Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Ingrid Betancourt gana Premio Príncipe de Asturias

El jurado decidió entregarlo a la ex rehén de las FARC por ser: “un símbolo mundial de la libertad y de la resistencia humana ante las más duras adversidades”.
miércoles 10 septiembre 2008
El jurado decidió entregarlo a la ex rehén de las FARC por ser: “un símbolo mundial de la libertad y de la resistencia humana ante las más duras adversidades”.
Ingrid Betancourt El jurado decidió entregarlo a la ex rehén de las FARC por ser: “un símbolo mundial de la libertad y de la resistencia humana ante las más duras adversidades”. (Foto: AP)

La ex rehén franco-colombiana Ingrid Betancourt fue distinguida con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en reconocimiento a su lucha en defensa de los derechos humanos y contra la violencia terrorista.

El jurado del galardón más prestigioso que se concede en España subrayó que Betancourt ''personifica a todos aquellos que en el mundo están privados de libertad''. Ingrid fue liberada a principios de julio de un cautiverio de seis años a manos de las rebeldes FARC en una operación del ejército colombiano.

Publicidad

''Al destacar la fortaleza, dignidad y valentía con las que Ingrid Betancourt se ha enfrentado a seis años de injusto cautiverio, queremos solidarizarnos con todas aquellas personas que padecen las mismas dramáticas condiciones que ella ha sufrido'', dijo el jurado en el acta.

Desde Nueva York, donde participa en varias sesiones sobre terrorismo de las Naciones Unidas, Betancourt agradeció la concesión de este premio y el apoyo que siempre ha prestado España ''en momentos de dolor''.

'Sé que no merezco semejante distinción, pero la recibo con mucho respeto y con mucha humildad. Veo en este maravilloso suceso un feliz presagio para quien sí la merece, mi amada patria, Colombia, sedienta de concordia y paz. Me atrevo a recibirla en nombre de mis compañeros secuestrados, aquellos que están esperando su turno para la libertad, y con mucho amor, en nombre de mis compañeros que murieron en la selva'', manifestó Betancourt. La ex rehén dijo además que el premio era para todos los colombianos, incluyendo a los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

''Este premio de Asturias es también un premio para que ellos lo tomen como una reflexión que el mundo los está invitando a hacer...Estamos todos esperando que un día nos abran las puertas, le abran las puertas de la libertad a nuestros compatriotas (que siguen secuestrados) y abran las puertas de su corazón para que nosotros podamos conversar con ellos'', dijo Betancourt en una entrevista con la radio colombiana Caracol desde Nueva York.

Al ser consultada sobre todos los homenajes que ha recibido y si ya tenía claro que haría en el futuro, Ingrid aseguró que ''acabo de salir de la selva y esto (el premio y otras nominaciones) me cae encima''.

''Estoy tratando de estar a la altura y muchas veces siento que me tengo que recoger (apartar) y que tengo que pedirle a Dios que me ayude porque yo solita, no, es decir necesito que Dios este conmigo'', dijo. Betancourt dijo que recibió una llamada telefónica del presidente Álvaro Uribe para felicitarla y además envió un mensaje a los secuestrados que siguen en la selva indicandoles que tuvieran valor y siguieran rezando porque ''de pronto Dios nos hace el milagro'' y en breve quedaban en libertad.

La categoría de Concordia premia la labor personal o colectiva que contribuye a la convivencia en paz entre los hombres o la defensa de la libertad. Para la fundación que otorga los Príncipe de Asturias, la político franco-colombiana se ha ''convertido en un símbolo mundial de la resistencia humana ante las más duras adversidades''.

Este ha sido el último de los ocho premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su 28 edición, y que distinguen a personalidades de todo el mundo por su trabajo en campos como la cultura, la ciencia, el deporte o la investigación.

Cada uno de los galardones, creados en 1981, conlleva un premio de unos 78 mil dólares y una escultura diseñada por el artista Joan Miró. Las preseas serán entregadas en octubre en Oviedo, en un acto solemne presidido por el heredero de la corona española, Felipe, cuyo título oficial es príncipe de Asturias.

Publicidad