Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Los últimos días para apreciar a Rubens en el MUNAL

‘El martirio de San Andrés,’ una de las grandes piezas del Barroco Flamenco, se va del Museo Capitalino el próximo 8 de diciembre.
miércoles 04 diciembre 2019
01SAN_ANDRES_FUNDACIONCARLOSDEAMBERES.jpg
'El martirio de San Andrés,' se exhibe en el Museo Nacional de Arte.

Dramatismo, teatralidad, iluminación extrovertida y corporalidad; los detalles que configuran a El martirio de San Andrés, resguardan las claves para aproximarse a uno de los pintores capitales del arte en general y, particularmente, del barroco flamenco. La oportunidad de acercarnos a la obra de Peter Paul Rubens ha estado tan cerca de nosotros y quizá la hemos dejado pasar de largo. Por fortuna, no todo está perdido.

Esta pieza, concluida tan solo once meses antes de la muerte de su autor, está en la recta final de su exhibición en el Museo Nacional de Arte (MUNAL) de la Ciudad de México. Estará ahí hasta el próximo domingo 8 de diciembre. Para dimensionar el tamaño de la importancia de que se encuentre en nuestro país, recurrimos al curador en jefe de este recinto, el maestro en historia del arte Héctor Palhares.

Publicidad

Héctor comparte que durante más de 250 años esta obra no se movió de su emplazamiento original en la capilla del Hospital de San Andrés de los Flamencos, la sede actual de la Fundación Carlos de Amberes quien realizó el préstamo al recinto mexicano. En los años recientes tuvo una itinerancia en Amberes, Bélgica en el Museo Casa de Rubens para después realizar una parada en el Museo de Arte Occidental en Tokio y volver a Madrid al museo Thyssen Bornemisza.

A su regreso a la capital española, se decide traerla por primera ocasión a América, siendo México el país para recibirla. Inicialmente en una breve exhibición en el Museo del Barroco de Puebla para arribar, entonces, a la Ciudad de México en el periodo más largo de exhibición.

El curador en jefe de este recinto cuenta que para la presencia de esta pieza se habilitó una nueva sala que anteriormente fungía como la cafetería. En ella se crearon las condiciones de humedad y temperatura necesarias de estándares internacionales para intentar recrear el espacio como una capilla en una suerte de espejo entre el emplazamiento original y el lugar que la iba a recibir.

Publicidad

A pesar de que la pieza a permanecido en exhibición de forma solitaria, Palhares explica que la pertinencia de Rubens en el MUNAL era ponerlo en diálogo con los artistas virreinales que conforman la colección del museo, la más importante en su tipo del país. Cristóbal de Villalpando, Miguel Cabrera, los Juárez y los Echave.

“Es muy interesante pensar que Rubens, el Martirio de San Andrés, en concreto esta obra, aunque el artista nunca pisó el continente americano, si vinieron sus estampas, vinieron sus dibujos y esos dibujos llegaron a manos de nuestros pintores novohispanos y tomaron motivos iconográficos que establecieron un diálogo.”

Para Héctor Palhares el genio de Rubens es “consolidar un estilo que se puso de moda ya que recogió lo mejor de todo.” El gran exponente del Barroco Flamenco, también se desempeñó como diplómata y esta actividad, favorece su contacto con lo mejor de la pintura francesa, flamenca, española y de diferentes tradiciones europeas de la época y logra agruparlas en su trabajo.

Publicidad

Finalmente, Héctor intenta abrazar los elementos particulares de esta pieza a manera de dar pistas al visitante sobre en qué colocar más su atención. La pintura de Rubens es de extroversión, de escenarios abiertos, la luz dorada que viene de fuera, el manejo del dramatismo teatral muy propio de la contrarreforma católica que buscaba exagerar la piedad con fines catequéticos.

El martirio de San Andrés, se exhibe en el Museo Nacional de Arte (MUNAL) Tacuba 8, Centro Histórico de la Ciudad de México. Hasta el domingo 8 de diciembre.

Newsletter
Recibe las últimas noticias de moda, sociales, realeza, espectáculos y más.

Publicidad
Publicidad
Publicidad