¿Intolerante a la lactosa? No te quedes sin opciones

Sufrir de intolerancia a la lactosa es más común de lo que crees. Te presentamos alternativas naturales para combatir este mal.
Sufrir de intolerancia a la lactosa es más común de lo que crees. Te presentamos alternativas naturales para combatir este mal.
 Sufrir de intolerancia a la lactosa es más común de lo que crees. Te presentamos alternativas naturales para combatir este mal.  (Foto: Especial)

¿Sabías que más del 75% de la población mundial es intolerante a la lactosa? Puede que tú como muchos otros, formes parte de este alto porcentaje de personas que no digiere o digiere mal la lactosa en la edad adulta. Pero antes de saber qué hacer para controlar este mal, es necesario entender qué es la intolerancia a la lactosa. La intolerancia a la lactosa se refiere a la inhabilidad de digerir la lactosa. Mucha gente lo confunde con ser alérgico a la leche, a los productos lácteos o incluso a la lactosa, pero es importante saber que no es lo mismo. Es importante entender qué es la lactosa. Ésta es un azúcar que se encuentra en todas las leches y que también se encuentra en muchos alimentos preparados. Cuando se es intolerante a la lactosa, se refiere a que no hay suficiente lactasa en el intestino delgado para romper la lactosa. ¿Qué es la lactasa? La lactasa es un enzima que se produce en el intestino delgado que absorbe la lactosa y que descompone el azúcar en la leche. Cuando éste proceso no es el adecuado, ocurren los problemas de intolerancia a la lactosa. Puede ser que ya sepas que eres intolerante a la lactosa o puede ser que no. Si este es el caso, revisa si tienes alguno de los siguientes síntomas para averiguarlo: - Hinchazón en el abdomen - Gases - Dolor abdominal - Diarrea - Vómitos También pueden existir otros síntomas como: - Transtornos del sueño - Nerviosismo - Cansancio extremo - Dolor muscular o en extremidades


El 75% de la población mundial adulta es intolerante a la lactosa.
 El 75% de la población mundial adulta es intolerante a la lactosa.  (Foto: Especial)

Mucha gente piensa que dejar de consumir lácteos por completo es la solución a los problemas de intolerancia pero esto es un mito. Como se mencionó anteriormente, existen muchos productos entre cuyos ingredientes se encuentra la lactosa. Para muchas personas, una gran solución al problema es consumir complementos alimenticios de lactasa, aunque no a todos les gusta. Es fácil saber que productos no tienen lactosa, ya que muchas marcas ya facilitan el proceso poniendo ‘sin lactosa’ en sus productos. Revisa los ingredientes de los productos que consumas para saber cuáles sí tienen y cuáles no. También es importante entender que hay productos que tienen más lactosa que otros. Por ejemplo, la leche descremada tiene mucha más lactosa que la mantequilla y el yogurt tiene más lactosa que la leche deslactosada. Dependiendo de la cantidad de lactosa en un producto, puede depender el nivel de intolerancia, aunque no es una regla. Después de estos datos, podemos decir que afortunadamente existen soluciones para este problema. Hoy en día existen distintas opciones que puedes incluir en tu dieta para no dejar los lácteos por completo. Recuerda que incluirlos en tu dieta diaria es importante ya que tienen nutrientes esenciales para un cuerpo sano. Para suplir la leche entera o descremada, puedes considerar algunas de las siguientes opciones: 1. Leche de soya: Es una leche que además de ser cremosa y con un gran sabor, es rica en proteínas. Además, tiene un sabor dulce y natural ideal para cocinar. Contiene ácidos grasos esenciales y es libre de colesterol. Tiene un alto contenido en hierro, vitamina B6 y ácido fólico. 2. Leche de arroz: Además de ser completamente digerible, tiene una consistencia ligera, es dulce y es ideal para comer con cereal o cocinar. Al mismo tiempo, es una leche digestiva y tiene muy pocas calorías. Tiene un alto contenido en carbohidratos y puede ayudar prevenir problemas cardiovasculares y derrames cerebrales. 3. Leche de almendra: Esta leche también es dulce y naturalmente cremosa. Es buena para agregarle al café o el te, y es muy nutritiva. Contiene un alto porcentaje en fibras y tiene grasas saludables. Como las demás, no tiene conservadores ni aditivos y es rica en vitaminas A, D y E, proteínas, calcio, hierro, zinc, potasio y magnesio. También es baja en calorías. 4. Leche de coco: Esta leche es suave y muy fresca. También tiene una textura más ligera y es menos pesada. Es ideal para bebidas calientes y batidos. La leche es rica en magnesio y ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. Tiene una alta concentración de fibra y es un gran antioxidante. 5 .También existen alternativas para aquellos que quieren dejar de comer quesos. Puedes comprar quesos veganos u orgánicos para suplir los quesos normales. Si lo que buscas es una alternativa para el yogurt, prueba yogurts de soya, de coco, o de almendra sin saborizantes.

La información que se publica en Quien.com está basada en datos e información reales y no están relacionados con instituciones de salubridad o médicas. Visita a tu médico con regularidad, si existen dudas o necesitas más información sobre el tema.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: La princesa Diana recibe "horroroso" homenaje
No te pierdas
×