Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Margarita Zavala Tiene un día de cine en Morelia

En punto de las seis de la tarde, la primera dama de México llegó al FICM, pidió una botella de agua y unas palomitas para disfrutar de los documentales.
En punto de las seis de la tarde, la primera dama de México llegó al FICM, pidió una botella de agua y unas palomitas para disfrutar de los documentales.
Margarita Zavala En punto de las seis de la tarde, la primera dama de México llegó al FICM, pidió una botella de agua y unas palomitas para disfrutar de los documentales. (Foto: Clasos)

Agentes de la Policía Federal Preventiva y del Estado Mayo Presidencial se observaban en cada esquina, la seguridad en el Cinépolis Centro era extrema, todas las mochilas y bolsas debían ser revisadas, todos tenían que pasar por el detector de metales, la primera dama asistía a ver unas películas en el marco del Festival de Cine de Morelia.

Alrededor de las 5:30 de la tarde, Margarita Zavala salía del hotel y caminaría rumbo al cine, siempre acompañada de más de 10 elementos de seguridad y del presidente del FICM, Alejandro Ramírez.

A su paso, la presidenta del DIF Nacional saludaba a todos los que le extendían la mano mientras observaba la bella arquitectura morelense.

Mientras tanto en el cine, todo era un caos, las filas para entrar eran largas, los asistentes se quejaban por tanta revisión. “Sus bolsas abiertas, para que las revise mi compañera”, decía un guardia.

Publicidad

Todos los fotógrafos estaban listos ubicados justo frente a la alfombra roja esperando la llegada de Margarita. A las 6:00 de tarde apareció, vestida con un traje de pantalón negro, blusa rosa y saco con bordados coloridos.

“Buenas tardes”, decía a los presentes, al tiempo que el Estado Mayor le indicaba el camino, primero entró a la Sala 1 para ver los documentales Ciudad huacal, de Christoph Muller y Stanley Sprockets: 101 ways to make a world tour, de Erick Zavala Flores.

Unas palomitas y una botella de agua, fue lo que pidió para disfrutar de la proyección y fue la primera en aplaudir el trabajo de los dos jóvenes cineastas.

De ahí pasó a la Sala 2 donde presenció otros documentales sobre los pueblos indígenas. A las 9:00 de la noche entró a la Sala 4 para disfrutar del Los herederos, dirigida por Eugenio Polgovsky.

Publicidad

Al término de la función aplaudió con los brazos arriba el trabajo de Polgovsky, que aborda la problemática de los niños trabajadores en el país, esperó a que terminaran las preguntas al director y abandonó el cine.

En las escaleras se topó con el director del Canal 11 Fernando Sariñana y con su esposa Carolina Rivera a los que saludó muy emotivamente, pero se despidió rápido, pues su convoy estaba deteniendo el tráfico, según dijo.

No se subió su camioneta sin antes desearle a todos los presentes una buena noche.

Su siguiente parada fue la plaza principal de Morelia, justo a un lado de la catedral. Se bajó de su automóvil y caminó unas cuadras rumbo al restaurante Fonda Las Mercedes, para cenar en compañía de varios organizadores del festival.

Publicidad

Fue así como la primera dama demostró que Morelia se repone de los atentados del 15 de septiembre, que mejor prueba que ir al cine y caminar por la ciudad.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad