Ilumina `El Sol´ la Quinta Vergara

Luis Miguel cumplió las expectativas en su regreso a Chile, se alzó de forma inédita con las Gaviotas de Plata, Oro, Platino y recibió las llaves de la ciudad.
 Luis Miguel cumplió las expectativas en su regreso a Chile, se alzó de forma inédita con las Gaviotas de Plata, Oro, Platino y recibió las llaves de la ciudad.

Luis Miguel bien pagó cada una de sus exigencias a los organizadores del Festival de la Canción Viña del Mar 2012, pues con sólo pisar el escenario de la Quinta Vergara, conquistó al "Monstruo", que de inmediato, de forma inédita, lo hizo acreedor a las Gaviotas de Plata, Oro, Platino y, además, la alcaldesa del paradisiaco balneario, Virginia Reginato, le entregó las llaves de la ciudad.

Luego de una ausencia de 18 años, "El Sol" brilló como nunca en el escenario, y pese a que arrancó su actuación con retraso, a la 1:05 de la madrugada, de Chile, con sus canciones, ritmo y particulares gestos, que lo han distinguido durante 30 años de carrera, simplemente "enamoró" al público, entre los que se encontraba la socialité chilena Kenita Larraín.

Para arrancar el recital, el cantante optó por realizar un popurrí de sus mejores éxitos, que le valió el aplauso generalizado de la Quinta, que lució a su máxima capacidad. Acompañado de una orquesta de 12 músicos, "Mickey" demostró una vez más que su show es él mismo, pues no necesitó de pirotecnia o mayores efectos para emocionar hasta las lágrimas a quienes lo escucharon por más de una hora, en el anfiteatro del parque más famoso de la ciudad.

A pesar de que en su arranque Luis Miguel experimentó algunos problemas con el audio, supo sortearlos muy bien al entonar "Somos novios" y "Por debajo de la mesa" e incluso se aventuró a imprimir un nuevo estilo a cortes clásicos, como "Bésame mucho", que ofreció en versión Funk, mientras que "Inolvidable" llegó con tintes de Soul.

Sin embargo, su fuerte son las baladas y "El Sol" lo sabe, y por eso continuó con "Amor, amor, amor", pero la consagración definitiva, el rugido máximo del "Monstruo" se dio cuando con ayuda de la tecnología, Frank Sinatra apareció en la escena y junto a su par mexicano, juntos entonaron "Lets fly with me".

El recuento de tres décadas cantando, dieron el pretexto perfecto a los chilenos para no dejar de aplaudir al astro que les iluminó la naciente madrugada con temas como "No me puedes dejar así", "Palabra de honor", "Entrégate" y "La incondicional".

A pesar de que la interacción con sus seguidores es algo poco recurrente en los espectáculos de Luis Miguel, en Chile hizo una pequeña excepción y se acercó a las primeras filas de la Quinta Vergara para saludar, siempre bien custodiado por dos elementos de seguridad, que en todo momento evitaron que los objetos que le lanzaban (peluches y flores) lo pudieran lastimar.

"Que nivel de mujer", "Fiebre de amor", "Decídete", "Los muchachos de hoy", "Ahora te puedes marchar" y "La chica del bikini azul", armaron una fiesta muy ochentera, que encontró su punto final con "Cuando calienta el sol", que logró que con ensordecedores gritos los presentes pidieran "todos los premios" para Luismi, quien se despidió de manera definitiva con uno de sus cortes más nuevos "Labios de miel" y el gusto de saber que dejó más que "domado" al "Monstruo".

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
VIDEO: Elenco de 'Stranger Things' bailan al ritmo de 'The Upside Downs'
No te pierdas
×