Publicidad

De la pasarela a tu guardarropa

NEGRO. El color que manda en la temporada es éste, y llevarlo de pies a cabeza es un acierto, como en el desfile de Proenza Schouler.
miércoles 07 octubre 2009
  • NEGRO. El color que manda en la temporada es éste, y llevarlo de pies a cabeza es un acierto, como en el desfile de Proenza Schouler.
  • COUNTRY. Cinturones de piel, faldas largas, texturas ligeras, mezcladas con tejidos y colores nude y terra son los elementos básicos de la tendencia. El peinado, suave y ondulado, es el toque final.
  • MINIDRESS. El frío dejó de ser un impedimento para presumir un poco de pierna. Basta ver los vestidos de Hervé Lèger, que, combinados con botas arriba de la rodilla -uno de los must de otoño- hacen juego perfecto.
  • LEGGINGS. El frío de la temporada los exige. Debajo de camisas largas o faldas, como en la pasarela de Diane von Furstenberg, donde las medias opacas o calcetines con zapatos abiertos fueron también un hit.
  • PIEL. La chamarra de cuero es una de las piezas elementales del guardarropa de otoño. Sobre un vestido floreado y con botas da un aire más femenino, y al combinarla con skinny jeans y t-shirts se obtiene una onda más rocker.
  • NEON. Michael Kors lo dejó muy claro: los colores brillantes regresan en otoño. Lo importante es saberlos combinar, y el negro es la base perfecta.
  • MAXI TODO. Desde la bolsa y los lentes, hasta los vestidos: se vale llevarlo todo grande. El secreto, como en este diseño de Dsquared2, es hacer un balance y mantener las texturas y materiales ligeros.
  • CAPAS. Cinturones sobre chalecos, sobre camisas. Cuando se trata de hacer equipo, las texturas son lo más importante, y entre más mejor. El estampado estrella: los cuadros.
  • TEJIDOS. El cardigan largo de lana o de punto -como este de Marc Jacobs- es un básico que no puede faltar, particularmente por su versatilidad. Sobre jeans o vestidos, siempre saca de un apuro.
  • DRAPEADO. Una tendencia tan elegante y femenina como halagadora. Además, puede llevarse del día a la noche con facilidad, y es ideal para esconder algunas zonas `imperfectas´. Derek Lam presentó algunos en su colección de otoño.
  • ESTAMPADOS. Desde el animal print hasta motivos que tienen que ver con la naturaleza, los vestidos con diseño vuelven esta temporada. Los estoperoles también vienen fuerte.
  • NEGRO. El color que manda en la temporada es éste, y llevarlo de pies a cabeza es un acierto, como en el desfile de Proenza Schouler.
  • COUNTRY. Cinturones de piel, faldas largas, texturas ligeras, mezcladas con tejidos y colores nude y terra son los elementos básicos de la tendencia. El peinado, suave y ondulado, es el toque final.
  • MINIDRESS. El frío dejó de ser un impedimento para presumir un poco de pierna. Basta ver los vestidos de Hervé Lèger, que, combinados con botas arriba de la rodilla -uno de los must de otoño- hacen juego perfecto.
  • Publicidad
  • LEGGINGS. El frío de la temporada los exige. Debajo de camisas largas o faldas, como en la pasarela de Diane von Furstenberg, donde las medias opacas o calcetines con zapatos abiertos fueron también un hit.
  • PIEL. La chamarra de cuero es una de las piezas elementales del guardarropa de otoño. Sobre un vestido floreado y con botas da un aire más femenino, y al combinarla con skinny jeans y t-shirts se obtiene una onda más rocker.
  • NEON. Michael Kors lo dejó muy claro: los colores brillantes regresan en otoño. Lo importante es saberlos combinar, y el negro es la base perfecta.
  • MAXI TODO. Desde la bolsa y los lentes, hasta los vestidos: se vale llevarlo todo grande. El secreto, como en este diseño de Dsquared2, es hacer un balance y mantener las texturas y materiales ligeros.
  • CAPAS. Cinturones sobre chalecos, sobre camisas. Cuando se trata de hacer equipo, las texturas son lo más importante, y entre más mejor. El estampado estrella: los cuadros.
  • TEJIDOS. El cardigan largo de lana o de punto -como este de Marc Jacobs- es un básico que no puede faltar, particularmente por su versatilidad. Sobre jeans o vestidos, siempre saca de un apuro.
  • DRAPEADO. Una tendencia tan elegante y femenina como halagadora. Además, puede llevarse del día a la noche con facilidad, y es ideal para esconder algunas zonas `imperfectas´. Derek Lam presentó algunos en su colección de otoño.
  • ESTAMPADOS. Desde el animal print hasta motivos que tienen que ver con la naturaleza, los vestidos con diseño vuelven esta temporada. Los estoperoles también vienen fuerte.
Publicidad