Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Carolina Herrera se visten novias

Las venezolanas Joanna Faría y Adriana Quintana traen a México las creaciones de la famosa diseñadora Carolina Herrera para que sus clientas tengan una boda de ensueño.
domingo 10 octubre 2010
Adriana y Joanna se conocieron en México hace apenas dos años.
Adriana y Joanna se conocieron en México hace apenas dos años.

Publicidad

Una llamada telefónica cambió hace unos años la vida de Joanna. De la oficina de Carolina Herrera en Nueva York le ofrecieron una inmejorable oportunidad de trabajo: en plena renovación de la tienda de Madison Avenue, ella sería la store manager, coordinaría los shootings con las revistas de moda y atendería a clientas selectas de la firma, como Renée Zellweger, Katie Holmes y Laura Bush, entre otras celebridades. Joanna no sólo contaba con 10 años experiencia en el mundo de la moda tras haber trabajado con Hermès y Prada, sino que su familia tenía una relación cercana con Carolina Herrera, también de origen venezolano. La joven emprendedora se enamoró del proyecto y, sin pensarlo dos veces, aceptó sus nuevas responsabilidades.

La colección consta de 25 piezas, pero en la boutique se exhiben 12 por ahora.
La colección consta de 25 piezas, pero en la boutique se exhiben 12 por ahora.
La boutique está dentro de Common People, en Emilio Castelar 149, en Polanco.
La boutique está dentro de Common People, en Emilio Castelar 149, en Polanco.


Joanna estaba realizada, sin embargo, el destino le tenía preparado un nuevo cambio en su vida. Conoció a un mexicano que trabajaba temporalmente en la Gran Manzana, quien luego de seis meses de noviazgo, le propuso matrimonio. Su amiga Carolina Herrera diseñó el vestido de novia. ENCUENTRA A SU CÓMPLICE Tras la boda, Joanna se estableció con su esposo en la ciudad de México, pero en el fondo sabía que la relación con la reconocida diseñadora aún no había terminado. No tenía claro qué proyecto podría hacer con la marca. Fue entonces que conoció a Adriana Quintana, también venezolana, quien llegó a México por cuestiones de trabajo de su esposo. Con historias similares, Joanna y Adriana de inmediato se hicieron amigas y socias: comenzaron a importar con éxito ropa y accesorios de Nueva York, Colombia y Venezuela. Un buen día, hablando con su ex jefa, surgió la idea de traer la línea de novias de Carolina Herrera a México y comenzaron los preparativos hasta hacer realidad el sueño. La tienda está ubicada en Polanco, las colecciones cambian una vez al año y constan de unos 25 diseños diferentes, aunque por ahora ellas ofrecen 12 vestidos y 6 velos que forman parte de la colección conocida como los bestsellers internacionales. Además de éstos, en la boutique cuentan con catálogos que incluyen los diseños clásicos de Carolina Herrera, modelos que nunca están fuera de temporada gracias a su fino corte y estilo.

Publicidad