Britney Spears enloquece a mexicanos

Con el Monumento a la Revolución de fondo, la cantante norteamericana ofreció un show gratuito ante miles de personas que disfrutaron 90 minutos de sus éxitos.
 Con el Monumento a la Revolución de fondo, la cantante norteamericana ofreció un show gratuito ante miles de personas que disfrutaron 90 minutos de sus éxitos.

Por única ocasión, la figura principal del Monumento a la Revolución no fue un mexicano sino una extranjera: Britney Spears.

La cantante ofreció un explosivo concierto gratuito en la Plaza de la República ante más de 55 mil personas -según cálculos del personal de Protección Civil al inicio del evento-.

A diferencia de su presentación del sábado en el Foro Sol, en esta ocasión la noche tuvo una escenografía única: el emblemático edificio situado en la zona Centro del DF. La "vibra" mexicana se sintió a flor de piel y muchas personas aprovecharon el lugar para tomar fotografías "artísticas".

Otro aspecto distinto fue el público. En su actuación dominical la "Princesa del pop" tuvo más presencia de adolescentes, inclusive se pudieron ver a papás acompañando a sus hijos.

El resto fue una copia "fotostática" del show que presentó el sábado, incluyendo el polémico playback en la mayoría de temas. Obviamente este "detalle" pareció no importarle a la gente, que cantó y gritó sin parar durante 90 minutos.

Eso sí: la gente se mostró muy emocionada, desde que llegaba al lugar los gritos y nervios eran evidentes. Cuidando el perímetro estuvieron granaderos y policías que recibieron más de una queja por la prepotencia al momento de supervisar el orden, sin embargo no hubo disturbios ni enfrentamientos de fans que quisieran dar "portazo".

Dando muestra del arrastre de la cantante, el público comenzó a llegar al lugar desde la mañana. Para las 5 de la tarde había alrededor de 20 mil personas, a quienes no les importó la espera de pie ni los empujones de los fanáticos.


El monumento a la Revolución lució espectacular con la escenografía de la cantante.
 El monumento a la Revolución lució espectacular con la escenografía de la cantante.  (Foto: Luis Ortiz)

"Hold it against me" fue su primer tema. De inmediato los gritos aumentaron de volumen y las emociones se desbordaron.

Tarimas, rampas, humo, un automóvil convertible y un gigantesco columpio desde el cual Britney cantó "Don't let me be the last to know", fueron algunos de los elementos más destacados del show.

Obviamente no faltaron los jóvenes entusiastas que entre canción y canción lanzaron porras al jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard. Otros prefirieron continuar con las porras y gritar el nombre de su canción favorita.

El repertorio estuvo basado en el nuevo disco de Spears, Femme Fatale, el cual combinó con algunos éxitos como "One, Two, Three", "Boys" o "Gimme more". En cada uno de los temas la gente lanzaba aunténticos alaridos.

Una de las sorpresas para los fans fue cuando uno de ellos tuvo la oportunidad de subir al escenario para que Britney y sus bailarines realizaran una sensual coreografía. La temperatura subió y también las risas de los asistentes, quienes vieron la expresión de nerviosismo del "voluntario"


Un fan tuvo la oportunidad de subir al escenario.
 Un fan tuvo la oportunidad de subir al escenario.  (Foto: Luis Ortiz)

A las 9:15 de la noche vino la primera salida en falso de la cantante, luego de haber intepretado "Baby one more time", "Womanizer" y "Piece of me". Obviamente el público pidió otra canción, así que la cantante regresó para interpretar un par de temas y cerrar con "Till the world ends" a las 9:30 de la noche.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.
Ahora ve
Chris Hemsworth está orgulloso de México
No te pierdas
×