Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Michelle Obama rompe el protocolo y abraza a la reina

Pese a que está prohibido tocar a la soberana, la primera dama de EU respondió a un gesto de Isabel II y la rodeó con uno de sus brazos; la monarca no demostró ningún signo de molestia.
viernes 03 abril 2009
Pese a que está prohibido tocar a la soberana, la primera dama de EU respondió a un gesto de Isabel II y la rodeó con uno de sus brazos; la monarca no demostró ningún signo de molestia.
Michelle Obama y reina Isabel Pese a que está prohibido tocar a la soberana, la primera dama de EU respondió a un gesto de Isabel II y la rodeó con uno de sus brazos; la monarca no demostró ningún signo de molestia. (Foto: AP)

Tocar a la reina Isabel está prohibido, pero los medios británicos están encantados porque la primera dama de EU Michelle Obama colocó el brazo en torno a la monarca, quien pareció no desconcertarse. De hecho, ella le había pasado primero el brazo a Obama. La reina Isabel, cuya vida la define el protocolo real, no dio la impresión de incomodarse cuando Michelle Obama se desvió de las reglas. Ayer los periódicos de Gran Bretaña se deleitaron con la fotografía de la reunión realizada el miércoles en el Palacio de Buckingham en la que la primera dama se ve rodeando con el brazo a la reina. Por lo general tocar al personaje real es un rotundo no. Cuando lo hizo el exprimer ministro australiano Paul Keating, en 1992, la escandalosa prensa británica lo llamó el ‘Lagarto de Oz’. Pero a la reina no le molestó el cariñoso gesto de la primera dama. De hecho, al parecer la monarca británica había puesto primero el brazo en la cintura de la visitante, lo que hizo que Obama colocara brevemente el suyo sobre los hombros de su real anfitriona. “La reina y la primera dama sellaron una nueva relación especial”, señaló el Times de Londres, el cual publicó la fotografía en portada. En los interiores del periódico se veía una toma similar del presidente Obama con el brazo en la espalda del primer ministro Gordon Brown cuando los dos mandatarios salían del número 10 de Downing Street. También ése pudo haberse tratado de un gesto amigable, pero al menos un comentarista británico se quejó de que parecía que Obama le mostraba a Brown el camino para salir de su propia habitación.

Publicidad