`Vengo como un peregrino de la fe´: Benedicto XVI

Su Santidad llegó al Aeropuerto Internacional del Bajío a las 16:30 horas, fue recibido por el presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala.
 Su Santidad llegó al Aeropuerto Internacional del Bajío a las 16:30 horas, fue recibido por el presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala.  (Foto: AP)
Su Santidad Benedicto XVI piso suelo mexicano pasadas las 16:00 horas. (Foto: AP
 Su Santidad Benedicto XVI piso suelo mexicano pasadas las 16:00 horas. (Foto: AP  (Foto: AP)

Ya en México, después de ser recibido por las autoridades nacionales, en su primer discurso en Tierra Azteca, Benedicto XVI ha hecho eco a los indocumentados mexicanos y ha dejado claro que ésta, no es una visita tan sólo al país, sino a todo el continente.

"Nuestra madre del cielo ha seguido velando por la fe de sus hijos en las naciones (latinoamericanas) y lo sigue haciendo, ante los desafíos que se presentan. Vengo como peregrino de la fe, esperanza y caridad, y deseo confirmar en la fe a los creyentes en Cristo e invitarlos a revitalizarla con la escucha de la palabra de Dios, contribuyendo en una convivencia pacifica, basada en la dignidad de todas las personas humanas y ningún poder tiene derecho a olvidarla o despreciarla.

"Con esta breve visita, deseo estrechar las manos de todos lo mexicanos y abarcar a todos lo pueblos latinos, precisamente en este lugar que procesa su fe con el Cristo del Cerro del Cubilete, que da muestra de lo arraigado de la fe católica entre los mexicanos, que se acogen a su bendición en todas sus vicisitudes", agregó el Santo Padre.

"Como peregrino de la esperanza, les digo no se entristezcan, la confianza en Dios ofrece la certeza de encontrarlo, y sabiendo eso, hay que esforzarse en transformar los acontecimientos poco gratos, que parecen insuperables, sí, la esperanza cambia, la existencia de cada hombre y mujer de manera real, la esperanza apunta a un cielo y tierra nueva, y cuando se comparte, se difunde como la luz que despeja las tinieblas este continente está llamado a vivir con esperanza, para caminar juntos y crear un mundo mejor", enfatizó el Sumo Pontífice.

"Me siento feliz que Dios me haya permitido realizar el deseo de poder confirmar en la fe de Dios al pueblo de esta nación, en su propia tierra y confirmar la alianza de México con el sucesor de Pedro, en este lugar considerado el centro de la República, a donde siempre quiso venir mi predecesor Juan Pablo II, al no poder hacerlo, dejó un mensaje de aliento cuando sobrevolaba el espacio aéreo, hoy me siento dichoso de hacer eco a sus palabras entre ustedes: ‘Agradezco el amor al Papa y a la fidelidad del pueblo de Guanajuato, que Dios los acompañe siempre'. Con este mensaje doy las gracias al Presidente por su calido recibimiento", expresó, además, Benedicto XVI.


Benedicto XVI permanecerá en México hasta el 26 de marzo, cuando partirá con rumbo a Cuba.
 Benedicto XVI permanecerá en México hasta el 26 de marzo, cuando partirá con rumbo a Cuba.  (Foto: AP)

Finalmente, el Papa enfatizó que durante su estancia en el país, "pediré a la Virgen de Guadalupe por este pueblo, para que haga honor a la fe recibida por sus tradiciones y rezaré particularmente por los que sufren, por antiguas y nuevas rivalidades y formas de violencia, y que sea un país orgulloso de su hospitalidad y deseoso que nadie se sienta extraño en su tierra, yo lo sabía ya, pero ahora lo siento muy dentro del corazón, espero con toda mi alma que tantos mexicanos quieran crecer en la concordia y en un auténtico desarrollo integral".

Por su parte, el Presidente Felipe Calderón destacó en su discurso, que un pueblo de 93 millones de católicos, noble, hospitalario y alegre, tiene "en alta estima al Sumo Pontífice (...) México está honrado por ser la primera nación de habla hispana que visita el Santo Padre en el continente Americano.

