Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Barack Obama en apuros Sarah Palin revitalizó a McCain

El candidato afroamericano ya está abajo en algunas encuestas gracias al efecto Palin
jueves 11 septiembre 2008
El candidato afroamericano ya está abajo en algunas encuestas gracias al efecto Palin
barack El candidato afroamericano ya está abajo en algunas encuestas gracias al efecto Palin (Foto: Clasos)

Cualquiera que escuche a Barack Obama podría pensar que su principal obstáculo en su camino hacia la Casa Blanca es Sarah Palin, no John McCain.

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos está atacando fuertemente a Palin desde que su designación como compañera de fórmula de McCain revitalizó la campaña de los republicanos.

Publicidad

Barack cuestiona sobre todo que se diga que Palin es una reformista que puede promover cambios profundos en Washington. Se suponía que el agente de cambio es él.

Pero los republicanos han ganado terreno desde que designaron a Palin como candidata a la vicepresidencia y la presentaron como una reformista, al punto de que en algunas de las últimas encuestas McCain está arriba de Barack.

Obama dijo que los republicanos hicieron un buen trabajo al presentar a Palin al electorado durante su convención de la semana pasada. ''Madre, gobernadora, cazadora de alces... Todo muy bonito'', expresó. Pero agregó que, en realidad, Palin es una republicana como tantas, que exagera sus logros.

''Cuando John McCain sube al escenario con Sarah Palin y dice 'queremos cambiar las cosas', ¿de qué están hablando?'', preguntó Obama. Agregó que ofrecen los mismos programas que el actual presidente George W. Bush y que simplemente están tratando de apropiarse de la bandera del cambio porque eso es lo que quiere la gente.

''Hace apenas un mes lo único que decían es 'experiencia, experiencia, experiencia'. Después nombraron a Palin y comenzaron a hablar de cambio, cambio, cambio'', declaró el candidato demócrata.

Sarah Palin con su hijo Trig, quien tiene síndrome de Down, y su esposo Todd.
Sarah Palin con su hijo Trig, quien tiene síndrome de Down, y su esposo Todd.


La gente de Obama pareció haber sido tomada por sorpresa por el anuncio del 29 de agosto de que Palin acompañaría a McCain en la fórmula presidencial republicana. Los allegados al candidato demócrata la pintaron como una ex alcaldesa de una ciudad pequeña, sin ninguna experiencia en política exterior y dispuesta a mantener las políticas de Bush. Pero Obama adoptó una posición más moderada y tuvo algunas palabras elogiosas hacia Palin, diciendo que representaba un buen aporte a la fórmula republicana.

El electorado, especialmente las mujeres, parece opinar lo mismo, según las encuestas. Una consulta de ABC News-Washington Post reveló que hubo un vuelco importante entre las mujeres de raza blanca. En ese sector Obama tenía ventaja de ocho puntos y ahora McCain le sacó 12 puntos.

El director de la campaña de Obama, David Plouffe, dijo que no hay duda de que Palin ha generado mucho entusiasmo en la base republicana, pero que resta por verse qué impacto tiene entre los indecisos.

''La gobernadora Palin les ha dado una inyección de energía a corto plazo'', manifestó. ''Veremos qué pasa dentro de ocho semanas''.

Obama contraataca

Desde el primer momento Palin se lanzó al ataque y criticó a Obama, quien se vio obligado a responder para tratar de restarle credibilidad. Lo hizo con cautela e incluso desistió de conceder una entrevista al programa ''Countdown'' de MSNBC en la que se le iba a preguntar si Palin era demasiado inexperta como para ejercer la presidencia, en caso que tuviera que suceder a McCain.

Pero los asesores de Obama decidieron lanzar un ataque frontal cuando los republicanos sacaron un aviso publicitario según el cual Palin frenó la construcción de un puente que costaba 400 millones de dólares y que comunicaba con una isla de 50 habitantes.

Obama sostuvo que esa afirmación era ''desvergonzada''.

Palin apoyó la construcción del puente durante su campaña en busca de la gobernación de Alaska, aunque criticó su tamaño y posteriormente dejó de lado el proyecto.

''La gente empezó a preguntarse qué sentido tenía construir este puente hacia ninguna parte'', dijo Obama entre las risas de los asistentes a un acto en un gimnasio de Farmington Hills, un suburbio de Detroit.

''Llegaron a un acuerdo, por el cual Alaska recibió los fondos (del gobierno nacional). Pero no los usaron para construir el puente, y ahora dicen que ella se opuso desde el primer momento'', afirmó Obama.

Los demócratas respondieron al aviso con otro en el que dicen que McCain y Palin son ''políticos que mienten acerca de sus logros''.

''No pueden inventar cosas'', señaló Obama. ''No pueden presentarse como algo que no son. El pueblo estadounidense no es tan tonto. Lo que quiere (el electorado) es alguien que ha estado promoviendo un cambio consistentemente''.

Publicidad