Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Christina Lima y sus mejores tips para cambiar tu alimentación

Logra la mejor versión de ti misma y toma nota de esta guía que te animará a cambiar tu alimentación de una vez por todas.
jueves 02 enero 2020
Photo by Andrii Podilnyk vía Unsplash

Sí ya tienes nuestra edición impresa de diciembre seguramente viste la guía detox para renovar tu clóset y cambiar tu alimentación. Pero como no queríamos dejar de darte todos los detalles aquí te compartimos la entrevista completa con Christina Lima, mejor conocida como @limaflacaforever , quien nos dio algunos tips para comenzar el año sin esos cheat meals y tener una vida saludable lo antes posible.

Para ella la mejor forma de empezar es cortando alimentos procesados, eliminar azúcares añadidas, incluir más vegetales en tu día a día y si tienes alguna cena o comida asegurarte de hacer las elecciones más saludables de los platillos.

Publicidad

“La idea es cambiar de hábitos integrales y no temporales como la gente piensa cuando habla de dietas. Si te digo que lleves una alcalina automáticamente piensas “¿por cuánto tiempo tengo que hacerla?”, y en realidad no es que la hagas un mes, dos o seis, sino que esos principios los conviertas en parte de tu alimentación diaria”, nos cuenta Christina y asegura que es importante ir con un experto que pueda realizar una propuesta de alimentación que sea duradera y que además puedas hacerla parte de tu vida.

Seguramente has escuchado más de una vez el concepto de “ayuno intermitente” y es que su popularidad no se ha logrado por arte de magia, sino que, si lo haces de la manera correcta, puedes obtener resultados súper positivos.

La health coach nos explica que el propósito es crear ventanas de tiempo en tu día: una en la que comes y otra en la que no. “Existen distintas variaciones que dependen de la cantidad de alimento que consumes durante la ventana en la que estás comiendo o la cantidad de horas que pasas en ayuno, pero en general la idea es respetar esos horarios. Por ejemplo, puedes elegir hacer un ayuno de 14 horas en las cuales no ingerirás ningún tipo de alimento, solamente bebidas que no alteren tu producción de insulina (no te alarmes, estas horas también entran en tu tiempo de sueño). Durante las 10 horas restantes comerás de manera normal. Para conseguir esto puedes tomar en cuenta tus ciclos circadianos, ver cuáles son los horarios en los que te da más hambre y empezar a comer hasta la hora de la comida, o comenzar temprano y saltarte la cena”.

photo-1464306208223-e0b4495a5553.jpeg
Photo by Brooke Lark vía Unsplash

Publicidad

Si todavía no estás convencida de hacer un cambio total en tu rutina alimenticia entonces es momento de analizar tu estado de ánimo. ¿Sientes que llevas un gran periodo de tiempo con cambios de humor y poca energía y no encuentras la razón? Si tu respuesta fue afirmativa entonces muy probablemente la solución esté en la comida. Christina afirma que el consumo de azúcares añadidas en exceso puede causar desbalances hormonales, los cuales suelen traducirse en ansiedad, fatiga y depresión; además dice que nuestra relación con la comida tiene múltiples facetas de manera emocional ya que no solo afecta fisiológicamente: “Por eso mi enfoque nutricional contempla al individuo de manera integral para descubrir las causas de sus malestares y así poder atacar el problema desde raíz”.

Para la experta en Nutrición Celular Activa, interiorizar nuestros malestares es muy común como seres humanos, tanto que se vuelven para de nuestra personalidad. Por ejemplo, muchas veces el sentirse inflamados o con problemas digestivos después de comer es súper normal y lo único a lo que recurres es a los antiácidos, sin pensar que no está bien y que en realidad debes de tratar dichos síntomas desde la raíz para realmente tener una buena digestión. Para lograrlo es importante descubrir qué alimentos o combinaciones te caen mal y obviamente ¡evitarlos! ¿El resultado? Una vida sin malestares que es como debería de ser. “No se trata de tomar suplementos impagables, pasar seis horas en el gimnasio o consumir solamente productos cultivados en hidroponía, sino alimentarnos de comida real, eliminar procesados y azúcares para ir modificando poco a poco nuestro entorno”, concluye.

Una vez que hayas decidido hacer este cambio, recuerda que la constancia es la clave de todo y sí, probablemente mantener un estilo de vida saludable sea algo difícil al principio, sin embargo el propósito es que después de un periodo de tiempo se convierta en un hábito.

Publicidad
Publicidad