Discurso íntegro de Daniela Romo en Octubre Rosa

Durante la cena del arranque de Octubre Rosa la actriz habló sobre el cáncer de mama y dio un mensaje de esperanza.
Durante la cena del arranque de Octubre Rosa la actriz habló sobre el cáncer de mama y dio un mensaje de esperanza.
 Durante la cena del arranque de Octubre Rosa la actriz habló sobre el cáncer de mama y dio un mensaje de esperanza.  (Foto: Marco Vallejo)

Hay personas que nos acercamos más en la vida, a pesar de haber estado cercanas siempre, como es el caso de Paty Reyes Spíndola y yo, que tuvimos una empatía por esta enfermedad. Nos tocó pasar por este túnel, este laberinto en el que nos metió la vida, y tuvimos que pasarlo y es algo muy difícil.

Tengan por seguro que todo esto que estamos haciendo tantas personas (no sólo los que pusimos el rostro o el pecho en la foto o Pedro Torres con su creatividad, todo un equipo de personas de producción, los que escriben un texto) es el tiempo de todos. Pero nosotras pasamos tiempo en ese laberinto y sabemos de qué se trata, sabemos de qué se trata perder un seno, sabemos qué es una quimioterapia, una radioterapia, sabemos lo que es despojarnos de todo absolutamente. Un día vernos al espejo y de repente ya no tenemos nada, ya no tenemos ni un pelo. Y no como Pedro Torres, que se ve guapo, las mujeres nos vemos rarísimas sin pelo sin cejas, sin pestañas y sin otros... que teníamos.

Pero yo quiero que se sientan muy felices. Yo me siento feliz y honrada de compartir este momento con todas mis compañeras, amigas actrices y no actrices que dieron su tiempo para esta foto, porque todas sabemos crear empatía.

Creo que todo se trata de tender la mano y puentes que sean duraderos, de vida, amistad, amor, cariño y solidaridad. Nada se aprende mejor que en el dolor. Después del sufrimiento se aprende todo. Para una actriz (es difícil) desprenderse de su belleza, de su presencia, de lo que pensabas que eras, de lo que dictan 20 directores de escena para decir qué hacer en un papel, y que un día te mires al espejo y no eres más que un maniquí sin vestido, sin máscaras, sin personaje, no eres más que un alma.

Y el alma es lo que importa. Lo que me importa de esta noche es que estamos como almas, reunidos para tratar de dar un beneficio a muchas mujeres que sufren en la ignorancia, en el no saber, en el no acudir. En mujeres que sufren, a veces, el maltrato de los hombres que dicen: "Claro, ahí te vas a mostrar las piernas a un doctor que viene en un camioncito a hacerte una prueba", que las niegan, que después las abandonan o que ya no tienen un seno o los dos.

Hoy estamos hablando del cáncer de mama, que es un cáncer recurrente, que además está en los genes de todos. El cáncer no es una enfermedad que exista por lo que comemos, bebemos o respiramos. Existe porque es genético, nos hablan mucho de que el cáncer es por culpas o rencores, si así fuera yo conozco a muchos que ya estarían del otro lado, por aquello del rencor.

Yo quiero que todos los que puedan tender su mano otra vez, en otra comida, en otra cena, en otro momento de alegría, compartan eso que han mencionado todos: informarle a nuestra amiga, prima, hermana, abuela, porque todos hemos perdido a mujeres y hombre valiosos en el tránsito de nuestro cáncer, y digo nuestro porque Patricia Reyes Spíndola y yo lo transitamos al mismo tiempo. Fueron también los mismos meses que los transitó (Alonso) Lujambio, por ejemplo, fueron los mismos meses que lo han transitado otras personas, y hoy nosotras somos una presencia y ellos son una presencia ausente, ya no están físicamente. Lo que da más miedo es que cuando tú estás transitando por ese laberinto hay gente que se va. Es cuestión de muerte, la detección temprana hace la diferencia. Y tenemos que hacer conciencia, todas aquellas que son comunicadoras, que están en la radio, que tienen un micrófono, que están en televisión.

Sé que hablamos al vacío, porque cuando decimos que alguien tienen cáncer pensamos: "Ay, pobrecito o pobrecita, tiene cáncer, ojalá no muera". Y nosotros pensamos que no nos va a ocurrir jamás, y lo que pasa es que sí ocurre y un día uno va al doctor y él dice: "¿Sabes qué? Tienes 60-30, tiene cáncer". Y contestas: "No, soy virgo". Nos puede ocurrir a cualquiera.

Lo único que les pido es que cuando se reúnan con los que quieren y hasta con los que no, les hagan saber el esfuerzo de esta campaña.

Les agradezco a Estée Lauder, Aeromexico, Grupo Expansión, Pedro Torres, a mis amigas, compañeras y a todos los que hemos puesto un granito de arena para que en un año como este sea un mes más de octubre, que sea un mes más que nos hagamos concientes. Tenemos que cuidarnos los unos a los otros, eso es lo que nos hará mejores, porque sabemos amar, compartir.

¿Qué es lo qué podemos aportar? Dinero, para que muchas mujeres se puedan curar. Pídanle a todos y a todas, porque estamos hablando de cáncer de mama, pero también los hombres se tienen que cuidar y cuidarnos a nosotras. Los hombres también se tienen que tocar, nosotras nuestros senos y ellos sus testículos.

Les agradezco a todos infinitamente que me den la oportunidad de estar aquí a nombre de mío, al de Patricia Reyes Spíndola, a nombre de todas las mujeres que han sido sobrevivientes del cáncer, y por todas esas que ya no están y que han sido nuestro espejo, ejemplo, fuerza y ganas de salir adelante. Por el amor y la alegría que hoy compartimos, digamos a todas que se toquen y que vayan a checarse siempre. Porque la detección temprana es la diferencia entre la suerte y la muerte, y lo que queremos es vivir, aunque a veces no sepamos exactamente para qué estamos vivos.

Hay que aprovechar la vida, hay que revivirla, hay que abrazarnos, tocarnos.

Lo importante es informarnos y cuidarnos los unos a los otros, para tener un México con un menor índice de cáncer de mama o de cualquier otro tipo. Pero también (cuidarnos) del cáncer de la indiferencia, de la mezquindad, del odio, de la separación. Tendamos nuestra mano y conciencia; abramos la cabeza, el corazón y nuestros brazos para que todas las mujeres en el país sepan tocarse y sepan salir de un mal como este, porque lo podemos hacer posible.

Gracias a todos y cada uno que lo hacen posible, por su fuerza, presencia, dinero y trabajo. Por estar, gracias.

Gracias por ayudar en este sufrimiento de tantas mujeres y ojalá que esta noche toque a muchos corazones, almas, senos y cánceres, para que salgamos adelante todos juntos porque eso merecemos. Muchas gracias.

FOTOS: LAS VOCERAS DE OCTUBRE ROSA

VIDEO: ASÍ SE VIVIÓ LA CENA DE APERTURA DE OCTUBRE ROSA

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Famos@s hollywodenses que adoran México
No te pierdas
×