"Confío que la visita ilumine el alma de los que mas sufren con la profundidad de su pensamiento, y sé que encontrará a un pueblo hospitalario, deseamos que disfrute sus colores, olores, sabores, tradiciones, canciones y el amor y cariño que le ofrecen millones de mexicanos. A nombre del pueblo y gobierno de México, le agradezco su presencia y le auguro que será una estancia dichosa. Bienvenido sea", añadió el Presidente.


El Presidente aceptó que la presencia de Su Santidad "adquiere un significado enorme en momento en que nuestra patria atraviesa por situaciones difíciles y decisivas".
 El Presidente aceptó que la presencia de Su Santidad "adquiere un significado enorme en momento en que nuestra patria atraviesa por situaciones difíciles y decisivas".  (Foto: AP)

"Benedicto, hermano, ya eres mexicano"

Así, desde las 4:10 p.m. el vuelo 4 mil de Alitalia se podía apreciar en los cielos de Silao, Guanajuato, pero fueron tres minutos después cuando el avión tocó suelo mexicano.

Una vez que la aeronave llegó al hangar especial, creado ex profeso para la visita de Benedicto XVI, a las 4:25 p.m. se abrieron las puertas del avión y rápidamente el Nuncio Apostólico, Christophe Pierre subió la escalinata para dar la bienvenida oficial.

Decidido a ofrecer en esta visita un mensaje dirigido a los indígenas, la pobreza y los problemas sociales de México, a las 16:27 horas apareció por fin el Santo Padre, quien alzó la mano para bendecir, un minuto más tarde saludó a la Primera Familia, además del Arzobispo de León, Guanajuato, José Guadalupe Martín Rábago y al director General de Protocolo de la SRE, el embajador Jorge Castro-Valle Kuehne.

Dos niños de ocho años de la escuela Gabino Barreda, procedentes del municipio de Metlatónoc, el más pobre de México, tuvieron la oportunidad de acercarse al Santo Padre para obsequiarle una artesanía típica: Una caja de Olinalá, Guerrero, llena de tierra mexicana.

A las 4:32 de la tarde el himno nacional fue la manera en la que México le dio la bienvenida a Su Santidad, quien disfrutó de bailes regionales, veracruzanos y yucatecos por parte del Ballet Folclórico de la Universidad de Guanajuato (Bafug), el canto de 300 niños, quienes integran la orquesta Esperanza Azteca y de interpretaciones de música vernácula, por parte de un mariachi.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando, faltando al protocolo anunciado, el Papa Benedicto XVI se acercó a los niños que estaban en el hangar. Los saludos se extendieron hasta las 4:51 horas, cuando el máximo jerarca de la Iglesia se retiró un momento para descansar.

A las 5:36 p.m. el papamóvil inicio el recorrido, escoltado por seis camionetas, dos autos pequeños y una ambulancia. Los mexicanos apostados a lo largo del recorrido, que se extendió por alrededor de 32 kilómetros, lo mismo lanzaron flores que globos amarillos y blanco, colores distintivos de la Santa Sede.


Dos vehículos fueron traídos desde Roma, el que Benedicto XVI usó ya en México, mientras que el otro fue enviado a Cuba.
 Dos vehículos fueron traídos desde Roma, el que Benedicto XVI usó ya en México, mientras que el otro fue enviado a Cuba.  (Foto: AP)

A las 18:38 horas el Papa llegó al Colegio Miraflores, seis pequeños lo esperaban sobre la alfombra roja, de saludo, Benedicto XVI recibió de los niños un tierno llanto de emoción. A las 6:41 de la tarde, el Santo Padre despareció por la puerta del Colegio, para asistir a una cena preparada por una mujer alemana.

Seis pares de sandalias tiene disponible el Sumo Pontífice para elegir y poder descansar sus pies. La habitación en la que descansará mide 80 metros cuadrados, tiene un ventanal y puerta que dan a la capilla de la comunidad de religiosas. Para su comodidad, se acondicionó con un buró, escritorio, librero y la imagen de la Virgen de Guadalupe, además dispone de un rosario y un Cristo en su cabecera.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Chicharito no pudo resistirse... ¿ahora coquetea con Yuya?
Te Recomendamos
×