Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La versión real sobre cómo logró Luis Miguel grabar en el Colegio Militar

Pedro Torres nos cuenta cómo fue la reunión con los mandos militares y las reglas que pusieron para poder filmar el video de 'La Incondicional' en el Heroico Colegio Militar y la base de Santa Lucía.
Pedro y Luis Miguel durante la grabación del video La Incondicional.
Pedro y Luis Miguel durante la grabación del video La Incondicional. Pedro Torres y Luis Miguel durante la grabación del video La Incondicional.

Pedro Torres se detiene y respira. La sonrisa comienza a dominar el gesto. No puede aguantarla y prefiere dejarla salir.
Lo que más recuerda de la anécdota que comienza a contar con nostalgia y alegría es que ambos tenían el pelo largo, aunque él ya estaba quedándose calvo y simplemente se aferraba. En cambio, Luis Miguel tenía su cabellera como parte esencial de identidad. Era su sello de distinción y probablemente el motivo de todas las miradas de los cadetes que los miraban caminar tan campantes por la explanada del Heroico Colegio Militar.

A la vista, era imposible no distinguirlos. No sólo eran los únicos dos sin uniformes sino también los únicos con el pelo largo. Al llegar a la recepción, la misma mirada se repite, según cuenta Pedro. Más con molestia que con una actitud servicial, les preguntan que a quién buscan. Pedro responde: "Tenemos una cita con el Secretario de la Defensa, Don Antonio Riviello. La sorpresa es mayúscula cuando la recepcionista escucha el nombre del nuevo Secretario de defensa, nombrado por el nuevo presidente (Carlos Salinas) apenas hace una semana como el Jefe encargado de las fuerzas armadas mexicanas. Ahí, cuenta Torres, es cuando la recepcionista reconoce a Luis Miguel y, tímida por su omisión, levanta el teléfono y anuncia a los visitantes. Anuncia a los dos hombres del espectáculo que vienen a presentar un proyecto de videoclip de Luis Miguel que quieren filmar en las instalaciones del ejército mexicano... el videoclip de La incondicional.

"En el marco histórico, el presidente Carlos Salinas había tomado posesión del máximo cargo una semana antes de que comenzáramos la gestión para la producción del videoclip y él había nombrado como Secretario de la Defensa al General Antonio Riviello Bazán. Al enterarme del nombramiento y de que el general Riviello se encontraba abierto, tras estudiar en Italia, a nuevas formas de marketing para reclutamiento, decidí buscarlo y le pedí una cita para que nos recibiera a Luis Miguel y a mí para tratar el tema de usar las instalaciones del Heroico Colegio Militar y de la base aérea de Santa Lucía. Así fue como acordamos reunirnos y cuando nos vio entrar por la puerta, su sorpresa fue mayor. Él, al igual que todos, se fijó bastante en nuestras fachas y nuestros peinados, pero aún así dio la apertura para comenzar a platicar", cuentó Pedro Torres en entrevista para Quién.

El Sol en el Colegio Militar.
El Sol en el Colegio Militar.
Publicidad

Influenciado por la película Escape to Athena, protagonizada por Roger Moore (más que por Top Gun, como muchos aseguran, de acuerdo con Torres) , Pedro creó un guión en el que un hombre se adentra al ejercito y sufre la perdida de su pareja, ya que la lejanía comienza a separarlos. El hombre en cuestión comienza a transformarse para ser militar, sufriendo más por el amor que por la disciplina y termina enfrascado en la vida de las fuerzas armadas. Una historia que Luis Miguel calificó como perfecta desde el inicio y que ahora solo necesitaba de la aprobación de la Secretaría de Defensa para ser filmada. Una autorización que llegó pocos días después, junto con una lista de condiciones para que la producción sucediera.

La incondicional.
La incondicional.

"El Secretario Riviello se sintió atraído por el proyecto y por los beneficios que podía traer al reclutamiento y a la imagen del ejército mexicano, así que decidió apoyarnos. pero no lo hizo sin antes poner varias condiciones que creo fueron planteadas por nuestra primera visita. La primera de ellas era el tema del pelo. Teníamos que dar una mejor impresión y aunque no nos pidieron que nos rapáramos, sí nos demandaron que arregláramos bastante el peinado en nuestras visitas. Otra regla que no tenía discusión era que todo lo que filmáramos teníamos que hacerlo en los horarios en los que sucedía. Es decir, si queríamos filmar una clase de clavados, teníamos que unirnos al grupo que lo haría a las 6 de la mañana y si queríamos filmar en los comedores, teníamos que hacerlo a la hora de la comida con tal de no alterar el orden y la disciplina del Colegio", continúa Torres. "La idea funcionó desde el inicio y, aunque tuvimos momentos de gran tensión, como con el corte de pelo , logramos un gran producto que ayudó a catapultar a Luis Miguel y para mí fue emblemático para mi carrera, mientras que para la Secretaria de Defensa le sirvió para elevar bastante, el año siguiente, su reclutamiento".

Publicidad
NEWSLETTER
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad