Publicidad

Realeza celebra el Día de Mónaco

El príncipe Alberto II de Mónaco saluda desde una ventana del Palacio de Mónaco durante la ceremonia.
jueves 19 noviembre 2009
  • El príncipe Alberto II de Mónaco saluda desde una ventana del Palacio de Mónaco durante la ceremonia.
  • Acercamiento de Alberto, desde el balcón del Palacio de Grimaldi.
  • El príncipe Alberto estuvo acompañado de sus hermanas, las princesas Caroline de Hanover y Estefanía de Mónaco.
  • La gran ausente de la ceremonia fue Charlene Wittstock, quien podría convertirse a la nobleza por su relación con el soberano.
  • Alexandra, Pierre y Charlotte desde el balcón del palacio.
  • Las hermanas del príncipe Alberto llegando a la Catedral de Monaco.
  • La princesa Carolina de Hanover besando la mano del arzobispo Bernard Barsi.
  • La Princesa Estefanía de Mónaco se prepara para besar la mano del arzobispo Bernard Barsi.
  • Imágenes de la misa.
  • Carlota Casiraghi, hija de la princesa Carolina de Hanover, cumple con los rituales religiosos.
  • Imágenes de la misa.
  • Carlota, coqueta.
  • Los ciudadanos miran la ceremonia.
  • El príncipe Alberto II de Mónaco saluda desde una ventana del Palacio de Mónaco durante la ceremonia.
  • Acercamiento de Alberto, desde el balcón del Palacio de Grimaldi.
  • El príncipe Alberto estuvo acompañado de sus hermanas, las princesas Caroline de Hanover y Estefanía de Mónaco.
  • Publicidad
  • La gran ausente de la ceremonia fue Charlene Wittstock, quien podría convertirse a la nobleza por su relación con el soberano.
  • Alexandra, Pierre y Charlotte desde el balcón del palacio.
  • Las hermanas del príncipe Alberto llegando a la Catedral de Monaco.
  • La princesa Carolina de Hanover besando la mano del arzobispo Bernard Barsi.
  • La Princesa Estefanía de Mónaco se prepara para besar la mano del arzobispo Bernard Barsi.
  • Imágenes de la misa.
  • Carlota Casiraghi, hija de la princesa Carolina de Hanover, cumple con los rituales religiosos.
  • Imágenes de la misa.
  • Carlota, coqueta.
  • Los ciudadanos miran la ceremonia.
Publicidad