Publicidad

El look de Hillary su evolución con los años

En México no quiso experimentar y usó su look más característico. Saco oscuro, top azul (que le va muy bien por el color de sus ojos), y perlas, el accesorio de las primeras damas por excelencia.
viernes 27 marzo 2009
  • En 1992, durante la campaña presidencial de Bill Clinton, la futura primera dama se vestía de manera muy recatada y con algunos toques femeninos. Los lentes oscuros, muy de moda en la época, le daban un aire juvenil.
  • Uno de los look que más usó durante esa época fue el de falda a la rodilla y saco con manga 3/4.
  • La mascada fue uno de los accesorios que más utilizó. Favoreció los tonos neutros y no cambió su corte, un bob tradicional con flequillo.
  • Sacos tejidos y con botones, cuellos redondos y cerrados, además de faldas a la rodilla fueron sus básicos alrededor de 1995 y 1996.
  • En 1997, llevó a los Grammy, donde ganó un premio por mejor álbum no musical, una falda verde olivo satinada y un top de encaje dorado. El pelo tenía mucho más volumen que de costumbre.
  • Sorprendió durante su visita a New Jersey con un conjunto morado al que agregó un sombrero, algo inusual en su vestuario.
  • Durante su campaña al senado prefirió los trajes de dos piezas con pantalón. Aquí la vemos bailando en un rally en Brooklyn.
  • Para la fiesta del cumpleaños número 85 de Nelson Mandela, Hillary se arriesgó y llevó un vestido de chifón con print de leopardo que llamó mucho la atención. Mostró sus brazos, algo que nunca hace, aunque se cubrió con una pashmina satinada.
  • Los colores como el azul le favorecen, aunque su joyería a juego es demasiado convencional y no saca partido del outfit. Aquí, firmando autógrafos durante la presentación de su libro.
  • Con un look más colegial, al amarrarse un sueter al hombro, llegó a Harvard también a la presentación de su obra. Por supuesto, combinó los dos azules.
  • En la entrega del Emmy en 2005 llevó un vestido más atrevido, con malla y escote. Es el mismo que usó unos años antes en el Concierto para Nueva York, en 2001.
  • En México no quiso experimentar y usó su look más característico. Saco oscuro, top azul (que le va muy bien por el color de sus ojos), y perlas, el accesorio de las primeras damas por excelencia.
  • En 1992, durante la campaña presidencial de Bill Clinton, la futura primera dama se vestía de manera muy recatada y con algunos toques femeninos. Los lentes oscuros, muy de moda en la época, le daban un aire juvenil.
  • Uno de los look que más usó durante esa época fue el de falda a la rodilla y saco con manga 3/4.
  • La mascada fue uno de los accesorios que más utilizó. Favoreció los tonos neutros y no cambió su corte, un bob tradicional con flequillo.
  • Publicidad
  • Sacos tejidos y con botones, cuellos redondos y cerrados, además de faldas a la rodilla fueron sus básicos alrededor de 1995 y 1996.
  • En 1997, llevó a los Grammy, donde ganó un premio por mejor álbum no musical, una falda verde olivo satinada y un top de encaje dorado. El pelo tenía mucho más volumen que de costumbre.
  • Sorprendió durante su visita a New Jersey con un conjunto morado al que agregó un sombrero, algo inusual en su vestuario.
  • Durante su campaña al senado prefirió los trajes de dos piezas con pantalón. Aquí la vemos bailando en un rally en Brooklyn.
  • Para la fiesta del cumpleaños número 85 de Nelson Mandela, Hillary se arriesgó y llevó un vestido de chifón con print de leopardo que llamó mucho la atención. Mostró sus brazos, algo que nunca hace, aunque se cubrió con una pashmina satinada.
  • Los colores como el azul le favorecen, aunque su joyería a juego es demasiado convencional y no saca partido del outfit. Aquí, firmando autógrafos durante la presentación de su libro.
  • Con un look más colegial, al amarrarse un sueter al hombro, llegó a Harvard también a la presentación de su obra. Por supuesto, combinó los dos azules.
  • En la entrega del Emmy en 2005 llevó un vestido más atrevido, con malla y escote. Es el mismo que usó unos años antes en el Concierto para Nueva York, en 2001.
  • En México no quiso experimentar y usó su look más característico. Saco oscuro, top azul (que le va muy bien por el color de sus ojos), y perlas, el accesorio de las primeras damas por excelencia.
Publicidad