y, entre otras cosas, por eso los admiro desde siempre. Cuando mi papá era secretario general del PRI yo tenía alrededor de dos años y, según lo que recuerdan mis papás, ya decía “compañeros de partido”. Incluso hay una foto de ese momento.

En el pantanoso terreno de la política ¿cuáles han sido las advertencias de tu padre?

Más que advertencias, las desavenencias de la política me ha tocado vivirlas de manera directa. Sobre todo de los llamados “amigos del poder”. Cuando estás arriba, hay un millón de amigos. Cuando estás abajo, desaparecen. Mi mamá, mis hermanos y yo lo fuimos viviendo juntos desde antes de que papá dejara la Jefatura de Gobierno [del Distrito Federal]. Curiosamente con el nuevo nombramiento de papá “los amigos del poder” ya están reapareciendo.

Entremos a las confesiones ¿cuál es la verdadera razón por la que te quitaste de tu nombre artístico tu apellido Ebrard?

Encuentra la entrevista completa en la próxima edición de Quién.

Publicidad
Publicidad