Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Estrella de la Noche: Jean Dujardin

El momento histórico, cuando a través del cine Estados Unidos y Francia se reencontraron, lo propició un hombre, quien en la gala 84 del Oscar `brilló´ como pocos.
Jean Dujardin El momento histórico, cuando a través del cine Estados Unidos y Francia se reencontraron, lo propició un hombre, quien en la gala 84 del Oscar `brilló´ como pocos.

"Bonjour et bienvenue", fue el más simple pero acogedor recibimiento que Hollywood le dio a un hombre, quien se consagró ya en la Meca de Cine; con su actuación muda de "George Valentin", ganó el corazón del mundo en "The Artist", y sin quererlo se convirtió en la perfecta excusa para que el reencuentro de dos naciones "rivales", por cliché, sucediera.

Jean Dujardin es el nombre de un artista verdadero, ese quien empezó con sueños en el rugby, pero que gracias a los buenos consejos de sus entrenadores, y después de denotar que ser cerrajero y ayudante general en la empresa familiar no era lo suyo, decantó por la actuación ( ¿a quién nos recuerda? ), arte que hoy lo ha consagrado en los anales de la historia, pues se alzó con el máximo galardón de la cinematografía, el Oscar a Mejor Actor .

Y es que no es asunto menor que un galo triunfe en tierras norteamericanas, pues los dos países de forma disimulada, o a veces muy directas, han mostrado su "lucha por dar a conocer cuál es el mejor", en aspectos tan superfluos como la vanguardia en la moda o tan relevantes como las políticas exteriores, así que La Estrella de la Noche de Quién.com logró una labor que ningún diplomático pudo, limar, al menos en el arte, esas viejas rencillas.

En el escenario del Hollywood and Highlight Center, con su indiscutible carisma, esa galanura y porte que lo hacen un Príncipe sin corona , Dujardin, "conquistó" una vez más pero ahora sí utilizó su voz y la alzó para agradecer el gesto de la Academia de Hollywood, por confirmar lo que ya habían hecho evidente todos los circuitos de premiaciones en el orbe , que él es favorito (apoyado claro por otro consentido, el adorable perrito Uggi).

Publicidad

Por fin Jean demostró a todos en casa, allá en Rueil-Malmaison, Francia, que ese mote que le dieron de pequeño "Jean el de la Luna", por siempre estar inmerso en su pequeño mundo, dibujando en cualquier oportunidad e imitando a sus maestros y compañeros de clase, rindió frutos, pues el 26 de febrero sí alcanzó a "Selene" y se posicionó junto a ella para brillar con fulgor tenido.

Su triunfo, a pesar de que la Academia de su país, con el César , no quiso reconocerlo, fue muy bien recibido, el ministro de Cultura, Fréderic Mitterrand, expresó su inmenso júbilo por este triunfo y dijo que el filme es "una muy bella declaración de amor por el séptimo arte.

"El éxito de ‘The Artist' es resultado del carácter, de la imaginación, de la poesía y también el fruto de una alta exigencia y consideración por el cine (...) Este ha sido un año notable para la industria francesa", agregó.

En tanto, en un comunicado difundido por el Palacio del Elíseo, Nicolas Sarkozy recordó el notable recorrido de la cinta que "ha conquistado al público en general".

Publicidad

El propio actor ha dado cuenta este lunes de su gloria: "Me despierto (de una siesta de 20 minutos en el automóvil), y aparentemente no fue un sueño, él estaba allí (el Oscar), y me siento muy bien, muy feliz", expresó, luego de ser recibido con un sonoro aplauso de parte de la prensa de su país, en el hotel Mondrain.

"Entonces, se los presento, se llama Oscar, pesa dos kilos. ¿Es bonito, no?", señaló Jean, quien reveló sus sensaciones ante el premio recibido: "(Sentí) algo que nunca me había pasado; tuve la impresión de haber salido de mi cuerpo. No soy místico, pero durante tres segundos, mi cuerpo se quedó en el lugar, pasó algo muy extraño".

Para nadie es un secreto que el "chiquitín dorado" , como lo definió nuestro propio nominado a la estatuilla, le traerá a Dujardin todas las oportunidades, pero ¿seguirá su carrera en Estados Unidos?: "Vamos a ver si hay proyectos a desarrollar, por qué no, pero nunca seré un actor estadounidense. No hay que soñar", fue su inteligente respuesta.

"Merci beaucoup" a Francia por compartir a tan guapo y distinguido hombre, quien seguramente encontrará en el escaparate del mundo un lugar privilegiado en el cual seguir mostrando su innegable talento, que lo convirtió en la gala 84 del Oscar en La Estrella de la Noche.

Publicidad
Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad